Habilidades vs Titulaciones

195 Flares Twitter 76 Facebook 91 Google+ 16 LinkedIn 12 Email -- 195 Flares ×

Desde la Fundación Bill y Melinda Gates se está postulando por alentar a las empresas a dejar de lado la exigencia de determinados títulos oficiales en su búsqueda de candidatos y apostar por la selección basada en competencias y habilidades. Algo que choca con la estrategia mayoritaria de los oferentes de empleo. Oferentes que exigen una titulación oficial cada vez de mayor entidad para optar a sus puestos de trabajo.

Su línea argumental se basa en que en la sociedad actual ya no funciona el sistema de las titulaciones. Un sistema que está dejando fuera del mundo laboral a gran cantidad de jóvenes que, por diferentes motivos, no han podido acceder a las mismas. Una parte de los cuales está mucho más capacitado para ocupar un determinado puesto de trabajo que alguien que posee bajo el brazo su titulo oficial. Un título oficial que, con la explosión de centros que ofrecen los mismos, hace que en muchos casos la obtención del mismo no demuestre ningún tipo de valor para el futuro postulante de empleo. Titulaciones que, cada vez más, se convierten en papel mojado a la hora de medir las competencias profesionales de quien lo posee.

the_new_world_of_work_innovate_educateUnos postulados que, desde Innovate+Educate, se traducen en lo siguiente:

1. Las habilidades personales deben ser universalmente reconocidas como mérito a la hora de optar a un trabajo. Es importante considerar, más allá de las titulaciones, las capacidades de los demandantes de empleo. Capacidades que deben ser contrastables y que jamás deben ser excluidas de un proceso de selección

2. Las habilidades cognitivas deberían servir para medir la eficacia de un futuro empleado. Según sus investigaciones, se demuestra que las habilidades cognitivas son hasta cinco veces más efectivas que los títulos universitarios o la experiencia.

3. Si se contratara mediante la observación de las habilidades, ello permitiría seleccionar a personas con gran talento. Se ha demostrado que, a pesar de no tener ningún tipo de titulación, hay una gran cantidad de personas con un talento que no debe despreciarse. Un talento que, en muchos casos, se halla por encima de aquellos que sí la tienen.

4. El cambio no puede venir sin una implicación global. Hasta que todos los integrantes del sistema actual (gobiernos, empresas e industria, comunidad educativa, organizaciones no gubernamentales, etc.) no se planteen la posibilidad de valorar a las personas por sus capacidades y habilidades de forma global, no hay posibilidad de cambio.

5. Los oferentes de trabajo deben impulsar el cambio de sistema de contratación. Los criterios mediante los cuales se contrata han de cambiar los perfiles demandados (muchos con la exigencia de titulaciones), por modelos que faciliten la incorporación de los más hábiles y competentes.

Un sistema que revolucionaría todo el sistema educativo. Un sistema que permitiría centrarse en las potencialidades de las personas y, más allá de papeles que lo único que demuestran, en muchos casos, es la capacidad de hincar los codos, permitiría una selección de los mejores para cada puesto de trabajo y la no exclusión de los más desfavorecidos (que no pueden pagarse la formación). Un sistema que rompería con la educación tradicional, permitiendo que la misma se adaptara a las necesidades personales y a la explotación de todas esas habilidades que se descuidan habitualmente.

¿Es lógico apostar por un modelo de habilidades frente a un modelo de titulaciones? ¿Alguien cree posible que romper el modelo educativo actual, plagado de intereses poco educativos, sería fácil?

 

 

7 Comments

  1. Creo Jordi, que es lo que algunos venimos defendiendo des de hace muchos años, en mi caso toda la vida luchando por ello y des de el 2005, con mi E-learning-Inclusivo, gracias.

    Reply
    • Una defensa que, lamentablemente, cada vez está chocando con la exigencia de mayores “papeles” para obtener un puesto de trabajo. Papeles (o sea, títulos) que cada vez garantizan menos la compentencia profesional o las habilidades del estudiante para incorporarse en el mundo laboral. Papeles, cuya obtención prima los criterios puramente memorísticos. El cambio de modelo educativo no va a llegar con un mayor número de estudiantes certificando, mediante títulos, sus supuestos aprendizajes. El cambio llegará cuando se valore la capacidad y habilidad por encima de cualquier papel firmado por los diferentes chiringuitos educativos (y aquí no hago diferenciación entre lo público -cada vez de deriva más preocupante- y lo privado -que sólo busca beneficios económicos-).

      La revolución educativa empieza por cambiar el sistema de forma radical. Los parches sólo sirven para mantener un statu quo dentro de un sistema que no funciona.

