El 94% de los estudiantes de secundaria israelíes usa el móvil en el aula (Estudio)

65 Flares Twitter 33 Facebook 19 Google+ 12 LinkedIn 1 Email -- 65 Flares ×

movil_clase1Siempre he sido alguien muy reacio uso de los teléfonos móviles en el aula. Considero que los móviles, ni son una prioridad, ni están nuestros alumnos ni la mayoría de docentes preparados para su uso. El estudio que se ha publicado hace bien pocos días por la Universidad de Haifa me confirma mis impresiones. En el mismo se vierten, con datos concretos procedentes de un estudio académico, las mismas dudas que he expresado desde que algunos están postulando por la introducción de estos dispositivos sin restricciones en el aula.

Un estudio del cual os cuelgo sus conclusiones (traducidas del original -en inglés-):

Un 94% de los alumnos israelíes de secundaria usan sus teléfonos móviles durante la clase. Sólo el 4% ha declarado no usar sus teléfonos a lo largo de la clase. También se encontró que en las clases con mayor número de docentes permisivos con su uso, el uso del móvil fue menor que en las clases donde existía una estricta disciplina. Los “estudiantes usan sus móviles para navegar por internet y acceder a las redes sociales, escuchar música, hacer fotos, jugar a juegos, y enviar mensajes de texto e imágenes”, señalan los investigadores. “En base a nuestros resultados, no hay casi ningún momento durante cualquier clase en que algún alumno no está utilizando su teléfono móvil.”

Aunque la gran mayoría de los estudiantes de secundaria en Israel tienen teléfonos móviles, la extensión de su uso nunca había sido examinado en profundidad. Este nuevo estudio trató de determinar el alcance del uso, tipos de uso, cuándo se utilizan (en las clases), y si existe una correlación entre el uso de teléfonos móviles en clase y el tipo de disciplina que impone el profesor en el aula. El estudio, que se realizó en la Universidad de Haifa de Ciencias Políticas por el Dr. Itai Beeri y Daniel Dana, una estudiante de predoctorado, incluyó a 591 estudiantes en los grados 9-12 y 144 profesores de diferentes materias en tres escuelas secundarias judías. La identidad de los participantes y las escuelas no han sido revelados.

Los usos más comunes:

Como se ha señalado, el 94% de los alumnos admitieron que lo usaban frecuentemente para el acceso a redes sociales o sitios de intercambio de archivos (tales como Facebook y YouTube) durante la clase. Un 95% de los alumnos para tomar fotografías o hacer grabaciones en clase con fines no académicos, y el 94% para enviar mensajes de correo electrónico y mensajes de texto, el 93% escuchaba música durante la clase y el 91% en realidad hablaban usando sus móviles durante la clase (por diferentes sistemas).

Los investigadores también trataron de determinar la frecuencia de uso de los estudiantes durante la clase de teléfono móvil (desde “nunca” a “muy a menudo”). Los datos indican que, en promedio, cada alumno usa un teléfono móvil en el 60% de sus clases.

“Lo que llama la atención es el elevado uso de la interacción y funciones multiusuario (juegos y demás); algo que puede ser muy perjudicial durante el transcurso de la lección, y que tiene el potencial de perturbación a largo plazo, continuo y acumulativo. Sus daños superan con creces los límites físicos del aula o en el tiempo que pasan en la clase”, anotaron los investigadores. También declararon que “el daño potencial derivado del uso excesivo del teléfono móvil durante la clase arroja una sombra sobre todo el sistema educativo, en el ambiente escolar, los logros educativos de la clase, en la experiencia del alumno en el aprendizaje propio y en el agotamiento del profesor tener que lidiar con los problemas de disciplina en la clase. “

¿El maestro o la materia de clase?

