El 14N del esperpento

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email 0 0 Flares ×

Sigo sin ver claro el título del artículo. Es algo que me sucede muchas veces a la hora de ponerme a escribir sobre una temática concreta. Da la sensación que, en este caso, sea algo que pueda llegar a invalidar el argumentario posterior. Le echaremos arrestos y seguiremos con la intención de dejarlo como primera idea cuando se me ocurrió exponer cuestiones de la huelga general de mañana en clave deseducativa. Más que en clave deseducativa, desde la perspectiva de un docente al que le cuesta mucho tragar con las incoherencias que se intentan justificar con diferentes pátinas de sabores variados.

A diferencia de lo que pueda parecer por el tono de alguno de mis artículos he sido militante (creo que aún tengo el carnet en algún recoveco olvidado) de uno de los partidos más importantes a nivel nacional (en número de votos y sillas ocupadas en los cargos con poder de decisión). Militante convencido en su momento. Desmotivado al ir conociendo cada vez más sus entresijos. Una militancia de base y de cargo (sin prebendas incorporadas) que, como resultas de ciertas cosas con las que no comulgaba, hizo alejarme para siempre de la política. Más bien alejarme de los partidos políticos y empezar a creer en ideas puntuales de muchos. Una amalgama de posicionamientos que se han ido reescribiendo conforme he ido haciéndome mayor. Algo curioso de recordar en un día previo a una huelga general. Huelgas generales que, como la mayor parte de las ocasiones, han sido más motivadas por cuestiones políticas que coyunturales (bueno, en el caso de ahora, la coyuntura ha hecho que las bases de algunos pidieran que los suyos se sumaran a la misma).

Esto de empezar a hablar de uno e irse por las ramas empieza a ser tónica bastante habitual en mis últimos artículos “poco técnicos”. Deben ser las canas. Las batallitas que les gusta de contar a aquellos que tuvieron la mala suerte de perder un año en un servicio militar. Un servicio que, tuve la suerte de no hacer. Gracias a los de “derechas”. A esos que tanto interés, según algunos, tienen en militarizar.

Vamos al meollo de la cuestión. A la huelga de mañana. A la exposición en clave personal de lo que vengo observando en mi colectivo a lo largo de estos dos años de incesantes reivindicaciones (sectoriales o generales). Una exposición, seguramente, personal y poco extrapolable. Da igual. Me apetece hablar de ello en un día como hoy.

Valga por delante que mañana hago huelga. He hecho algunas y he dejado de hacer muchas. No comulgo con los sindicatos que van detrás de la pancarta. Para aquellos que piensen que no es el momento de criticarlos… nunca hay momentos mejores ni peores para ello. En el sector educativo (que es lo que conozco) los sindicatos no funcionan. Ni funcionan ahora ni han funcionado en años. Ello no obsta para que haya personas que estén afiliadas a los mismos e incluso algunos liberados que sí lo hagan. La tónica general nunca se debe extrapolar pero me repatean los sindicalistas de pata negra en Educación. Aquellos que llevan décadas liberados. Algunos que, ni tan sólo, han llegado a pisar un aula más de un par de años. Conozco casos. Y no sólo de un sindicato. Es algo demasiado extendido.

Dejando a los sindicatos aparte, tampoco comulgo en que haya partidos que quieran hacer suya la huelga. Son reivindicaciones de ciudadanos. Cada uno con su ideología. No creo que se deba confundir el partido al que se vota con estar o no de acuerdo con la huelga. Bueno… con hacerla. Un error demasiado habitual. Las calles no son de la izquierda o de la derecha. Las calles son de la gente. De gente multicolor. De personas sin pensamiento único. De gente que dice basta a la situación actual. De gente ahogada. De gente que lo ve todo muy gris. De gente que dice que algo se ha de hacer.

Demasiados párrafos y sigo sin hablar de lo que quería. De mi experiencia personal. Del ver numerosos compañeros enfundados en camisetas multicolores (porque, en los colores también está el gusto) que ahora, porque les van a quitar unos euros o por otros motivos poco justificables, deciden que mañana no harán huelga. Puedo llegar a entender que haya alguien que no haga huelga (sólo faltaría) pero me parece esperpéntica la situación de algunos. Sonrientes en fotografías colgadas en la sala de profesores enfundados en sus maravillosas camisetas reivindicativas y, a la hora de actuar, permanecer en la inanición. Y, curiosamente, algunos que nos hemos negado a llevarla por no gustarnos esto del paripé, ser criticados. Esto de mi colectivo es raro, raro, raro.

A mi esto de la boquilla no me va. Esto de estar de acuerdo con posicionamientos y no posicionarse cuando toca se me escapa. Esta falta de coherencia me descoloca. Debe ser que no quiero cuestionarme muchas cosas.

Tengo muy claro que somos un colectivo muy extraño. De compañerismo inexistente y un trabajo cada vez más neutro. Donde el posicionarse en voz alta está mal visto (sea en cualquier sentido). De pequeños corrillos que critican y cuando toca hablar sobre el problema permanecer en silencio. Donde muchos se están vendiendo al mejor postor por cuestiones personales.

Esto de las huelgas que incluyen colectivo docente (por ser sectoriales o generales) es un auténtico esperpento. Y lo de mañana no va a ser una excepción.

A propósito, me ha costado hilvanar un título… sólo faltaría tener que pensar en una foto para ilustrar esta nueva incoherencia literaria.

1 Comment

  1. Así es, somos un colectivo extraño que, en general, no termina de sentirse “clase trabajadora”. Aunque la necesidad nos ha empujado a ello, muchos de nosotros no entendemos todavía esa manía del obrero por ocupar la calle cuando se enfada, o ponerse al tres por dos en huelga. Ya conoces la pregunta de quienes se esconden y prefieren que otros luchen por ellos: ¿no hay otra manera de protestar que no sea la huelga? Aún así, algo parece estar cambiando en los claustros. Yo sí iré a la huelga, claro. Aunque no te interese, te cuento por qué: http://iessecundaria.wordpress.com/2012/11/08/por-que-debo-ir-a-la-huelga-el-14n/

    Reply

Deja un comentario

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email 0 0 Flares ×