¿Para qué queremos las TIC?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email 0 0 Flares ×

Que las TIC a estas alturas de la película no son la panacea educativa dudo que alguien lo discuta. Que se trate de una gran estafa, vendida como mejora educativa y avalada por algunos ¿expertos?, es algo que después de unos años de inversiones multimillonarias, precisamente en los países cuya economía está claramente en recesión y cuyos resultados educativos son más que cuestionables, también parece ser incuestionable. Hoy, sin ir más lejos, la presidenta argentina se congratula de la entrega de su netbook tres millones. Tres millones de máquinas basadas en circuitos electrónicos, de coste incalculable, repartidos alegremente en diferentes centros educativos bajo el paraguas de maravilloso maná.

 netbook3millargUn despropósito ilustrado cuyo coste económico va a ser desplazado por el enorme coste social que supone dicho reparto indiscriminado de cacharrería electrónica. Una cacharrería que, más allá de luces y artificios, se está usando para reproducir modelos educativos anacrónicos. Con el agravante de la pérdida de tiempo que supone digitalizar prácticas absurdas y repetitivas. Una pérdida de tiempo que se lleva gran parte del trabajo docente. Un tiempo irrecuperable. Un tiempo que, en Educación, es oro de muchos quilates.

Y, ¿ahora qué? Tenemos máquinas carísimas, tecnología de consumo y anulación de creatividad, alumnos enganchados a las mismas, centros educativos que se empeñan en no querer bajarse de un tren que va en mala dirección. Pues toca aprovecharlas. Aprovecharlas para sacar algo útil de tanto aparato. Algo como lo que nos plantea Bill Ferriter (@plugusin) en la siguiente imagen.

9223386478_20cf5bb693

Fuente: Bill Ferritier

Una imagen donde se pregunta en voz alta “¿para qué queremos las TIC?” y cuyas respuestas erróneas se parecen demasiado a lo que habitualmente se hace en el aula cuando se utiliza la cacharrería industrial: prezis, blogs, wordless, animotos, mapas conceptuales, producción de vídeos, uso de Edmodo, desarrollo de apps, etc. Todo lo anterior muy relacionado con el consumo y vendido como prácticas innovadoras (o buenas prácticas). Mucho relacionado con producir dentro de un sinsentido tecnológico cada vez más arraigado. Una orientación que debería ser cambiado hacia lo realmente necesario:

  • Crear conciencia
  • Empezar conversaciones
  • Buscar respuestas (a sus preguntas)
  • Trabajar en equipo
  • Cambiar mentalidades
  • Actuar
  • Impulsar un cambio, etc.

Habilidades que, más allá de las TIC (siendo las mismas prescindibles), deben ser el objetivo fundamental de cualquier sistema educativo. Un objetivo en el cual las TIC pueden ayudar pero que, jamás, deben ser usadas como finalidad. Una finalidad de uso demasiado habitual para perpetuar y amplificar malas prácticas educativas.

9 Comments

  1. Creo que antes de opinar sobre el Programa Conectar Igualdad, tildándolo de “reparto de cacharros” te puedes tomar una dosis de humildad y LEER acerca del Programa.
    Que no es perfecto, está clarísimo. Pero es un antes y después en la escuela secundaria publica de Argentina, en la educación especial y en los institutos de Formación Docente.
    Crees acaso que SOLO se entregaron 3 millones de netbooks? No se te ocurre pensar que también se capacitaron miles de docentes, se generaron miles de recursos educativos, se organizaron cientos y cientos de equipos de trabajo en todo el país?
    La frase “repartidos alegremente en diferentes centros educativos bajo el paraguas de maravilloso maná.” es tendenciosa e ignorante.
    Las netbooks del Programa no se “arrojan alegremente” en las escuelas (acá no se llaman “centros”, sino escuelas, colega, escuelas, que es lo que son, son el centro de nada…) sino que se les entregan a las FAMILIAS. Cada padre o madre o tutor firma un comodato que lo compromete frente al Estado Nacional y mediante ese comodato el padre tiene la custodia de la net, en favor de su hijo o hija, hasta tanto egrese de la secundaria. Ahí, la netbook se libera y es del pibe. Pero desde que la recibe, la netbook va a las casas. Son de los chicos y chicas, son de los padres, abuelos, hermanos…
    Claro que no es perfecto. Pero es nuestro. No hace falta que Bill Ferriter nos diga en gringo qué necesitamos hacer…no hace falta que nos digan que todo debe ser en la nube, porque nuestro país tiene una enorme deuda con la conectividad y sabemos que debemos empezar por lo que SI hay, no por lamentar lo que falta…
    No hace falta que nos digan que no, que lo verdaderamente importante con las TIC es conversar… es un sinsentido decirle eso así un Programa que ha puesto a toda la sociedad a debatir (por suerte!) y a mirar de nuevo seriamente la escuela.
    Vamos andando. Seguimos. Creemos. Confiamos en los jóvenes, confiamos en los maestros.
    Prefiero un poco de esa locura, a la “normalidad” de la crítica desde las mesas de mantelitos almidonados…
    Saludos

