Pero esto qué es…

Pues esto es sólo un blog. Un blog escrito por un docente que no publica papers científicos. Un docente que lleva dieciséis años en el aula dando clases de todo lo que se tercie. Un docente cuya evolución profesional nunca ha ido ligada a modas (a pesar de dejarse calar por las mismas) y que se ha podido equivocar en muchas de sus opiniones porque, al fin y al cabo, esto es sólo expresar un cúmulo de  ideas desorganizadas o reflexiones personales sobre temas educativos.

Fuente: http://www.elcanasto.es
Fuente: http://www.elcanasto.es

No pertenezco a contextos universitarios serios. No tengo capacidad ni ganas de leerme densos tomos de teoría educativa. No tengo ganas de perder de vista la realidad leyendo sesudas investigaciones, muy bien bibliografiadas, que me indiquen lo que debo hacer en el aula. Bueno, más bien no tengo tiempo. Y ganas, cada vez las menos.

Sí, me gusta leer artículos breves y poco densos. Caigo en el error de confiar en demasiado en algunas personas que, al final, me han defraudado. No tengo ideología propia y más bien me muevo en función de sensaciones cada vez más encontradas. Sí, tengo un blog para hablar de ello. Sí, permito cualquier tipo de comentario que me critique. Sí, tengo muy claro que la libertad en mi expresión tiene su contrapartida en la recepción de críticas feroces. Sí, es algo que no me preocupa aunque en un primer momento piense en “vaya c… que me escribe esto”. Que todos tenemos un poquito de amor propio (y algo de ego). Que sí, que se puede caer en la soberbia educativa. Que intento que no sea así porque, al final, no importan demasiado los números y más lo que uno puede aprender de los mismos. Que las redes sociales son lo que son y sale más barato que la barra de un bar. Y encuentras personas más agradables. Y menos. Y aprendes de ambos. E intercambias palabras con ambos. Y, en mi caso, me enfado poco. Por falta de presión. Por falta de creerme mejor. Por falta de muchas cosas.

Aquellos que pretendáis encontrar en este blog algo que no es vais muy equivocados. Son unas líneas escritas por alguien cuya máxima es intentar hacerlo lo mejor en su aula. Alguien que se equivoca. Alguien que no sigue ningún tipo de estrategia de aula definida. Alguien cuyo único valor (igual que el de muchos) es intentar hacer su trabajo lo mejor que sabe. Bueno, lo mejor que puede. Y esa aula junto con lo que leo hace que perpetre este blog. Unas líneas sin mayor importancia. Unas líneas que no pretenden influir en nada. Unas líneas que no me hacen ni mejor ni peor que otros que escriben de forma diferente o ni tan sólo escriben. Que uno no es mejor por tener un blog. A mí me gusta y le dedico tiempo pero, más allá de hacerlo porque creo en el blog como mecanismo de comunicación y transparencia, no albergo ningún tipo de interés tras el mismo. No soy mejor que mis compañeros. Ni peor. Bueno… a lo mejor algo mejor (o peor) que algunos.

Podría escribir hoy, por ser final de un ciclo, algo más coherente pero no me apetece. Nunca me ha gustado escribir para gustar a terceros. Nunca me ha gustado escribir más allá de hacerlo por mí y para mí. Que al final no me leen ni en casa. Y, sinceramente, tampoco me genera ningún tipo de problema. Que sean miles o cero quienes se hallen tras las pantallas no varía ni un ápice mi forma de redactar. Ni de pensar. Ni de expresarme. Ni de…

Voy a seguir escribiendo pasando fiestas pero quería dejar claro que esto no es ningún medio serio, ni avalado por modelos científicos, ni mucho menos algo que pretende ser más que un lugar donde verter mis pensamientos. Una bitácora profesional en clave muy personal. Una bitácora que se mezcla con visiones parciales de una realidad demasiado compleja. En definitiva, un simple blog de un docente de aula que, como todos, está bastante cansado en estas fechas.