Gracias por comentar

Sí, me dirijo a ti. A aquella persona que, después de pasarse por aquí, ha decidido perder una parte de su valioso tiempo dejando un comentario en el blog. A ti, al que me ayuda a cuestionarme mis planteamientos con tu crítica siempre constructiva. A ti, al que piensas igual que yo. A ti, al que pensando diferente eres capaz de ejercer un diálogo para exponer tus puntos de vista.

Un blog no es nada sin sus comentarios. Sin saber que hay alguien tras otras pantallas de diferentes dispositivos que están pasando las líneas que conforman cada uno de sus artículos. Sin personas que piensen diferente. Sin personas que se pierdan en un lugar para comentar sus puntos de vista y/o posicionamientos. Eso es lo que hace grande a un blog. No son las miles de visitas neutras ni los números que nos pueden dar los diferentes sistemas de medición del tráfico. Lo importante es quién se halla detrás de esos números. Lo importante son aquellos que ayudan, y mucho, a continuar haciendo algo que me gusta. Lo importante, siempre, son las personas.

No entiendo aquellos blogs que filtran los comentarios que no van en su línea ideológica. Tampoco la falta de interacción de algunos con quienes, de forma amable, interponen unas líneas para cuestionar o replantear algunas cosas que pueden verterse en los artículos de cualquier medio digital. No entiendo que, en lugar de dar las gracias, opten por la postura de borrar unos comentarios que, más allá de la idoneidad o no de los mismos, ayudan a establecer un lazo humano en un contexto digitalizado. No lo entiendo.

La grandeza de un blog no viene por sus artículos. La grandeza de un blog viene por sus matices, por las colaboraciones, por los comentarios y, especialmente, por todos aquellos que dedican tiempo a devorar unas palabras que siempre se escriben con mucho cariño. Eso es lo que lo hace grande. Un blog no existe sin las personas. Un blog realmente se convierte en algo importante cuando llega a ser la casa de muchos. Y la casa de uno siempre tiene una misma característica: la llave. Dar la llave para entrar y comentar es la clave. O mejor aún, quitar puertas y cerrojos. Un sinsentido que un hogar nunca debería primar.

gracias_idiomas_optGracias por comentar. Gracias por ayudar, con vuestros comentarios e interacciones en las redes sociales, a mantener la ilusión por escribir. Gracias por dejaros caer por aquí. Gracias a todos los que me hacéis reflexionar.

Algunas respuestas de un simple docente

Hay varias maneras de preguntar determinadas cuestiones. Una es plantear el valor absoluto de la respuesta, predeterminado de entrada por quien realiza en voz alta las misma y otra, mucho menos usada como recurso, que consiste en dejar abierta la posibilidad de incorporar a todo el mundo en esas respuestas desde una formulación neutra de las mismas. Lamentablemente siempre resulta más fácil usar el sesgo demagógico e ideológico. Plantear preguntas cuya respuesta ya está implícita en las mismas. Éste es el caso que nos ocupa. El de las 20 cuestiones que el señor Alfredo Vela (por cierto, un blog totalmente recomendable por sus infografías) plantea a los responsables del sistema educativo español. Más bien, después de leerlas un par de veces, destinadas a realizar una crítica sobre el sistema educativo y a sus trabajadores. Una crítica demasiado manida y que hoy, por diferentes motivos, me apetece intentar dar una respuesta a las mismas.

Fuente: http://curiosidades.batanga.com
Fuente: http://curiosidades.batanga.com

[box] ¿Por qué existen todavía titulaciones académicas con poca o escasa posibilidad de inserción laboral, y no hay titulaciones para trabajos con muchas posibilidades de futuro?[/box]

Porque, por suerte, aún no es el mercado quien gestiona todo el sistema educativo. Permitir que sea el mercado quien controle todas las decisiones educativas es algo realmente peligroso. Un mercado voraz cuya única máxima es la obtención de beneficios con independencia de cómo conseguirlos es un mal guía para orbitar alrededor de él. Si planteamos que las titulaciones académicas (y todo lo que ello conlleva asociado) es una forma de cambiar un modelo que no funciona, es lógico que sea uno de los pocos reductos -que siempre podemos cuestionar- donde se pueda fraguar dicho cambio. Mantener un sistema educativo exclusivamente destinado a satisfacer un mercado controlado y gestionado por cuatro es algo que no debería permitirse. Y, es por lo anterior, que se hace necesaria la pluralidad de titulaciones académicas ya que, con independencia de su inserción laboral, el titulado puede aportar mucho a una sociedad para un cambio global de la misma. Porque a muchos no les gusta esta sociedad y, es por ello que si negamos la posibilidad de que nadie pueda plantearse cambiarla… ¿qué nos queda?