Los teléfonos móviles son de uso más frecuente en las clases de humanidades que en las clases de matemáticas y ciencias, y la dificultad de los temarios (en materias como matemáticas o Inglés, que tienen mayor nivel de clases), el uso del móvil decae. La edad también influye en el uso de teléfonos móviles: 10 º grado utilizan sus teléfonos en la clase con mayor frecuencia, mientras que en el grado 12 lo usan menos. El uso de teléfonos móviles en la clase baja cuando el profesor tiene más experiencia, pero el género del docente (que sea hombre o mujer) no tiene ninguna influencia sobre el uso en la clase de teléfono.

Los investigadores también intentaron determinar si existía una relación entre el estilo de disciplina de un maestro (según lo informado por el propio docente) y el alcance del uso de teléfonos móviles en sus clases (según lo informado por los estudiantes). Por sorprendente que parezca, en clases donde el profesor era más permisivo (“No creo que los estudiantes tienen que obedecer las reglas y normas de comportamiento sólo por alguien que tiene autoridad”), el uso del móvil fue menor, mientras que los estudiantes con un profesor más duro (” Cuando les digo a mis alumnos lo que debe hacer, espero que lo hagan de inmediato, sin hacer preguntas “), el uso de teléfonos móviles aumenta.

“Los datos de las investigaciones muestran que el uso de teléfonos móviles durante la clase se ha convertido en rutina“, dijeron los investigadores. “Incluso si el uso a nivel individual es sólo ocasional, en la unidad estándar de aprendizaje – una clase de 30 a 40 alumnos -, en casi todas las clases la mayoría de los alumnos están utilizando sus teléfonos móviles de alguna manera. En cualquier momento dado, por lo menos algunos de los alumnos están utilizando sus teléfonos celulares, y no hay docente que no ha sido forzado a hacer frente al fenómeno de uso del teléfono móvil por ser el mismo perturbador. “

Ya sé que los estudios dependen de la visión sesgada de quien los lea, pero siempre es interesante contar con una base sólida para hablar con propiedad del uso de los teléfonos móviles en el aula. Un tema que siempre va a tener sus defensores y detractores. Un tema, como todos los relacionados con el ámbito educativo, más complejo de lo que pueda parecer a simple vista.

Comments

  1. Robert says

    Hola, no se pueden poner “puertas al campo”. El uso de smartphone es una realidad que los docentes no pueden ningunear. La clave está en redirigir los usos que actualmente se les da por parte de los alumnos y aprovechar su potencial dentro y fuera del aula. Es algo todavía complejo y quizás nos falta formación y en algunos casos motivación para implementar esta herramienta (para mí valiosa). Es significativo que exista un mayor uso en clases de docentes con un estilo disciplinario más férreo y en clases aburridas. Creo que hablar de “base sólida para hablar con propiedad del uso de los teléfonos móviles en el aula” por este estudio es arriesgado. Pero como bien dices la visión sesgada está siempre en la persona que los lee.

  2. says

    Quizás se trate de aplicar el sentido común y nuestra propia experiencia. Si en mis años de adolescencia hubiese tenido una NES en el aula, no atendería ni siquiera en las clases que me interesaban. Mis propios alumnos suelen consultar el twitter (por cierto, si vieseis a quienes siguen, vaya erial), tuenti y el whatsapp (y no, no soy un profesor de los férreos, pero la materia es complicada). En mi opinión, el hecho de que exista una herramienta útil en otros contextos no implica de modo necesario que se tenga que utilizar en el aula. La lista podría ser desopilante.

  3. says

    Soy de los que defiendo el uso de los móviles. En mi centro está aprobado su uso educativo y curiosamente hay menos problemas, quejas, retiradas de móviles que antes de estar aprobada esa norma. Creo que los dispositivos móviles deben tener su uso en educación, pero además debemos educar en su uso, pues tienen peligros y claros. Si no educamos en un buen uso y en sacarles partido real, quién lo va a hacer. Quizás es esa una de nuestras mayores funciones que da sentido a una educación en la era del conocimeinto y las nuevas tecnologías.
    Gracias por tu reflexión.
    Un saludo

Trackbacks

Deja un comentario