Evolución de la tecnología en el ámbito educativo

221 Flares Twitter 108 Facebook 70 Google+ 24 LinkedIn 19 Email -- 221 Flares ×

Cada año, la compañía Gartner publica un gráfico que analiza el impacto de las tecnologías en los diferentes niveles de la sociedad. Unos gráficos realmente curiosos, ya que demuestran la evolución de las principales tecnologías (con unos picos de expectativas). Una evolución que demuestra la magnificación del uso de determinadas herramientas y productos tecnológicos hasta llegar a producirse su uso habitual (o de producción).

2012Emerging-Technologies

Gartner’s 2012 Hype Cycle

Si lo anterior lo trasladamos al ámbito educativo, nos damos cuenta de que quizás las expectativas son altas pero, la capacidad de cansancio y uso habitual de esas nuevas tecnologías (de potencial uso en el aula) nos describen una curva decreciente y, el modelo industrial de producción que subraya la compañía anterior, queda sustituido por un modelo de abandono y sustitución.

Por tanto resultaría de interés entender el porqué de esas diferencias respecto a entornos empresariales (en cuanto al uso de las nuevas tecnologías). No es concebible que las herramientas y equipamientos tecnológicos nunca consigan llegar, más allá de su primera campaña de mercadotecnia, a ser de uso habitual en el aula. No se puede llegar a entender el despilfarro en recursos tecnológicos que se está dando en el ámbito educativo y, aún menos, cuando se observa en el gráfico anterior que lo “normal” es la evolución hacia usos masivos de los mismos en unos períodos que ya hemos sobrepasado en muchas herramientas que se han distribuido de forma muy alegre en las aulas de nuestro país. Es algo a analizar de forma coherente y completa (más allá de estudios sesgados). Es cuestión de entender de una vez la causa de que la introducción de las nuevas tecnologías en el aula se quede, con suerte y para la mayoría de docentes, como algo desconocido de grandes expectativas pero con la imposibilidad de que sean usadas de forma masiva y productiva en el aula.

Las herramientas y los modelos educativos basados en la tecnología, cuando la propia sociedad lo está requiriendo, son algo anecdótico en las aulas de nuestro país. Más allá de los usos habituales y de la sustitución del lápiz y el papel por netbooks (que, curiosamente, a partir del segundo año -cuando se ha acabado la garantía- están siendo sometidos a reparaciones masivas, por mal uso y capacitación de los alumnos en su uso) no hay ninguna tendencia apreciable donde se permita intuir un cambio de modelo. Un paradigma que, por necesidades u obviedades del guión, se está quedando en la fase de generar expectativa y posterior desilusión para la mayoría de miembros de la comunidad educativa.

Trackbacks

  1. […] Cada año, la compañía Gartner publica un gráfico que analiza el impacto de las tecnologías en los diferentes niveles de la sociedad. Unos gráficos realmente curiosos, ya que demuestran la evolución de las principales tecnologías (con unos picos de expectativas). Una evolución que demuestra la magnificación del uso de determinadas herramientas y productos tecnológicos hasta llegar a producirse su uso habitual (o de producción). Si lo anterior lo trasladamos al ámbito educativo, nos damos cuenta de que quizás las expectativas son altas pero, la capacidad de cansancio y uso habitual de esas nuevas tecnologías (de potencial uso en el aula) nos describen una curva decreciente y, el modelo industrial de producción que subraya la compañía anterior, queda sustituido por un modelo de abandono y sustitución.  […]

Deja un comentario