[box] Todos los indicadores sobre calidad de la información (PISA y otros) sitúan en Sistema Educativo Español en posiciones lamentables, ¿qué estamos haciendo para remediarlo?[/box]

PISA no arroja los mejores resultados estadísticos para el sistema educativo español pero, ¿sabes qué mide PISA? ¿Sabes qué parámetros usa para hacer la comparativa? ¿Has leído, más allá de la mediatización de las pruebas, la realidad que subyace tras esos finos análisis estadísticos? ¿Sabes quién hay detrás de la OCDE? Los modelos por imitación pueden llegar a ser interesantes pero globalizar necesidades cuando lo característico es potenciar lo que nos hace diferentes (y no por ello ni mejores ni peores) es algo que lleva siempre a sesgos interesados. Sí, en PISA somo un poco desastre, ¿y qué? Como docente, más allá de tomar PISA como un indicador para realizar algún tipo de cambio, me preocupa realmente poco. Plantearse el sistema educativo en un suministro de tests y en enseñar para pasar los mismos con buena nota es algo que me apetece entre poco y nada.

[box] ¿Cómo se mide la calidad del profesorado? Ah, perdón, es que no se mide, ¿Por qué?, ¿Por qué la información no es pública? ¿Qué se hace con los profesores que no llegan a la calidad mínima necesaria? ¡Ojo! si me planteáis una evaluación realizada por los compañeros de los evaluados ya sabéis eso de “hoy por ti, mañana por mi”.[/box]

La calidad del profesorado se mide a diario. Que no haya pruebas externas es la realidad pero que no haya ningún tipo de control, incluso que el mismo no esté rodeado de la parafernalia falsa que se hace para certificar determinadas cuestiones en otras profesiones, es algo que no cuela. Además resulta muy demagógico lo de “hoy por ti y mañana por mí”. ¿Crees realmente que los centros educativos están tan corruptos como los planteas? Por ahora no conozco a ningún docente condenado por cuestiones económicas o de mala gestión de recursos públicos. Ni uno tampoco por falsificar tacómetros. Ni uno detenido por malversación de dinero público. Ni uno acusado de prevaricación. Ni uno que cobre en negro. Ni uno que pueda librarse al control transparente por parte de la sociedad.

Que debe haber más transparencia… totalmente de acuerdo. Pero no seamos mentirosos y hagamos una demagogia fácil acerca de la corrupcción laboral de los docentes. Algo que no existe por mucho que a algunos os vaya bien venderlo. Recuerdo que el fraude de los cursos de formación no afectan a ningún funcionario docente, tan sólo a academias privadas, empresarios y sindicatos. Curioso, ¿no?

[box] Por qué en España estudiamos idiomas tantos años, aprobamos las asignaturas y después de todo eso no tenemos ni un nivel A2 del idioma? Sería mejor que nos ahorráramos el coste de esta formación y enviáramos a los estudiantes un año a algún país del idioma de referencia, sería más efectivo.[/box]

Totalmente de acuerdo… sólo un problema, ¿quién lo paga y cómo se gestiona dicha estancia en un país extranjero? Hay más de un millón de alumnos en España cursando etapas de Educación obligatoria… vender que se puede enviar a ese millón de alumnos un año a un país para que aprendan el idioma es algo demasiado demagógico. Sí que debemos mejorar el aprendizaje de lenguas extranjeras pero el problema es a cambio de qué y cómo. No hay recetas mágicas pero sí pequeños pasos que pueden darse y ninguno de esos pequeños pasos para por escolarizar a un millón de alumnos en un país extranjero.

[box] ¿Alguien ha pensado alguna vez el motivo por el que tenemos tantos trabajadores que trabajan en empleos poco o nada relacionados con lo que han estudiado? ¿Y si lo han pensado que acciones han emprendido para resolverlo?[/box]

Y qué hacemos. Permitimos que los “trabajos basura” gestionen el sistema educativo de nuestro país o potenciamos un nuevo modelo productivo basado en parámetros más modernos que el actual. Lo malo no es trabajar en algo que está poco relacionado con lo que se ha estudiado. Lo malo es que la sociedad no dé salida a todos aquellos alumnos que, con una determinada certificación o habilidades bajo el brazo, no tengan salida en nuestro país. Una salida que sí que tienen en otros países. Países donde ningún gobierno, ni medio de comunicación, ni nadie con dos dedos de frente se plantea la formación como necesidad empresarial.

