Maldito libro de texto digital

35 Flares Twitter 10 Facebook 18 Google+ 7 LinkedIn 0 Email -- 35 Flares ×
Fuente: applediario.com

Fuente: applediario.com

Sí. Maldito libro de texto digital. Maldita editorial que obligas a perder horas de trabajo de los docentes intentando instalar ese artefacto de penosa compatibilidad en los equipos de los alumnos. Maldita editorial que no piensas en que en los centros educativos cada vez es más habitual trabajar en sistemas operativos diferentes de Windows XP o Windows 7. Malditos.

No es de recibo vender libros de texto digitales (ya no entro en el tema de quién compra estos infames manuales) cuya principal característica es la incompatibilidad. Libros de texto imposibles de instalar en versiones actualizadas de Java. Libros de texto que, de digitales, lo único que tienen es la peor connotación de ese adjetivo. Libros que, por cierto, no funcionan ni bajo la última versión de Windows.

Hoy ha sido el último, que no único, caso. Una maravillosa editorial llamada Burlington Books que no está adaptada a los diferentes dispositivos del mercado. Una editorial, como muchas, que sólo se empieza a mover cuando las peticiones de los centros caen sobre su servicio de atención al cliente. Qué nula capacidad de previsión. Qué manera de justificar lo injustificable ofreciendo una “supuesta” solución una vez los centros se están quejando.

Reconozco que no es tan difícil, una vez se ponen manos a la obra, proceder a la instalación del libro (bueno, aún hay algunos alumnos que por tener una versión de Ubuntu de 64 bits que no han podido instalarlo). Reconozco que, con unas cuantas horas de trabajo, se puede llegar a instalar y solucionar los problemas que supone esa falta de compatibilidad del producto. Reconozco que, en demasiadas ocasiones, el dar clase se supedita a que la herramienta tecnológica (en este caso el libro de texto digital) funcione en condiciones. Qué bonita es la dependencia de la tecnología y de productos de dudosa calidad (no sólo tecnológica) en el aula. Qué bonito tener que llevar planes B, C o D preparados en la maleta.

No entiendo por qué las editoriales en lugar de subcontratar a los que redactan los libros y a los que montan la plataforma por separado no se dedican a incorporar en su plantilla a asesores pedagógicos y técnicos que trabajen colaborativamente. No entiendo que las cuestiones técnicas dependan de un departamento diferente de la de los docentes que los asesoran (eso, en caso que haya -es habitual no tener a ningún docente que ha pisado el aula más allá de aquellos a los que pagan por crear sus libros-). No entiendo que su falta de previsión esté ligada simplemente al cálculo de beneficios.

No me gusta el uso de materiales prediseñados que hacen muchos docentes. A pesar que lo anterior no me guste, tampoco es de recibo que haya editoriales que siempre estén detrás de las necesidades reales de los alumnos y docentes que van a usar sus productos digitales. Ni es de recibo, ni por mucho que se encuentren siempre motivos para justificarlo, que las cuentas de beneficio primen sobre la calidad del producto que ofrecen. Un producto que debería estar mejor diseñado (a todos los niveles) ya que ello permitiría, a medio plazo, un mejor resultado económico de la empresa. Un resultado económico que, lamentablemente, sólo se visualiza por muchas de esas empresas a muy corto plazo.

Trackbacks

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Fuente: applediario.com Sí. Maldito libro de texto digital. Maldita editorial que obligas a perder horas de trabajo de los docentes intentando instalar ese artefacto de penosa compatibilidad en los equipos de los alumnos. Ma…

  2. […] Sí. Maldito libro de texto digital. Maldita editorial que obligas a perder horas de trabajo de los docentes intentando instalar ese artefacto de penosa compatibilidad en los equipos de los alumnos. Maldita editorial que no piensas en que en los centros educativos cada vez es más habitual trabajar en sistemas operativos diferentes de Windows XP o Windows 7. Malditos.  […]

Deja un comentario