Aprender no es divertido

divertimento1Creo que, últimamente, vistos los resultados y analizando las situaciones que los mismos provocan, estoy volviéndome un descreído de esto del divertimento educativo. De la necesidad imperiosa de que el alumno se divierta aprendiendo, que se le suministren entornos cada vez más simples y menos efectivos o, quizás, de que se de por sentado que la parte de esfuerzo debe reducirse al mínimo.

Aprender no es divertido. No es divertido aprender a ir en bici porque te caes a menudo. No es divertido aprender a nadar porque al principio no hay manera de que flotes (como no sea con un maravilloso flotador). No es divertido aprender a cocinar porque los primeros platos que cocinas son un auténtico desastre. No es divertido aprender a tocar un instrumento porque no hay manera que salga nada que parezca un atisbo de musicalidad. No hay nada divertido cuando uno empieza con algo. Por tanto, ¿por qué nos planteamos el aprendizaje de los alumnos como un entorno seguro, donde debemos eliminar el fracaso y debemos centrarnos en que el alumno se lo pase bien? ¿Es lícito, en algo tan importante como es el aprendizaje, restar del mismo todo lo que pueda hacer que el alumno se estrese por haber de realizar un esfuerzo?

Todo aprendizaje requiere esfuerzo. Un esfuerzo que debe estar alejado de premios inmediatos. Un esfuerzo a largo plazo que debe de llevar a un crecimiento en conocimientos, habilidades y actuaciones. Un crecimiento sostenido en el tiempo. Un crecimiento cuyo esfuerzo realizado en el antes va a permitir una satisfacción en el después. Una satisfacción que debe mostrarse pero nunca garantizarse. Una satisfacción en diferentes encapsulados que debe ser consecuencia de un trabajo previo.

Al rememorar los años de alumno (aún lo sigo siendo, aunque haya cambiado la forma en que realizo el aprendizaje -más autónomo y menos dirigido-) descubro que todo el esfuerzo pasado valió la pena. Lo difícil siempre era algo que costaba superar pero, una vez superado, era algo que te impulsaba para seguir con paso más firme hacia delante. Si hacemos desaparecer las montañas con el fin de convertir todo el aprendizaje en mesetas… ¿qué nos queda? ¿qué emoción reciben los alumnos del mismo? ¿qué impacto futuro tendrá esa falta de esfuerzo en superar y quemar etapas?

No se trata de hacer angosta la senda del aprendizaje pero, entre dar un vehículo cargado de gasolina que nunca se agote y andar a pie por un terreno arenoso a pleno sol creo que hay un término medio. Un término medio que pocos encuentran y casi nadie postula. Un término medio donde quizás deberíamos habernos parado antes de escorarnos hacia sectores que no nos corresponden de consecuencias impredecibles.

  • Pingback: Aprender no es divertido | accionangel

  • Anónimo

    Si no nos parece divertido caernos cuando aprendemos a montar en bici o hundirnos al aprender a nadar. Si no echasmos unas risas al ver nuestro primer plato cocinado. Si no nos morimos de la risa al contemplar nuestro primer autorretrato. Significa que no somos niños o que no tenemos el maestro adeducado.
    Aprendamos a disfrutar del esfuerzo y no solo de la meta conseguida. Los caminos de arena bajo el sol con buena compañia son una delicia.
    Un saludo.
    Bernabé

    • http://www.xarxatic.com xarxatic

      La perspectiva histórica empírica sobre el tema me hace dudar lo “divertido” que se lo pasa uno cuando se cae o cuando ve que no alcanza a flotar en condiciones. No es agradable y si no se plantea el fracaso (o el aprendizaje a diferentes velocidades) como algo a superar… el período de adaptación a esas nuevas habilidades (montar en bici, nadar, etc.) se alarga innecesariamente.

      Los caminos de arena en buena compañía son una delicia, pero eternizarte en los mismos por muy divertido que estés hace que la sed pueda llegar a ser insoportable. De ahí el esfuerzo por intentar salir de esa senda de la mejor manera posible, con la mejor ayuda (quizás no la más divertida) y con ese esfuerzo tan necesario que se obliga a tener para conseguirlo.

      Saludos de vuelta.