[box] ¿Hay profesores de materias que se imparten en bilingüe que no tienen el nivel de idioma adecuado? Todos sabemos que sí, ¿puede ocasionar eso una peor formación en la materia impartida? Todos sabemos que sí, ¿qué se está haciendo al respecto?[/box]

Los programas de educación bilingüe son un auténtico despropósito. No es sólo que los docentes que lo imparten no tengan el nivel adecuado para defenderse en una lengua extranjera en materias no lingüísticas. El problema fundamental es que el modelo educativo no debe basarse en el monopolio lingüístico del mismo. Creo -e incluso muchos que imparten esas materias en inglés porque no les queda otra- que los planes bilingües son un canto de sirenas que encandilan a muchos padres y permiten llenar muchas líneas de algunos medios de comunicación. Más allá de lo anterior… un plan que nos va a dar muchas sorpresas (y no creo que demasiado agradables). A propósito, esto de que “todos sabemos que sí” es un poco arriesgado porque si todos lo supieran, ¿crees realmente que se hubiera planteado el proyecto? ¿Crees que si todos supieran que es un despropósito muchos padres abrazarían el proyecto con alegría? No, no todos saben que sí.

[box] ¿Por qué tenemos una de las tasas de abandono escolar más alta entre los países de la OCDE? ¿Lo estamos resolviendo? No parece que sea así, los datos no mejoran.[/box]

Sinceramente no lo tengo claro. Quizás porque falta personalización del aprendizaje. Quizás por nuestra idiosincrasia. Quizás porque los políticos no han sabido gestionar la Educación en nuestro país. Quizás por… La tasa de abandono es demasiado alta en nuestro país pero no creo que eso sea un fracaso del sistema educativo. Creo más bien que es un fracaso social porque si se analizan fríamente los datos de abandono escolar y se ligan a contextos socioeconómicos de las familias encontraríamos donde se halla el verdadero problema del mismo.

[box] ¿Por que los profesores con plaza fija en el Sistema Educativo Español no trabajan 40 horas cómo todo hijo de vecino?[/box]

Pues sí. Ojalá, en mi caso y en el de muchos compañeros que “por desgracia” tenemos plaza fija a diferencia de excelentes compañeros que no la tienen y que espero que la tengan en un futuro, trabajara 40 horas como todo hijo de vecino. Ojalá pudiera flexibilizar mi horario y en un aula con veintimuchos alumnos pudiera decidir en qué momento quiero hacer un kitkat. Ojalá pudiera llegar a casa y olvidarme hasta el día siguiente de mi trabajo. Ojalá pudiera ir por la calle sin pensar en las potencialidades educativas de lo que me rodea. Ojalá cuando leyera algo no lo hiciera en clave educativa o de aprovechamiento profesional. Ojalá los cursos que hago cupieran en esas 40 horas. Ojalá fuera como todo hijo de vecino. Por cierto, los hijos de vecino en el ámbito educativo se pueden contar con los dedos de una mano (y ahí no entro en la productividad de esas horas pero sí en su realización). Las horas lectivas en el horario de un profesor son las de menos. Deberías saberlo si, tal como dice tu currículum, impartes formación.

[box] ¿Por qué motivo los profesores tienen que ser funcionarios? Al ser funcionarios a muchos se ele exige la dedicación exclusiva, y entonces ¿cómo van a formar a futuros trabajadores de cualquier especialidad de la que sólo conocen los aspectos meramente teóricos y en los que no han trabajado nunca? ¿No sería adecuado que algunos profesores fueran profesionales de las materias impartidas con buenas capacidades docentes? Hay cosas que no se pueden transmitir si no se han vivido.[/box]

Sí, los profesores deben ser funcionarios para poder desempeñar su trabajo sin las presiones que se pueden ejercer por parte del gobierno de turno. El motivo por el que se crearon los funcionarios fue la independencia de sus decisiones respecto al color del partido que se sentaba en los sillones. Es por eso que el funcionario es el único que, curiosamente, está actuando de dique para evitar la total corrupción de una sociedad que cada día se despierta con una nueva noticia acerca de latrocinios, desmanes o prevaricaciones. Si los funcionarios no existieran, ¿te imaginas la corrupción del sistema? Más bien, ¿te imaginas la falta de control de esa corrupción?

