Medir la calidad educativa

Debo ser cada vez más descreído con los mecanismos de medición de la calidad educativa que propugnan diferentes organismos (OCDE, ARWU, QS, etc.). Muchos instrumentos de medida y demasiados rankings para situar el estado de la Educación de un país en listas, que se parecen demasiado a los programas de radio de la música más vendida.

Creo que la medición de la calidad educativa se está realizando donde no toca. No creo que sea cuestión de medir la calidad del sistema sobre los años donde se realiza la instrucción. No veo adecuada la medición de ningún tipo de parámetro sobre el sistema educativo reglado para poder usar los datos obtenidos para realizar cambios sobre el mismo. No tiene demasiado sentido medir un sistema educativo cuando lo que se trata es de medir la calidad del entramado social. De una sociedad que es el resultado de un sistema educativo concreto. Es allí donde debemos perder el tiempo realizando mediciones de calidad educativa. Es allí donde hemos de usar, extrapolando a realidades sociales, las dimensiones de las que nos hablan desde UNICEF. Unas dimensiones que nos van a marcar la calidad de la sociedad y, por tanto, la calidad del sistema educativo que ha llevado a la misma.

 Extrapolemos lo anterior a lo social. Hagámonos las preguntas que se nos plantean en el diagrama anterior.

  • ¿Tenemos una sociedad sana, bien alimentada y apoyada por la clase política con sus decisiones? ¿Es marginal la existencia de pobreza? O, ¿tenemos una bolsa de pobreza cada vez más extendida y unas personas cuyo principal objetivo es la subsistencia día tras día?
  • ¿Existe un ambiente saludable en nuestro país? ¿Existen los suficientes recursos e infraestructuras para satisfacer a la sociedad? ¿Existe un déficit de algún tipo de equipamiento? ¿El Estado dota de suficientes recursos a sus ciudadanos para que puedan disfrutar de un entorno donde dispongan de todos los servicios? ¿Existen unos servicios públicos de calidad?
  • ¿Se está dotando de la posibilidad de que la sociedad pueda realizar formación a lo largo de toda su vida? ¿Existe la posibilidad del acceso a la información y programas de calidad por parte de las clases menos privilegiadas? ¿Se potencian los eventos culturales o sólo aquellos lúdicos de consumo inmediato? ¿Se obliga a la reflexión? ¿Se comenta la situación actual del país y se proponen mejoras en las charlas entre las diferentes personas que forman parte de la sociedad de forma masiva? ¿Se sabe priorizar la importancia de determinadas noticias? ¿Qué elementos audiovisuales se consumen? ¿Qué elementos culturales se consumen? ¿Es accesible la cultura?
  • ¿Se permite la participación democrática de la sociedad en la toma de decisiones que les afecten? ¿Existen vías para que el ciudadano pueda sentirse parte de la mejora social? ¿Se facilitan los trámites administrativos? ¿Existe transparencia en la toma de decisiones del gobierno en aquello que afecte a sus ciudadanos? ¿Se potencian las redes sociales como mecanismo de comunicación entre los representantes políticos del país y sus ciudadanos? ¿Se trabaja de forma coordinada para un proyecto común?

Por tanto, más allá de evaluaciones sobre la etapa educativa reglada, convendría realizar un estudio sobre la sociedad y, en base al mismo, proceder a realizar los cambios que toquen en la vías para que los jóvenes pudieran incorporarse en una sociedad cada vez más abierta, cómoda y evolucionada. Una sociedad ideal que ha de ser el objetivo de todas las intervenciones que se realicen sobre el sistema educativo. Una sociedad que, a la postre, va a ser quien va a tener en sus manos la posibilidad de la mejora o empeoramiento de las condiciones de quienes la conforman.

  • http://eduktive.wordpress.com @eduktive

    Hola,

    Buen post pero creo que te equivocas. Las evaluaciones dejaron de medir la calidad educativa. Se venden como herramientas para mejorar esa calidad pero no para evaluarla. Evaluaciones de diagnóstico, PISA, TIMMS, PIRLS, etc no miden calidad en educación sino resultados y factores relacionados con esos resultados. Hay investigaciones que utilizan esos resultados de las evaluaciones para tratar determinar la calidad de una escuela o medir su eficacia (como el movimiento de eficacia escolar que apareció en los 60).
    Y la respuesta a las preguntas que haces es la misma: NO. Y aunque contestes que no a todas esas cuestiones sobre nuestra sociedad, seguro que en nuestro país hay escuelas que merecerían ese calificativo de “escuelas de calidad”

    Un saludo.

  • Pingback: Medir la calidad educativa

  • Pingback: Medir la calidad educativa | Cuéntamelo España

  • Pingback: Reflexión | Pearltrees

  • http://InstituciònEducativaTècnicaElPortachueloSantaRosadeViterboBoyacà Lilia Mireya Correa Perea

    L a calidad educativa no se puede medir, ni mejorar con desigualdad social, con desnutriciòn, hambre, miseria, violencia. Habrà calidad en Instituciones Educativas Estratos 4, 5,6,8… en donde los estudiantes y las familias y los colegios lo tienen todo.Pero,…. en las Instiutuciones, pobres, alejadas con muchos problemas, desprotegidos CÒMO LO VAN A LOGRAR? con palabrerìa’? con utopìas? Hay señora ministra su entorno es diferente, lo mismo que el del gobierno en pleno….nuncaq se solucionaràn estos problemas. Ademàs hay diferencias, a los colegios Urbanos les ayudan mucho. A LOS RURALES LES EXIGEN MUCHO Y POCO LES DAN, còmo se lograrìa asì la calidad, si no hay un aprendizaje y convivencia fàciles? D`+enos màs, muchas màs ayudas y seremos mejores,. Gracias.

  • https://twitter.com/jjcanido JJ

    A mí lo que me hace realmente gracia es la existencia de dos campañas paralelas de la administración en twitter: mientras los economistas del INEE no paran de adorar a Hanushek y poner alfombra roja a Wert y sus evaluaciones externas (que mejoran el rendimiento si este es identificado con aquello que es medido con evaluaciones parecidas, mira tú), en el INTEF se dedican habitualmente a la educación flower power y las experiencias “innovadoras”. ¿Ves tú algún modo de compatibilizar esas dos perspectivas?