No necesitamos Windows en el ámbito educativo

Servicios-en-la-nubeEn el ámbito educativo no necesitamos Windows ni ningún tipo de programa privativo. Empieza a ser hora de desterrar sistemas operativos de pago gestionados por multinacionales, software ofimático de coste y evitar cualquier tipo de dispendio que repercuta sobre nuestros alumnos. No es de recibo que, en el año 2014, cuando la mayoría de programas disponen de su alternativa libre o gratuita, nos sigamos empeñando en ir saneando con el dinero de todos a algunas multinacionales.

Uno de los motivos por los que el docente y los centros educativos siguen usando Windows es porque dependemos aún en exceso de determinado tipo de programas que sólo corren bajo ese sistema operativo. Que libros digitales de determinadas editoriales, que aplicaciones a instalar en nuestros discos duros, que imposibilidad de acceder a determinados servicios si no navegamos con el navegador “X” que sólo corre bajo el sistema operativo “Y”.

Llevo tiempo defendiendo la necesidad de trabajar en la nube. De lo innecesario que es, habiendo Google Drive y multitud de otros servicios online gratuitos (que no libres), seguir planteándonos la instalación de determinados programas. Que para uso educativo en etapas obligatorias no es necesario nada más que lo que tenemos a nuestra disposición de forma online. Que con una buena conexión en los centros podríamos prescindir de todo lo que instalamos. Una distribución Linux nos cubre todas las necesidades que podamos plantearnos. Y encender un ordenador y dar clic al mismo navegador que ya usamos en sistemas operativos propietarios no exige mucho esfuerzo ni mucha formación :)

Conviene plantear de una vez las necesidades reales que, como docentes, tenemos. Y dentro de las mismas todas se pueden cubrir de forma gratuita. Sin ocasionar ningún gasto a las familias. Manteniendo una filosofía de trabajo donde lo importante sea el objetivo más que el medio para llegar al mismo. Que para tener un blog de aula, realizar documentos y cubrir las necesidades básicas de edición multimedia no necesitamos nada en nuestro equipo. Que para todo hay alternativas en la nube. Alternativas, por cierto, de uso bastante más sencillo que esos programas que nos empeñamos en instalar en los ordenadores que usamos.

Prescindir del libro de texto, plantearse la necesidad de trabajar fijándonos en objetivos terminales y no en cómo llegar a los mismos y, como no, considerar el espacio educativo como un lugar donde hacer hincapié en el uso de herramientas libres (y, en caso de no ser posible, gratuitas) es algo más importante de lo que parece a simple vista. Porque, seamos sinceros… ¿alguien cree que en los centros educativos debemos introducir modelos de capitalismo salvaje? Yo, no.