En la Universidad no hay dedicación específica ya que son muchos los que trabajan en la misma que no son funcionarios. El problema no es la falta de experiencia de esos profesionales. El problema puede venir del sistema de acceso a la docencia en esas etapas. Algo que quizás sí que debería modificarse y seguro que muchos de los asociados que están cobrando cuatro duros para dar clases en las mismas lo agradecerían.

 [box] Cómo es posible que Finlandia tenga un coste por alumno formado inferior al español (según informes de la OCDE) y sistema educativo esté a años luz del nuestro?[/box]

Otra vez con la demagogia de PISA. ¿Por qué no analizamos contextos socieconómicos y culturales y, una vez adaptados los datos tomando en cuenta esas variables, volvemos a comparar. Quizás no saldríamos tan mal. Quizás es que comparar dos sociedades tan diferentes mediante un mismo test estandarizado no tiene ningún sentido.

[box] He realizado la siguiente pregunta a miles de personas, ¿crees que el Sistema Educativo español conduce a los estudiantes a ser asalariados o emprendedores? el resultado de las pregunta es espeluznante, el 100% de las respuestas es que les conduce a ser asalariados, alguien me puede explicar ¿por que? Lo razonable parece mostrar las dos posibilidades y que cada uno elija la que considere más adecuada.[/box]

¿Has realizado la siguiente pregunta a miles de personas y todas te han respondido lo mismo? Es curioso porque ayer, sin ir más lejos, pregunté a mis vecinos de mesa qué pensaban sobre el tema y de cinco, cuatro me respondieron que no depende del sistema educativo y sí del propio estudiante. Así que alguien no está diciendo la verdad :)

[box] ¿Por que no hay ninguna Universidad española entre las 100 mejores del Mundo y tenemos 3 escuelas de negocios entre las 5 mejores del Mundo? Algo no funciona.[/box]

Los rankings como decía un amigo mío que sabe bastante más que yo de cuestiones estadísticas son la gran mentira del siglo XXI. Sí que hay algo no funciona. Bueno, más bien hay mucho que no funciona pero no creo que funcione mejor porque nos digan lo que ya sabemos. Y lo que ya sabemos, con independencia del puesto que ocupemos, es que hay cuestiones en nuestro sistema educativo a mejorar. Posiblemente en lugar de dedicarnos a analizar números deberíamos aplicar soluciones pero no creo que nadie esté por la labor (porque unos viven del número y otros de la mediatización de los mismos).

[box] ¿Para que necesitamos casi 80 Universidades en España? Pasa como con los aeropuertos, ¿no sería mejor 8 o 10 buenas?[/box]

Creo que alguien que compara aeropuertos con Universidades no se merece una respuesta a la pregunta.

[box] ¿por qué los currículos de las materias no son los mismo en todo el territorio español? Es evidente que esto es un freno a la movilidad geográfica de los trabajadores, las diferencias existentes condicionan las mejoras profesionales de los padres para evitar problemas a sus hijos. ¿Para qué queremos 17 sistemas educativos si sólo necesitamos uno? Quizás sea hora de recentralizar el Sistema Educativo, pero como parece evidente la decisión no puede quedar en manos de los afectados, por aquello de ser “juez y parte”[/box]

El problema no es un currículum único. El problema es que debería haber un millón de currículums personalizados (uno para cada alumno). Igualar el sistema educativo (y no con ello estoy hablando de cuestiones geográficas) para todos los alumnos va en contra de la mejora educativa. Y, recentralizar tal y como lo planteas va en esa línea. No es cuestión de ofrecer el mismo plato educativo para todos. Es cuestión se ofrecer alternativas y guiar al alumno para que el mismo escoja el mejor plato que pueda consumir.

[box] Las Universidades ya comienzan a impartir Grados semipresenciales y online, esto parece imparable, ¿y vamos a tener 80 universidades para eso? ¿Están los profesores preparados para ese cambio de rol?[/box]

Para ofrecer lo que se está ofreciendo bajo el paraguas de la semipresencialidad o del grado online mejor que no se ofrezca. Quizás el modelo educativo vaya hacia un sistema mixto y, a la postre, los responsables del cambio van a adaptarse al modelo. La demanda hace que la oferta deba regularse y, es por ello que el cambio ya se está fraguando en las Universidades y en la manera de enfocarlo por parte de algunos. La Universidad siempre ha avanzado con los tiempos y, por mucho que algunos no quieran subirse al carro, al final no les va a quedar otra. No me preocupa que haya 80 Universidades para ofrecer lo anterior. Cómo si hubieran veinte veces más. Lo que me preocupa es cómo van a articular estas necesidades.