  • http://juandomingofarnos.wordpress.com juandon

    Obviamente estoy de acuerdo con @xarxatic, pero mi planteamiento siempre ha ido más allá, siempre he dicho que aprender no es una acción aislada, sino es algo que es tácito a la persona, VIVIMOS APRENDIENDO, y APRENDEMOS VIVIENDO…@juandoming

    • http://www.xarxatic.com xarxatic

      El ver más allá es algo fácil de plantear a unas ciertas edades (como las que nos encontramos los docentes) pero cuesta para un alumno de la ESO. Un alumno que ve el final del túnel demasiado lejos y que, debido a la situación de la inmediatez que se está dando en nuestra sociedad, hace que sea mucho más difícil realizar un aprendizaje en condiciones. Aprendizaje que, aislándolo del esfuerzo y de la recompensa a corto plazo, es más difícil de planificar por parte de quien debe ayudar a que lo lleve a cabo.

      Eso sí, totalmente de acuerdo en “vivir aprendiendo y aprender viviendo”.

  • Pingback: Aprendemos “reformulando” ecosistemas de aprendizaje! | juandon. Innovación y conocimiento

  • http://mathclubvirtual.ning.com/ Bechy

    Lo q no logro entender es por que se asocia lo divertido con lo fácil, los video juegos que conozco y que son tan adictivos, como muchos han afirmado, se van haciendo más complejos y difíciles a medida que avanzan de nivel, si no fuese así… ¿cuál sería el incentivo?.

    Creo que se ha malinterpretado lo de que el aprendizaje debe ser divertido, estoy de acuerdo con juandon cuando afirma que aprender es algo tácito a la persona, no recuerdo que haya habido una etapa de mi vida en la que no esté realizando algún curso, porque soy de las afortunadas que disfruta coaprender y auto aprender, por eso disfruto tanto enseñar, al punto de que lo hago gratis de manera virtual. Pienso que el llamado que se nos hace, es que logremos afianzar en nuestros chicos la pasión por aprender, si logramos eso el resto lo harán solos.

    También me identifico con Bernabé, si no fuera divertido caerse no lo siguiéramos intentando, desde niña aprendí a nadar, pero aún hoy disfruto desafiar las olas y si alguna ,me revuelca y trago agua ,más me animo a seguir.no pienso que se trate de facilitarle las cosas a los niños, todos sabemos que lo que más cuesta esfuerzo es lo que más se celebra, sólo que hay que reconocer que hay muchas clases que para ellos son ladrilludas y en vez de despertar esa pasión, que es natural, la matamos.

    Nos seguimos leyendo…

    Saludos desde Colombia.

    • http://www.xarxatic.com xarxatic

      No se establece en ningún momento esa relación. Se pauta quizás el establecer otros parámetros por encima del simple divertimento de recompensa inmediata (tal como parece que está montada la sociedad en la que vivimos). Los videojuegos, a pesar de todas sus virtudes, siguen siendo una herramienta demasiado orientada al divertimento por encima de cualquier otra posibilidad. Entender la mente del alumno como alguien capaz de aprender de forma inconsciente por estar jugando a algo es harto complicado de aceptar y, aún más, cuando es el propio alumno quien en sus momentos de “juego” intenta obtener recompensas de forma muy rápida sin tener muy claro el cómo (¿nadie se acuerda de la gran cantidad de páginas de trucos que hay para conseguir vidas o energía infinita en los juegos más lúdicos y sin vertiente educativa?).

      Disfrutar de algo es bueno. Aprender a hacerlo también pero hemos de pautar algunas cosas en el ámbito educativo que, sin ser tan divertidas (a priori), han de ser asumidas por nuestros alumnos. Ojalá a todos los chavales les gustaran las matemáticas, la lengua, la música, el deporte, etc. Ojalá.

      Un gran saludo de vuelta.

    • Nancy

      estoy de acuerdo me gusta la docencia y es trato de poner de mi parte lo mejor de mi para que los alumnos logren ser gestores de sus conocimientos. Como enseñar en los profesorados el amor por la docencia en las buenas y en las otras?

  • http://eduideas2.blogspot.com/ eduideas

    Puede ser divertido esforzarse y fracasar, al menos puede plantearse como un reto. No se trata de que los alumnos vivan en perpetua meseta pero tampoco que asocien aprender a la amargura. Hay que ir equilibrando el tipo de estímulos

    • http://www.xarxatic.com xarxatic

      Puede ser divertido o traumático. A veces la incapacidad de asumir el “fracaso” es algo que se lleva de lastre a lo largo de toda la vida y, ello hace que el asumir retos sea algo muy complicado de gestionar.

