Estrategias para la mejora de la integridad en los aprendizajes en línea

Últimamente se están poniendo de moda los métodos de aprendizaje en línea. Aprendizajes ofrecidos por centros de mayor o menor prestigio que, en muchos casos y sin ningún tipo de presencialidad, están otorgando titulaciones homologadas a sus alumnos. Titulaciones que permiten su obtención de una forma muy fácil usando métodos poco éticos. Métodos que van desde la compra de los trabajos a entregar a “personas o entidades” que se dedican a ello (sólo hace falta rebuscar un poco en nuestro buscador favorito) hasta el plagio de trabajos que se hallan dispersos por la red de otros centros educativos o países. Es muy fácil que cuele. Demasiado.

Por ello es interesante el documento que adjunto. Una traducción de la lista de las mejores estrategias basadas en las “Políticas institucionales, estrategia y prácticas del curso de diseño para promover la integridad académica en la educación en línea”, producido por WCET en colaboración conjunta con el campus de la Universidad de Texas y el CCI.

Contexto institucional y compromiso

  • Establecer una política del centro educativo para favorecer la integridad académica donde se incluyan las responsabilidades del estudiante
  • Demostrar un compromiso institucional con la aplicación de la política académica y apoyar a los docentes en el manejo de los asuntos que se refieran a la integridad académica dotando a los mismos de herramientas para dar por válidas y veraces sus actuaciones
  • Hacer que la información sobre la integridad académica sea fácil de encontrar en el entorno de trabajo virtual y en el propio centro educativo
  • Incluir instrucciones éticas en el currículum y/o materia concreta
  • Abordar la integridad académica en los programas de orientación a los estudiantes y eventos (charlas, conferencias, seminarios, asesoramientos, etc.)
  • Animar a los docentes y alumnos a colaborar en la detección de violaciones de la integridad académica (plagio de trabajos, suplantación de identidad, etc.)
  • Suministrar a los alumnos una contraseña segura para acceder a los cursos en línea y a los recursos relacionados (discusiones, tareas y evaluaciones)

Currículum e Instrucción

  • Indicar la integridad académica o, en su caso, la política de honestidad (ética) académica dentro del entorno virtual de aprendizaje y discutir sus puntos más importantes sólo empezar el curso
  • Exigir el compromiso del estudiante con la política de integridad académica (lectura y firma de acuerdos, incluir temas sobre cómo evitar el plagio, remitir un correo con las especificaciones éticas y las consecuencias de su incumplimiento, etc.)
  • Seleccionar tareas y actividades de aprendizaje que exijan un trabajo continuo por parte del estudiante. Intentar personalizar al máximo dichas tareas y actividades para centrarlas individualmente en el alumno (interesante tareas diferentes para pequeños grupos)
  • Proporcionar a los estudiantes un curso o una lección (tema) sobre habilidades de investigación o estudio. Trabajar con los otros docentes del curso para diseñar las tareas y preparar materiales sobre las técnicas de plagio y la investigación. Enseñar lo que se debe y no debe hacer en la entrega de tareas. Incidir sobre las técnicas de detección de los plagios y otras trampas para que el estudiante sepa que si quiere ser poco honesto no lo tenga fácil
  • Incluir la opción, a petición del docente, de incorporar evaluaciones alternativas (pudiendo las mismas ser realizadas de forma presencial en caso de dudas sobre la honestidad del alumno)
  • Seleccionar actividades relacionadas para ampliar cuestiones tratadas en el curso. Favorecer la continuidad del aprendizaje para hacer imposible la compra de material concreto por ser trabajos sin final programado
  • Exigir la participación en foros para tratar sobre los temas del curso. Incorporar en esa petición la posibilidad de establecer videoconferencias docente-alumno o grupales para que se vaya observando el aprendizaje real del alumno y si el mismo se corresponde con sus trabajos entregados y calificaciones

Servicios del centro educativo

  • Incorporar estrategias académicas de integridad en el desarrollo profesional de los docentes
  • Publicar estrategias académicas y las políticas de integridad que le serán propias
  • Publicar directrices para el manejo de las infracciones individuales de los alumnos
  • Asignar un servicio para la defensa de los derechos del alumno acusado de falta de integridad. Servicio, formado por docentes y representantes de alumnos, que permitirá dirimir las consecuencias de dicha infracción
  • Utilizar un servicio de detección de plagio
  • Mantener disponibles para su consulta en abierto de todos los trabajos presentados año tras año para así poder detectar rápidamente plagios

Servicios de apoyo al estudiante

  • Definir la integridad académica y el engaño. Explicar con claridad lo que se considera un comportamiento deshonesto e inaceptable
  • Proporcionar información y ejemplos para ayudar a los estudiantes a entender la diferencia entre colaboración en las tareas y engaño. Enseñar el uso adecuado de las citas
  • Indicar la cantidad de colaboración admisible en cada tarea
  • Indicar claramente lo que se pide a los alumnos en cada una de las tareas y el aprendizaje global que deberá ser asumido antes de obtener la certificación
  • Proporcionar una hoja de estilo o un manual sobre las políticas de integridad del centro educativo
  • Indicar claramente el sistema de evaluación y sus alternativas en caso de sospecha de malas praxis
  • Indicar y marcar los plazos de finalización de las actividades (posibilidad de flexibilizar los mismos al tratarse de aprendizajes online)

Evaluación

  • Proporcionar rúbricas o criterios específicos de evaluación para cada tarea al inicio del curso a los alumnos para que ellos puedan comprender la forma en que serán calificadas
  • Capacitar a los docentes en el entorno virtual para, de esta manera, poder reducir las posibilidades de infracción de los alumnos. A mayor capacitación en la plataforma, mayores posibilidades de aumentar la sensibilidad ante la falta de honestidad de los alumnos tramposos
  • Aclarar que los estudiantes con discapacidad o limitaciones puntuales (hospitalizaciones, etc.) que soliciten, por ese aspecto, una modificación del sistema de evaluación (más tiempo para realizar exámenes y cuestionarios, cambio de días de evaluación, etc.) deberán ser identificados con la documentación pertinente
  • Cambiar los elementos de evaluación cada nuevo curso (o, en caso de repetirse la materia en varios trimestres o cuadrimestres, cambiarlos cada vez que entra un nuevo grupo de alumnos)
  • Hacer hincapié en las tareas que requieren un trabajo escrito y la resolución de problemas
  • Usar un amplio abanico de herramientas de evaluación (documentos de preguntas y respuestas, cortas y largas, redacciones complejas, etc.)
  • Fomentar la auténtica obra escrita mediante la petición a los alumnos de una correcta cita de todo el material entregado (con sus fuentes)
  • Evaluar el proceso de investigación y el producto. Importante llevar un control en el caso de trabajos complejos de la evolución del trabajo de los alumnos

Y, lo que es más importante para conseguir detectar esa integridad de lo que nos están entregando nuestros alumnos en esos cursos online es tener en cuenta lo siguiente:

  • Ver si lo que nos entregan se lee como un artículo de una enciclopedia, periódico o experto en la materia
  • Buscar incoherencias en el trabajo (incorporación de frases extrañas, referencias muy antiguas, se refiere a hechos del pasado como actuales o utiliza jerga)
  • Comparar las intervenciones en los foros con los trabajos entregados (a nivel de vocabulario y conocimientos)
  • Verificar las referencias y comprobar si las mismas se hallan bien citadas

Unas ideas que nunca llegarán a sustituir el sentido común y la experiencia de los docentes que se hallan impartiendo los cursos. Una experiencia que hará que las detecciones de las malas prácticas se detecten muy fácilmente.