[box] ¿Por qué los partidos políticos no se ponen de acuerdo en comenzar a poner los pilares de un Sistema Educativo bueno? hay modelos que funcionan, podríamos fijarnos en ellos. ¿O es que pretender adoctrinar a nuestros hijos? Yo quiero que les formen, no que le adoctrinen. ¿Y para que quieren adoctrinarlos? Se me ocurren muchas respuestas, pero ninguna buena.[/box]

No debemos/podemos imitar modelos que funcionan. Algo que funciona en un determinado lugar no implica que, automáticamente, funcione en otro. Además discuto la máxima que planteas… el sistema educativo en su globalidad no está pensado para adoctrinar. En los centros públicos no se adoctrina. Hay miles de profesores y cada uno con su propia ideología. ¡Qué despropósito pensar que todos los docentes estamos tallados en el mismo patrón! No hay dos docentes iguales, al igual que no hay dos alumnos iguales. El sistema educativo no debe estar regido por la política, debería ser algo que estuviera al margen de la misma pero, como todos sabemos, cuesta mucho alejar un modelo que, por diferentes cuestiones, interesa ser valorado desde la óptica del dirigente político de turno. Un sistema educativo que mueve mucho dinero y que permite hacer pingües negocios a más de uno. El sistema educativo no adoctrina, el sistema educativo reparte dividendos a algunos. No hay ideología tras las reformas educativas, hay cuestiones económicas.

[box] Sobre el apartado libros, juraría que los libros electrónicos ya están inventados, ¿Por que no sirven los libros de un año para otro? ¿Por qué nos utilizan formatos digitales? No quiero pensar mal, pero se presta a ello.[/box]

Plantear que el cambio debe ser cambiar libros en papel por libros electrónicos, más allá del cambio de recipiente el contenido sigue siendo el mismo. Los libros de texto (analógicos o digitales) son un negocio y sí que es algo que debería reconsiderarse aunque las presiones editoriales son bastante grandes para que lo anterior suceda. Presiones en las que muchos caen por la comodidad de “seguir un manual” para impartir sus clases. Modelos anacrónicos que sobreviven por el incentivo de algunos y las falsas necesidades de muchos otros.

[box] ¿Cómo es posible que todavía se sigan utilizando metodologías del siglo XIX? Por si alguno no se ha dad cuenta estamos en el siglo XXI, alguno podría pensar ” a metodologías del siglo XIX, salarios del siglo XIX”. Hay profesores que llevan dando la misma clase 40 años.[/box]

Pues sí. Usar el libro de texto es un modelo que lleva más de 40 años en el aula. Las clases magistrales, también. Pero juzgar la calidad de un docente por el método más que por el cómo usa el mismo es contraproducente. Un libro de texto tiene su valor. Más aún cuando se usa para impedir el cierre de la puerta del aula. Bromas aparte, el cambio metodológico no llega porque no hay incentivos para el mismo. Además son las propias familias quienes, en muchas ocasiones, son las que reaccionan negativamente cuando ven que sus hijos no tienen un libro de texto para subrayar o unos deberes diarios. Hay mucho por cambiar pero el cambio jamás vendrá a menos que toda la comunidad educativa (alumnos, padres y docentes) vayan a una.

[box] ¿EL Sistema Educativo Español tiene departamento de I+D+i? Seguramente sí en el papel, pero alguien recuerda algún éxito de ese departamento.[/box]

Sí, el sistema educativo español tiene departamento de I+D+i. Más bien tiene cientos de miles de minidepartamentos así. Uno por cada docente. Y son cada vez más los docentes que hacen su propia innovación. Innovación al margen de la administración. Innovación que pueden realizar gracias a ser funcionarios. Esos funcionarios que tanto cuestionas.