      Reply
  2. Quizás haya que valorar que en el nepotista y denigrante (para el trabajador) mercado laboral español lo que proclama Gates (mención aparte merece Teach for America, por cierto) llevaría a peores condiciones laborales: becas, contratos sin sueldo… hasta que se hayan “demostrado” esas habilidades. Esto llevaría precisamente a que solo los pudientes estuviesen en disposición de optar a esos puestos, consecuencia en apariencia contraria a lo que pretende Bill Gates.
    Quizás funcionase cuando al mercado laboral cualificado solo optaban aquellos procedentes de clases altas y los bien relacionados. En aquellos tiempos poco importaba que alguien tuviese o no un título. Puedes comprobar cuántos puestos de nivel alto en el ámbito informático están ocupados por personas de más de 50 años con la titulación que le requerirían a un joven. También se aplica esto a los directores de sucursales bancarias (en Galicia hemos visto unos cuantos casos en relación con la estafa de las participaciones preferentes y las obligaciones subordinadas), incluso al más alto nivel (el caso de CaixaNova es paradigmático).

    Reply
    • Creo que estás confundiendo el sentido del artículo y mezclando el trasfondo de las ideas de la fundación Gates con grupúsculos privatizadores que pretenden convertir la educación pública en mera asistencialidad (léase Teach for America). El mercado laboral está lleno de personas con título y, a ciencia cierta, queda muy claro que las personas cuyos padres tienen los contactos oportunos no van a tener problema en encontrar trabajo bien remunerado. No estamos hablando de ello. Estamos hablando de si las titulaciones garantizan competencia, de si los que no han tenido oportunidades de formación se les debe excluir del mercado laboral, de si realmente lo que prima en el sector educativo es un mercadeo de papeles más que de conocimientos.

      No se ha de mezclar oportunismo de algunos con potencialidades de medidas que abogaran por el reconocimiento de capacidades y habilidades. No es cuestión de pobres o ricos, es cuestión de valorar por lo que se sabe hacer más que por lo que unos dicen que sabe hacer. Y todos sabemos que esos “unos” siempre dicen lo que uno sea capaz de pagar o querer oír.

      Reply
      • No, no lo estoy confundiendo en absoluto. Lo que he escrito es que, independientemente de sus propósitos, la consecuencia inesperada podría ser una brecha mayor en el mercado español que la existente. Y sí, todo es cuestión de pobres o ricos. Imagina qué sucedería en ese contexto con jóvenes de clase baja. ¿Cómo podrían certificar su formación? Y ya sé que hoy en día hay pocos titulados superiores procedentes de clase baja (todo es cuestión de pobres o ricos), lo que afirmo es que en España ese otro método sería peor.

        Por otro lado, y ya en tono humorístico, en cierto modo esta propuesta me recuerda a la tira de los estándares de xkcd, http://xkcd.com/927/

        Reply
  3. Bueno, el que Bill Gates no haya sido capaz de terminar la universidad y que haya tenido la oportunidad de conocer a personajes talentosos que le fueron enseñando el camino de los negocios en la industria del software, no significa que la ciencia se reduzca a trabajar en forma empírica. El mismo Gates debería de saber que los ingenieros de mayor talento con los cuales trabajó y comercializó sus ideas necesitaron la titulación.

    No cabe duda que este nuevo modelo educativo que intentan promover los empresarios, está orientado a concebir al ser humano como un mero obrero, al cual conceptualizan como materia prima para extraerle sus talentos para producir dinero. ¿Qué hay de ramas como la filosofía, la Física, la Química, la Literatura, etc.? ¿Piensan estas personas como Gates que el mecánico de la esquina va a generar todo ese quehacer humano?.

    Reply
  4. Propongo describir al modelo educativo de “competencias” como el modelo que busca producir vendedores de aspiradoras o máquinas para hacer malteadas…no cabe ni la menor duda que para ello, todo lo que debes mostrar es la competencia consistente en poseer labia suficiente para engatuzar a los clientes, así como la capacidad para aguantar la friega de tener qué vender 20 aspiradoras a la semana…ese es el modelo de trabajador que intentan proponer Bill y Linda, y me imagino

    Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Almendralejo Digital | Habilidades vs Titulaciones - […] See on www.xarxatic.com […]
  2. Habilidades vs Titulaciones.- | Mauriciome... - […] See on www.xarxatic.com […]
  3. Habilidades vs Titulaciones.- | Garabatos - […] See on www.xarxatic.com […]
  4. Habilidades vs Titulaciones | Formateate.net - […] See on www.xarxatic.com […]

Deja un comentario

195 Flares Twitter 76 Facebook 91 Google+ 16 LinkedIn 12 Email -- 195 Flares ×