El Informe Horizon o cómo predecir lo impredecible

Hace un par de días el INTEF (Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado) publicó en su blog un artículo sobre el Informe Horizon. Un informe que, para quien no lo sepa, se trata de un documento donde se identifican y describen las nuevas tecnologías que están llamadas a tener un gran impacto en la enseñanza, el aprendizaje, la investigación y la expresión creativa en la enseñanza universitaria en los próximos años. Un informe elaborado por New Media Consortium (NMC) y EDUCASE Learning Initiative (ELI).

El documento anterior no tendría la mayor importancia si no fuera porque en ámbitos de política educativa (es decir, los que deciden sobre cuestiones legislativas) se considera como un informe de referencia. Un informe que, en muchos casos, se usa para justificar una determinada línea de actuación en relación con las nuevas tecnologías, o bien para lanzar determinados globos sonda (en el peor de los casos en forma de experimento de consecuencias demoledoras).

Éste último año, según el resumen que nos ha suministrado el Ministerio desde el INTEF, nos advierte de la aparición de las tecnologías que aparecen en el gráfico que os cuelgo a continuación.

horizon_2013-300x211
Fuente: INTEF

Unas tecnologías que van desde las de “supuesta” aparición más inmediata (como es el caso de los MOOC y de las tabletas), hasta llegar a una impresión 3D o el uso de tecnología portátil (como sería el caso de las Google Glass, por poner un ejemplo). Eso sí, ello pasando por la gamificación y las analíticas de aprendizaje (en lenguaje entendible… analizar qué resultados obtiene el alumno, como usa los medios y, posteriormente, adaptar las estrategias a los resultados obtenidos).

No tengo muy clara la supuesta capacidad de “pitonisos” que tienen algunos organismos en relación con la tecnología. Una capacidad que, revisando los informes Horizon de años anteriores (año 2004 y año 2012) es un poco parecida a la de los que echan las cartas en televisión. Una capacidad que demasiados organismos educativos, por diferentes motivos, están dando por válidas. Una validez que, al ser otorgada tan alegremente, puede llegar a influir sobre los modelos de aprendizaje. Unos modelos de aprendizaje (los universitarios) no lo olvidemos, más supeditados a sobrevivir con éxito al despropósito del Plan Bolonia, que a la implantación de la tecnología que, supuestamente, debe irse adaptando en el aula.

A propósito, no me gustaría dejar de remarcar que la mayoría de la tecnología que, presumiblemente, se va a ver (según informe) de forma masiva en las aulas universitarias, está muy relacionada con determinadas empresas. ¿Tendrá lo anterior algo que ver con las predicciones que se están realizando en dicho informe? Unas predicciones que, por cierto, casi nunca se cumplen.

Comments

  1. says

    Si en el bachillerato no se les alecciona, seran analfabetos digitales. De todas formas alguno ya aprendera a obtener el titulo en la impresora 3D, firma del Rey incluida.Se te lee, animo.

Deja un comentario