El método YPD, la versión educativa de Hermano Mayor o Pesadilla en la Cocina

Este próximo curso las aulas de Castilla-La Mancha van a ser pioneras en la experimentación de un método que, supuestamente, permitirá potenciar el talento de sus alumnos. Un método “revolucionario” que, al igual que algunos programas de televisión y usando un sistema muy parecido al de los boy scouts (u otras organizaciones similares), conseguirá trasladar algo que la empresa hacía en campamentos de verano a las aulas de dicha Comunidad. Un experimento que, presumiblemente, va a exportarse al resto del territorio y va a ser capaz de “revolucionar y mejorar el sistema educativo hasta conseguir la excelencia”.

El método se llama YPD. Un método basado en cuatro pilares:

  • Energía (equilibrio de cuerpo y mente)
  • Creatividad
  • Comunicación
  • Liderzago (liderar la vida y gestionar la influencia sobre los demás)

Algo que, tiene un maravilloso vídeo de presentación muy bien elaborado donde se vierten, de forma general (no sea que se enseñe algo del método y se pierdan los beneficios económicos de su aplicación) los principios de rigen dicho método, junto con la opinión de alguno de los alumnos que han participado en campamentos anteriores.

Resultan extraordinarias algunas de las afirmaciones que vierten los alumnos en el vídeo de presentación. Afirmaciones como que “tiene todo lo que el sistema educativo no tiene” y “permite sacar el verdadero yo”. Algo que me suena demasiado a dos de los programas con más share de la actualidad… esa Pesadilla en la Cocina o el mediático Hermano Mayor donde se venden las miserias de un/una joven con problemas que, gracias a la intervención del coacher, consigue en poco tiempo reconducir su vida.

Sorprende la facilidad con que las administraciones educativas se apuntan a estos experimentos. Unos experimentos que, más allá de unos vídeos y de alguna de las charlas (muy parecidas a los telepredicadores americanos de los que muchos tanto nos reímos) que se pueden ver en Youtube de su fundador, Franco Soldi, genera sensaciones muy desagradables.

Subvencionar con el dinero de todos métodos educativos detrás de los cuales hay perfiles bastante curiosos (empresarios, opinólogos del diario ABC o El País, locutores de la COPE y de La SER, exdirectivos de Microsoft, cargos en el Corte Inglés y otras multinacionales, etc.) donde, por cierto, no existe ningún docente de primaria ni de secundaria hace dudar (y mucho).

No compro métodos revolucionarios en Educación. Aún menos después de quince años batallando en aulas, en diferentes cursos y con diferentes perfiles de alumnos. Los vendedores de humo me repelen, pero los que propugnan recetas milagro para salir del estancamiento educativo y se financian con dinero público, me dan mucho miedo y bastante asco.

  • Raimundo Rubio

    Otra comunidad que cuando le den los resultados de Pisa 2009, se preguntará porque su alumnado no sabe leer, pero igual el guru se lo soluciona con un coaching “ad hoc”, que se lo aplique la jefa del frente de juventudes Cospedal.

  • MIguel

    Si lo cierto es que la educación está muy bien tal y como está, se nota en los resultados y sobre todo en la sociedad,…se ve que tienes vocación de ayudar a tus alumnos a crecer.
    Menos mal que no todos los profesores somos iguales. Yo aplaudo esta iniciativa!