[box] ¿Alguien piensa que se puede arreglar el Sistema Educativo Español por parte de los mismo que lo han estropeado y por parte de aquellos que verían peligrar sus puestos de trabajo en el caso de que se hiciera? O cambiamos los actores o veremos siempre la misma película.[/box]

¿Quién ha estropeado el sistema educativo español? ¿Los políticos? ¿Los docentes? Por lo que se ve lo tienes claro. La culpa de todo el despropósito del sistema es la administración y los docentes. Pues lamento informarte de que si no fuera por los docentes el sistema educativo estaría completamente hundido ya que, a pesar de todo, seguimos haciendo lo imposible para impedir el hundimiento del sistema aunque, por lo que se ve, hay personas que sabéis exactamente lo que hacer para arreglar el sistema. Algo que supongo que pasaría por echar a todos los docentes del sistema. Es que, como siempre pasa, es muy fácil ver la paja en el ojo ajeno y demasiado poco ver la viga en el propio.

 Es triste observar como siempre la culpa de los despropósitos del sistema educativo siempre cae sobre los mismos. Muy fácil quejarse de lo que no funciona y buscar culpables. Los docentes hace demasiado tiempo que estamos siendo sometidos a un ataque brutal por parte de muchos medios de comunicación y determinadas personas. Eso sí, aún así el sistema educativo sigue funcionando pero, ¿hasta cuándo?

El mito de las 10.000 horas

Resulta siempre sospechoso ver como determinadas cuestiones se nos venden como certezas cuando son, por diferentes motivos, falsas. Leyendo determinados libros sobre psicología me encuentro con que habitualmente se correlacionan las horas de práctica en un determinado campo con el encuentro de la excelencia en el mismo. Yendo más allá, se supone que en diez años de práctica (o sea una dedicación de unas 10000 horas) cualquier persona puede acceder a la consideración de ser considerado excelente en determinada actividad. Un mito repetido hasta la saciedad, con diferentes variables (según el método educativo que nos quieran vender), que se considera como válido cuando tiene poco de veraz.

Fuente: http://www.ajedrez32.com
Fuente: http://www.ajedrez32.com

Estos últimos días ha llegado a mis manos un estudio publicado en la revista Intelligence, donde Zack Hambrick, profesor titular del Departamento de Psicología de la Universidad de Michigan, cuestiona (o más bien niega) la máxima de las horas de práctica para conseguir la excelencia. Realiza un estudio en el ámbito musical y en el mundo ajedrecístico donde se demuestra que el número de horas de práctica es poco relevante para ser considerado como valor absoluto. Que hay otro tipo de factores que van a influir en esa “excelencia”. Que uno por mucho que practique, si no reúne unas determinadas características innatas, poco va a poder ser un gran experto en una actividad concreta.

Practicar es realmente importante para alcanzar un rendimiento de élite, pero este trabajo no es suficiente para ser un experto totalmente. Pero la evidencia deja bastante claro que hay personas que llegan a un nivel de élite sin llevar a cabo tanta práctica, mientras que otros practican muchísimo y nunca llegan a ese nivel

Por tanto, olvidémonos de relacionar el número de horas con alcanzar la experiencia en algo. Olvidémonos que un médico va a ser excelente por el hecho de realizar cientos o miles de operaciones. Desterremos la idea de que un buen docente es aquel que lleva muchísimos años en el aula. Redefinamos un sistema donde se debe buscar el límite dentro de las posibilidades reales de uno. Que uno no aprende inglés en 80 horas con un método mágico.

El estudio anterior tiene una importancia capital para el sistema educativo: el de la necesaria personalización del aprendizaje. Debemos llevar a los alumnos a su máximo. Un máximo potencial que tiene muy poco que ver con un currículum común basado en asignaturas-hora y mucho más con un currículum a medida que permita aprovechar las características innatas de nuestros alumnos, mejorar sus debilidades y permitir que puedan llegar a ser los mejores profesionales por sus habilidades innatas. Habilidades que no siempre tienen que ver con el dominio de lenguas o matemáticas y sí mucho con un desarrollo personalizado.

Tal como concluye el estudio, la práctica es importante, pero mucho más personalizar el objetivo individualizado del aprendizaje.

Si a las personas se les da una evaluación precisa de sus habilidades y la probabilidad de alcanzar ciertas metas dadas esas habilidades si que pueden alcanzar un dominio excelente en la materia que elijan y tienen una posibilidad real de convertirse en expertos mediante la práctica deliberada

El día que un país entienda lo necesario que supone dejar de globalizar su sistema educativo y llegar a la máxima personalización del mismo, quizás consigamos una sociedad formada por ciudadanos cuyo trabajo sea el resultado de sus habilidades potenciadas a lo largo de sus años de escolarización. Hasta entonces lo único que obtendremos son profesionales que estarán trabajando en determinados ámbitos haciéndolo lo mejor posible pero siempre desperdiciando, en muchas ocasiones, sus potencialidades.

