Conciertos educativos ilegales en etapas postobligatorias

Cada vez tengo más claro que uno de los grandes problemas de la Educación es el tema de los conciertos educativos. Un sistema de financiación público para algunas empresas con ánimo de lucro, que está pervirtiendo todo lo que hace referencia a equidad, igualdad de oportunidades y posibilidades reales de elección (so pretexto de incrementarlas). Además, cada día, las noticias nos informan de la desaparición de centros públicos (o de líneas) por trasvase de alumnado a centros concertados (no olvidemos nunca que fueron creados para suplir la inexistencia de plazas en la línea pública), y apariciones de noticias estelares en determinados Diarios Oficiales donde se informa del trasvase de recursos, sin ningún tipo de tapujos, de programas de refuerzo de la pública hacia los chiringuitos que suponen los centros concertados.

La última noticia, publicada en Las Provincias, aún riza más el rizo (si ello es posible). Una noticia que dice textualmente lo siguiente:

La Conselleria de Hacienda y Administración Pública ha autorizado destinar 2,3 millones de euros consignados para los programas de refuerzo del alumnado y lucha contra el abandono temprano de la educación pública a pagar ayudas a los centros concertados que imparten bachillerato.

 Parece algo increíble. Increíble e ilegal (ya que los conciertos según la legislación vigente sólo pueden darse en enseñanzas obligatorias -salvo unas mínimas excepciones que marca la LOE y, que no cumple ningún centro concertado-). Revisemos el DOGV del cual nos hablan. El DOGV número 6880 de 11/10/2012, donde aparece la siguiente resolución:

RESOLUCIÓN de 28 de septiembre de 2012, de la Conselleria de Hacienda y Administración Pública, por la que se autoriza generar créditos en el presupuesto de la Conselleria de Educación, Formación y Empleo, programa 422.30 Enseñanza Secundaria y de Régimen Especial por importe de 2.350.000,00 euros. Expediente número 09.003/12-036 (2a parte). [2012/9178]

El Ministerio de Educación y la Conselleria de Educación, Formación y Empleo suscribieron en diciembre de 2011 un convenio de colaboración para el desarrollo de los programas de refuerzo, orientación y apoyo (PROA) y de reducción del abandono temprano de la educación y la formación, del que se derivan transferencias finalistas del Ministerio que han originado la correspondiente generación de crédito para la cofinanciación de las actuaciones previstas en el mismo. No obstante, considerando que parte de las mismas tienen cobertura presupuestaria, por haberse anticipado con cargo a fondos propios de capítulo primero las dotaciones para el personal que las viene realizando, es viable destinar parte de los citados fondos a incrementar, en el programa 422.30, Enseñanza Secundaria y de Régimen Especial, la dotación de la línea que financia el pago de las nóminas y gastos de funcionamiento de los centros concertados de bachillerato.

A tal efecto y en virtud de lo dispuesto en los artículos 17 y 19 de la Ley 10/2011, de Presupuestos de la Generalitat para el ejercicio 2012 esta Conselleria de Hacienda y Administración Pública adopta la siguiente resolución:

Primero

Se autoriza un aumento en el presupuesto de ingresos en la aplicación 401.01, «Transferencias corrientes finalistas Área de educación» por importe de 2.350.000,00 euros.

Segundo

Se autoriza el aumento de créditos en la aplicación 09.02.01.422.30.4 por importe de 2.350.000,00 euros

Tercero

Se autoriza modificar en el anexo de transferencias corrientes del programa 422.30, Enseñanza Secundaria y de Régimen General, la dotación de la línea T0085 tal como se indica a continuación.

 Lo más curioso es que es cierto. En la Comunidad Valenciana (y no es la única) están derivando dinero de los planes de refuerzo de los centros públicos a la financiación del bachillerato de los centros privados concertados.

Después de leer lo anterior uno se plantea si realmente no había leído la legislación vigente sobre conciertos. Una legislación estatal (Real Decreto 2377/1985, de 18 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Normas Básicas sobre Conciertos Educativos), que prohíbe el concierto de enseñanzas postobligatorias (bachilleratos y ciclos formativos) donde se dice, en uno de sus apartados:

Los conciertos educativos tienen por objeto garantizar la impartición de la educación básica obligatoria y gratuita en centros privados mediante la asignación de fondos públicos destinados a este fin por la Administración, en orden a la prestación del servicio público de la educación en los términos previstos en la Ley Orgánica de Educación

Una legislación ligeramente modificada por la última Ley Orgánica de Educación, la LOE. Unas modificaciones que, en el aspecto que hace referencia a los conciertos de las enseñanzas postobligatorias sólo incluye los PCPI (programas de cualificación profesional inicial) y casos “singulares” para bachillerato (o ciclos formativos en caso que no haya oferta pública).

Curiosamente, aspectos anteriores que se han pasado por el forro. No es raro ver cómo se cierran ciclos formativos y desaparecen líneas de bachillerato de los centros públicos para incrementar las mismas líneas en centros concertados situados a pocos metros de los anteriores. Una ilegalidad que lleva demasiados años produciéndose. Una ilegalidad que nadie se atreve a denunciar por “miedo a no sé qué” o “por unas presiones que no entiendo”. Algo que desde hace demasiados años tomamos como conducta habitual para hacerle demasiado caso.

¿Qué pasará en un futuro lejano (o no tanto)? Desaparición de los centros públicos, aumento de esas cuotas “extorsionadoras e ilegales” que se cobran en los centros concertados y segregación aún más flagrante que la de ahora. Eso sí, si por desgracia su hijo tiene problemas y necesita atenciones específicas, agradezca a la Administración que esté usando ese dinero tan necesario para la atención de su hijo para financiar a esos imprescindibles centros concertados.

Lo más curioso, por no decir triste, es que seguro que va a haber siempre alguien que defienda lo anterior…

  • Vicente JM Penalba Más

    Qué se puede esperar de los gobiernos “CON ANIMO DE LUCRO”, potenciar económica e idelógicamente a sus vasallos.

  • Rod

    Me ha encantado el uso del término “chiringuito”. Este es mi tercer año trabajando en uno de ellos, ya que ni en mi CA ni en este país se convocan oposiciones de Secundaria y así no hay manera de salir de este tugurio. Se trata de un centro concertado de FP con ciclos formativos que, por cierto, también se ofertan en la pública. Lo que más me llama la atención es que muchos de los profesores de mi centro no tienen la titulación exigida por el Ministerio y allí están, cobrando del herario público y trabajando para la causa privada del dueño del chiringuito. A los que de verdad nos importa la Educación se nos advierte que tenemos una “concepción purista” de la misma e incluso se nos amenaza con ponernos de patitas en p. la calle. Amenazas ante las que no me arrugo, porque considero más importante la educación de mis alumnos que el bolsillo del dueño del chiringuito y de sus adláteres.