      El término medio entre gestión de aprendizaje, esfuerzo y capacidad de sentirse realizado por el trabajo bien realizado es algo que debería buscar el sistema educativo. Y, lamentablemente, en la mayoría de casos se opta por escorarse en algún extremo con el consecuente perjuicio para el alumno.

  • juliofo

    Demasiadas metáforas…Y —para mi gusto— no muy bien elegidas. Sigo con mi idea de que el proceso de aprendizaje debe ser “interesante”. ¿Has leído el ¡AJA! de Martin Gardner? Pues eso el lo que yo busco para mis alumnos.

    • http://www.xarxatic.com xarxatic

      Un problema a lo que planteas es “cómo suscitar ese interés que demandas en los alumnos”. Un interés que, a esas edades, está más pendiente de otros temas que del puramente académico. Un interés que hace que todo aprendizaje formal (o informal) tenga una parte de esfuerzo, rechazo y dificultad que hace inapetente el mismo. Una inapetencia que, a pesar de ser un hándicap importante, lastra gran parte de los errores que se comenten al intentar hacer el aprendizaje “más divertido que necesario”.

      Lo de las metáforas… a gusto del consumidor ;)

  • Anónimo

    M’ha agradat molt l’article i els comentaris. Jo també crec que l’ensenyament requereix d’un esforç.

  • http://www.facebook.com/ana.vinals.3 anavinals Viñals

    En mi opinión hemos entrado en una cultura del mínimo esfuerzo en la que se quiere conseguir todo, esforzándonos le menos posible, y ello está tiene una gran repercusión en las escuelas. Antes se nos decía que estudiaríamos para conseguir un trabajo bueno, pero ahora la sociedad muestra millones de estudiantes universitarios muy formados que no pueden acceder al mercado laboral. Entonces es normal que los adolescentes piensen y estudiar,¿para qué?.

    Y creo que es aquí donde se debe incidir. Se debe inculcar el valor de aprender con fin en sí mismo. Aprender porque me interesa, porque quiero, porque realmente me apasiona conocer otra culturas, otros idiomas etc. Y obviamente ello conlleva un esfuerzo implícito.

    Ana

  • http://www.facebook.com/eleditor.detecnologia Enrique Sanchez

    Una forma fácil de conseguir un mínimo nivel de tranquilidad y disciplina consiste en mantener a los alumnos ocupados en una tarea mecánica, que se lleve a cabo de forma individual y que no precise de la colaboración con los compañeros ni de la intervención del profesor. Por ejemplo, completar una ficha o trabajar con un ordenador. Se trata de tareas de poco riesgo, tanto para ellos como para el docente.

    Con ello se evita que se corten, se manchen o se quemen, pero también se les quita la posibilidad de hacerlo o de tener cuidado para que no suceda. La forma más fácil de no tener problemas y sobresaltos es evitando que se produzcan, salvo que la vida y el aprendizaje consisten precisamente en tenerlos, en resolver conflictos y situaciones a medida que se presentan.

    Y esto conduce a una pedagogía de mínimos, carente de riesgos y situaciones conflictivas pero también de sorpresas y oportunidades. Una pedagogía en la que cualquier atisbo de innovación finalmente se academiza, se convierte en más de lo mismo. Y, lo que es peor, coloca a los afectados, alumnos y profesores, en un estado de abulia o de resistencia al cambio, para evitar las incomodidades y esfuerzos que este cambio supone.
    http://www.otraspoliticas.com/educacion/actividades-de-riesgo

  • Pingback: Aprender no es divertido | E-learning y Pedagogía

  • Nayiv Assaf

    saludos
    yo si te entendí muy bien, creo que tratas de ilustrar la situación actual de ese cáncer moderno que los administradores educativos han privilegiado desde hace un tiempo en nuestras escuelas, hacer todo mas fácil para tener más alumnos aprobados y poder justificar mejor las políticas educativas que poco o nada tiene que ver con el aprendizaje.

    Este cáncer de la ley del mínimo esfuerzo, que tan mediocres profesionales está dando a la sociedad. Tu idea tiene más implicaciones que las que tu mismo te planteas. Debemos profundizar en esto, por lo menos tu y yo.

    Atte. Nayiv Assaf

  • Pingback: Aprender sí es divertido y gamificar no lo hace cualquiera | Cloud Thinking

  • Anton

    Totalmente de acuerdo contigo ya que aprender a vivir en la cuerda floja es lo que les dará una visión real de lo que es la vida. Este aprobado seguro es, en un futuro inmediato, un suspenso inminente.