Más allá del uso de LMS

Para quien aún no lo sepa, un LMS no es nada más una aplicación instalada en un servidor, que administra, distribuye y controla las actividades de formación de una institución u organización. En el ámbito educativo estamos acostumbrados a lidiar con ese tipo de aplicaciones: Moodle, Edmodo, Schoology, RedAlumnos, etc. Servicios que ofrecen la posibilidad de gestionar nuestras clases y, así, poder fácilmente llevar un control de las mismas.

Debo reconocer que las facilidades que se ofrecen para el docente de la mayoría de estos servicios y la comodidad que supone el poder automatizar y controlar lo que está sucediendo en el aula no son nada despreciables. Además, las posibilidades en algunos casos, que ofrecen para que los padres puedan “controlar” el avance de sus hijos resulta muy interesante. Un control asociado con una amplia comunicación (no olvidemos que algunos de esos servicios permiten el intercambio de mensajes entre los diferentes miembros de la comunidad educativa -alumnos, docentes y padres-).

Que sí, que el uso de LMS es la opción lógica para aquellos docentes que, como yo, queríamos ir avanzando en la digitalización de nuestras aulas. Digitalización, más allá del aparato, y muy enfocada, después de pasar por las fases necesarias para llegar a ello, en la gestión del aula de forma global.

En lo anterior es donde me ha surgido el problema. Cada vez creo menos en la automatización y en el control exhaustivo del aula. Cada vez estoy más convencido que la docencia no debe de darse en entornos digitales cerrados (léase LMS) y debe abrirse a la posibilidad de que todo el mundo (no sólo el docente de la asignatura) participe de la gestión de las clases. Estoy convencido de que, ni los materiales deben publicarse para que sólo los puedan consultar nuestros alumnos, ni la evaluación debe ser tan opaca como la que se da en entornos cerrados. ¿Por qué no dar transparencia a lo anterior? ¿Qué miedo os debería dar la posibilidad que nuestro trabajo y el de nuestros alumnos estuviera abierto para todos los que disponen de conexión a la red?

Fuente: http://pehemedia.com
Fuente: http://pehemedia.com

Pues bien, este curso que viene voy a abandonar el uso de LMS. Se va a trabajar mediante blogs de aprendizaje donde los alumnos van a plasmar el mismo y colgar en abierto todo lo que vayan realizando a lo largo del curso. Blogs que van a ser evaluados por diferentes evaluadores: yo como docente, los alumnos mediante una evaluación entre pares y, como novedad, los padres también va a tener las posibilidades de decidir sobre un porcentaje de la calificación de sus hijos. ¿Por qué no dar la posibilidad a los padres que decidan, viendo la evolución de sus hijos, intervenir en parte sobre la evaluación de los mismos? ¿Por qué no permitir a su vez que los alumnos y padres, mediante cuestionarios realizados de forma continua, puedan opinar sobre cómo se está llevando a cabo la asignatura por parte del docente? ¿Por qué no ir más lejos y llevar esas posibilidades de evaluación del trabajo del docente a otros docentes que trabajen en otros centros? A mayor cantidad de inputs, más posibilidades de hacerlo bien. Qué uno es muy sabio y se piensa que siempre tiene la razón cuando, en muchas ocasiones, conviene escuchar para mejorar. Qué hay mucho a mejorar en la práctica de uno.

Eso sí, para aquellos padres que no quieran que la evolución de sus hijos sea publicada en abierto siempre existe la posibilidad de un plan B: exámenes de toda la vida al final del trimestre. No es un castigo. Es simplemente la opción que debe tomarse para respetar los derechos legítimos de los padres a que no se publiquen en abierto las actividades de sus hijos. Por tanto la elección del sistema de trabajo será libre y sin ningún tipo de presión. Nunca se debe obligar a compartir. Nunca se debe obligar a que nadie participe de maneras de trabajar que, más allá de la ilusión que suponga montar el modelo, no tienen garantizado ningún beneficio contrastable.

Lo lógico es abandonar los LMS. Abandonar una etapa por la que muchos docentes deberían pasar y embarcarse a algo totalmente abierto (a todos los niveles) que, por suerte, me permite la situación tecnológica actual de mi centro y de su contexto. Un modelo que debe prescindir de la privacidad en los actos educativos (siempre respetando la de los alumnos), favorecer la transparencia y, especialmente, llevar al alumno (y al docente) a una mayor autonomía para que sepa adquirir la noción de lo que está haciendo bien y lo que no.

