¿Es necesario ponerse a la cabeza de la moda MOOC?

67 Flares Twitter 29 Facebook 31 Google+ 7 LinkedIn 0 Email -- 67 Flares ×

Creo que en nuestro país nadie sabe encontrar el término medio. Aún menos cuando hablamos sobre temas educativos. De no tener ningún equipo informático en las aulas, se distribuyen cientos de miles de netbooks, PDI y otros maravillosos ungüentos en las aulas sin ningún tipo de pilotaje previo para ser los más innovadores. Innovadores del gasto supongo, ya que los resultados no parecen demostrar las bondades de dicho desembarco. Un desembarco que, curiosamente, también se ha dado en otros países con problemas educativos similares al nuestro. Ahora llega la moda de los MOOC. Estos cursos masivos y abiertos que muchas organizaciones y Universidades están distribuyendo por doquier. Es raro encontrar una Universidad o “centrucho” (admitidme mi patada a la RAE) educativo que no esté difundiendo sus experiencias con estos cursos. la UPV, la Universidad del País Vasco, etc. son algunas de las Universidades que están ofreciendo tamaño regalo en sus páginas web pertinentes.

Cientos de MOOC que avalan la apuesta de algunas organizaciones hacia un modelo de distribución freemium (muchos son gratuitos pero para el certificado te obligan a pagar) que, para algunos, va a permitir solucionar determinados problemas económicos que adolecen en esta época de crisis (en cuanto a subvenciones recibidas).

¿Es realmente necesario, con los problemas que existen en el ámbito universitario de nuestro país, pretender ser los más innovadores en un modelo educativo que ni tan sólo ha empezado a poder ser analizado en cuanto a resultados? ¿Conviente, tal como se demuestra en el siguiente gráfico (desactualizado pero actualmente las diferencias serían superiores), posicionarse como el país donde más MOOC se liberan?

Fuente: Observatorio MOOC

Fuente: Observatorio MOOC

No me genera ninguna satisfacción subirme al carro de la modernidad educativa antes que países con solvencia probada en el ámbito educativo. Esto de aparentar y ser la locomotora de algo que no tenemos ni pajolera idea de como va a ir evolucionando significa apostar por algo muy peligroso.

Esto de los MOOC, al igual que lo del 2.0 en su momento (ahora que ya parece que cede el ansia de hablar de ello por estar pasado de moda) me parece otro soberano bluff. No un bluff el modelo educativo que subyace de la liberación de cursos abiertos. Un bluff todo lo que lleva asociado un paradigma que va a permitir a cuatro sacarse las charlas y conferencias de rigor, a algunas Universidades adquirir fondos para llenar sus arcas cada vez más vacías y, a muchos otros posicionarse (por interés o creencia)  en la cresta de la ola de la supuesta innovación educativa. Lástima que nadie, dentro de la vorágine que supone lo anterior, esté pensando en lo realmente necesario… en mejorar la Educación de este país.

Comments

  1. luis moreno says

    Genial artículo, aunque siento discrepar.
    Ser pioneros en el área MOOC nos puede dar muchísimos resultados siempre que se hagan bien las cosas, y cuando digo bien quiero decir que un MOOC no es una clase tradicional grabada y subida a youtube, sino una adaptación metodológica real.

    Pensemos que los MOOC son el futuro, quizá no sustituyendo a la educación, pero sí complementándola. ¿Es una locura pensar algo así cuando Stanford, MIT, Harvard, o Yale están apostando por este modelo? Lo que es de locos es pensar que Google apostaría por un producto que no tiene futuro invirtiendo directamente en este tipo de iniciativas como Kahn Academy, o incluso desarrollando su propia plataforma.

    Por ser breve, creo que ser pioneros y líderes en Europa (¡por primera vez en nuestra historia!) en algo tan relevante tecnológicamente como los MOOC es un motivo de satisfacción, y que nos confiere una mayor capacidad de análisis para seguir siendo líderes. Alemania, Francia o Italia cometerán los mismos errores que nosotros (ese bluff del que hablas), pero un año después. Para entonces, esperemos que España haya consolidado su oferta, y haya avanzado hacia la segunda etapa de los MOOC.

    De no ser así, tendré que volver y darte la razón, y diré: lo que era un gran proyecto lo convertimos en una burbuja.
    Un abrazo!

    • says

      La acepción de nuevos modelos o dinámicas educativas es algo que en los últimos tiempos me está generando muchas dudas. Son muchos los “iluminados” (en buen y mal sentido) que sacan teorías pedagógicas y soluciones milagro a los males del sistema educativo actual. También son muchos los que aceptan dichos supuestos milagros, sin ninguna base científica ni experiencia demostrada, como maná salvador. Me cuesta cada vez más casarme con algo sin haber probado la efectividad de esa alianza.

      No creo que los MOOC sean el futuro. Son un modelo de distribución masiva de información (normalmente contenidos en encapsulados dispares -entre los que se incluye fundamentalmente el vídeo-) que están vendiéndose como algo realmente revolucionario. Que lo vendan Universidades de supuesto prestigio me importa bien poco. Lo que me importa es que los alumnos que los estén probando estén satisfechos con la experiencia (curiosamente, los primeros datos arrojan tasas de abandono muy altas y resultados dispares).

      Ser pioneros en algo (como por ejemplo en número de dispositivos móviles, número de PDI, smartphones en la población, líneas ADSL e, incluso billetes de 500 en circulación) no siempre es positivo. Lo positivo es ser pioneros en mejoras educativas reales y no en innovaciones de dudoso resultado.

      Yo también espero que estemos acertando (a pesar de dudarlo) en esto porque de “burbujas educativas” creo que ya estamos agotando el cupo.

Trackbacks

Deja un comentario