Dispersión de recursos educativos

60 Flares Twitter 30 Facebook 21 Google+ 8 LinkedIn 1 Email -- 60 Flares ×
banco_imgs

Fuente: Intef

Esto de estar rodeado de excelentes docentes es algo que se agradece. Aún más, la posibilidad de ver realmente las necesidades de la mayoría de tus compañeros. Unos compañeros que tienen muy claro lo que necesitan. Algo que, lamentablemente, demasiados se dedican a no escuchar.

No se necesitan tanta cantidad de recursos educativos. Ni tan sólo infinitos materiales, más o menos multimedia, distribuidos de forma gratuita por determinados portales (muchos de los cuales recogen a bulto los recursos que los docentes les mandan). Lo que se necesita es un sitio donde el docente sepa que puede hallar de forma fácil los materiales que ha de usar en su día a día. Unos materiales que le permitan, de forma más o menos cómoda, desarrollar las explicaciones de sus respectivas materias.

¿Son necesarios tantos bancos de recursos educativos? ¿Son necesarias las decenas de iniciativas, enmarcadas en proyectos localistas, que están llevando a cabo las Administraciones educativas? ¿Es necesario que todos los docentes sean capaces de crear sus contenidos educativos o, que deban perder gran parte de su tiempo buscando en la vorágine de internet el material que les pueda ser interesante?

Los docentes quieren facilidad. La facilidad permite que puedan dedicarse a lo que realmente deben. A transmitir conocimientos. A educar en determinadas habilidades. A realizar su actividad profesional de una manera cada vez más eficaz.

Las nuevas tecnologías estaban pensadas para facilitar las cosas. Para hacer factible lo anterior. En lugar de ello, se están convirtiendo en una gran losa para la mayoría del profesorado. Una losa que lleva implícitas demasiadas consecuencias negativas. Una losa que conviene eliminar. Una losa que un buen banco de recursos educativos, centralizado y bien gestionado a nivel taxonómico (para realizar correctamente las búsquedas), podría romper en mil pedazos.

Ha habido algunos intentos para lo anterior. El más conocido Agrega. Convertido, al final, en algo que casi nadie conoce. Una buena idea, bien diseñada y, no se sabe el porqué, mal publicitada. Bueno, mal publicitada y con algunas Comunidades Autónomas que se han negado a adherirse al proyecto (los casos más sonados los de Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia). Unas Comunidades que, según ellas, tienen necesidad de sus “propios” nodos de distribución de materiales y recursos educativos. Una estrategia del dividir tan habitual en temas educativos (entre otros).

No entiendo la dificultad de las diferentes Administraciones educativas de realizar algo en común para la mejora educativa. No me explico la sinrazón de que existan iniciativas personales (de profesionales comprometidos) en hacer algo que sería muy sencillo para la Administración. No me cuadra que, en algo que la mayoría de docentes están de acuerdo (como es disponer de un macroportal de recursos educativos), sea tan difícil de implementar en nuestro país.

Crear un gran banco de recursos, bien clasificado por cursos y materias, de velocidad de consulta y descarga de los mismos de forma rápida y fácil no es difícil. Lo difícil es romper el monopolio y los intereses ocultos para que esto no sea así.

Comments

  1. rafonix says

    Opino lo mismo, lancé la idea de crear una recopilación de tecnología en tecnprofes pero no tuvo mucho éxito. Creo que con google es suficiente para localizar recursos, aunque para la mayoría del profesorado los libros de texto son suficientes

  2. says

    Precisamente en ejemplos como esté es donde se ve que aún no están asimilados los beneficios y oportunidades que ofrece la red. Si los propios docentes no hacen un esfuerzo por unificar material, compartir y mejorara entre todos. ¿Cómo lo van a hacer los alumnos?

    Muy buen post! y el de los tiempos también me gustó mucho! jejej

Trackbacks

Deja un comentario