Más allá del uso de LMS creo que hay vida. Es el momento de ir a buscarla.

Aulas de los 80

Recordar siempre es bonito. Más aún cuando se dispone de alguna fotografía, de esas que ahora han quedado ensombrecidas por la mala calidad de los móviles y de esos cientos de miles de fotógrafos aficionados que poco saben de fotografías, más allá de apretar un botón. Recuperar imágenes de las aulas de los 80. Compartir las mismas. Recordar que el tiempo pasa y que lo único que se ha solucionado, en algunas ocasiones (no todas), es la renovación de infraestructuras o, en algunos casos, el tapar algún simple desconchado.

Debo reconocer que las condiciones del centro educativo dejaban mucho que desear. Suciedad, pintadas y, eso sí, inexistencia de cualquier tipo de impedimento que permitiera que los alumnos pudieran campar a sus anchas por el pueblo.

Aulas con pupitres, ¿quién no recuerda esas aulas con pupitres clavados en las piernas si uno tenía la desgracia de ser un poco más alto de lo habitual? Que en los ochenta los alumnos éramos los de los setenta. Y allí, si no recuerdo mal, el petit suisse se convertía en un Chamburcy (y de unidad única por cierto).

Fuente: María Victoria García Castelló

Desconchones que brillan por su ausencia (miopía de horas delante del ordenador) y mesas sin ningún tipo de serigrafía en su inexistente melanina.

Fuente: María Victoria García Castelló

Armarios y colgadores. Algo que es un signo impepinable de que uno se halla en un recinto educativo aunque, lo primero, ya está en franca desaparición. Que con armarios se pueden meter menos chavales. Y, antes de volver al pupitre, conviene aprovechar el espacio para esas sillas y mesas individuales (que no individualizadas por ser normalmente de ese color verde hospital) que tanto abundan.

Y esos pasillos largos en los que siempre quedaban los rezagados de turno. Rezagados, por cierto, que si llegaban tarde se iban al bar a comprarse una cerveza y un paquete de cigarrillos. Que sí, que en los centros educativos se podía fumar libremente.

Fuente: María Victoria García Castelló

Eso sí, los patios sin medidas de seguridad. Nada de canastas ancladas al suelo ni porterías fijas. Nada de poner suelo almohadillado para evitar desgarrones a los que iban al parvulario. Que no, que la sobreprotección es una moda de ahora. Moda que da mucho dinero a algunas empresas y permite a esos padres sobreprotectores sentirse que no dejan de cubrir en algodón a sus hijos. El riesgo era sano. Daba mucha vidilla.

Fuente: María Victoria García Castelló

¿Y las salas de profesores? ¿Lugar de culto? ¿Lugar de debate? No había prisas. Las prisas las han traído los timbres. La puntualidad que, mal entendida, sólo ha servido para militarizar la mayoría de centros educativos.

Fuente: María Victoria García Castelló

Y, como no, dos de los lugares más interesantes de todos los centros educativos. El lugar típico para perderte después del bar y esa biblioteca donde los alumnos íbamos a consultar libros. Ahora, por desgracia, bibliotecas (en caso de que en el centro educativo existan ya que tienden a la desaparición) para que los alumnos en entornos digitalizados intercambien mensajes por su Facebook mediante el acceso con programas que se saltan los filtros de las Consejerías.

Fuente: María Victoria García Castelló

Fuente: María Victoria Garcia Castelló

Los recuerdos son bonitos pero el despropósito de la infraestructura anterior para esa época (estamos hablando de finales de los 80) obligaba a tomar medidas drásticas. Medidas que fueron desde manifestaciones masivas (en las que iban todos -padres y madres inclusive-)  en las puertas del centro y en Conselleria, hasta retrasar el inicio de curso.

Fuente: María Victoria García Castelló

Que sí, que antes sí se podía. Ahora, por lo que se ve, ni hay ganas de lucha, ni de movilizarse, ni de conseguir derechos educativos imprescindibles. Una lucha que consiguió transformar esas aulas de finales de los 80 en el instituto actual. Uno que, a nivel de infraestructuras, nada tiene que ver con ese antro de perdición que se recuerda con mucho cariño.

Stitched Panorama

 

[box type=”info”]

Las imágenes y explicaciones son del centro educativo donde estudió bachillerato mi mujer. El centro es el IES Camp de Morvedre de El Puerto de Sagunto (Valencia).

[/box]