    Reply
    • No tengo muy claro a qué obedece un comentario tan duro. Aún menos cuando lo que se está planteando en la necesidad de reformular las TIC (ya que las tenemos, usémoslas de una manera coherente y que aporte valor añadido a lo que se hacía sin ellas).

      Voy a empezar a discrepar en gran parte de los puntos que comentas. En primer lugar conozco un poco el programa Conectar Igualdad. Lo conozco porque lo he seguido muy de cerca (junto con el Plan Ceibal) en el momento en el que en nuestro país se implantó el proyecto Escuela 2.0. Como modelos de distribución masiva de hardware (si te gusta más la palabra que hablar de cacharros), mediante una formación en herramientas (sí, la formación en Argentina sigue las mismas líneas metodológicas que las españolas) y cuya implantación a nivel de aulas ha generado muchos problemas (en el caso argentino la conectividad es aún peor, según estudios, que la española –que ya es difícil-).

      El antes y el después se demuestra sobre resultados objetivos. ¿Hay algún estudio objetivo e independiente (de ninguna organización relacionada con el “reparto” o empresa benefi
      ciada con el mismo) que ratifique la mejora educativa que ha significado, a unos años vista, el programa Conectar Igualdad? Lo busqué y no existe. Al igual que los otros países que han apostado por este tipo de incorporación de las TIC en el aula, no se consigue encontrar ningún informe o estudio independiente sobre las mejoras sobre el modelo anterior.

      La frase “repartidos bajo el paraguas de maravilloso maná” no es más tendenciosa que decir “mejorará de forma manifiesta la Educación de nuestros alumnos”. Una afirmación nunca demostrada. Una afirmación tan tendenciosa, falsa o interpretable como la anterior. Y, por cierto, la segunda repetida hasta la saciedad en determinados foros por personas muy relacionadas con los proyectos de incorporación de las nuevas tecnologías (políticos incluidos).

      Si quieres sigo hablando del “contrato”. Un contrato que difiere según se trate de Escuelas que dependen de determinadas administraciones. Un contrato que no impide poder encontrar netbooks del programa en Mercado Libre o similares. ¿Cuántas netbooks se han roto?, ¿cuántas han desaparecido?, ¿qué porcentaje de máquinas no funcionan correctamente?. ¿qué cantidad de dinero ha desembolsado la Administración por los aparatos?, ¿a qué empresa le han pedido la fabricación?, ¿quién es el propietario de la misma?, etc. son otras cuestiones cuya respuesta permanece demasiado opaca dentro de un programa institucional de coste tan elevado y de resultados tan inciertos.

      Tampoco creo que sea muy apropiado utilizar despectivamente “gringo” (exporto cuestiones lingüísticas a territoriales) para referirse a Bill Ferriter por intentar defenderse frente a una postura diferente (creo que en la libertad de opinión está la grandeza de las personas), ni hablar de supuestos “mantelitos almidonados”. Defenderse desprendiendo ira demuestra falta de educación. Una educación que, por cierto, no arreglará nunca un netbook. Una educación que se contrapone con la necesidad de conversar, discutir y establecer divergencias para llegar a una mejora educativa real.

      Sobra ira en tu comentario y faltan datos. Datos, por suerte, fácilmente recopilables por cualquiera con conexión a internet.

      Reply
      • Jordi
        Yo he estado al frente de una capacitacion virtual de Conectar Igualdad por la que pasaron 85.000 profesores, desde septiembre de 2010 (cuando se entregaron las primeras netbooks) hasta diciembre de 2012 (cuando se estandarizó la siguiente etapa de formación virtual, a través del Postitulo en Educacion y TIC)
        http://www.conectarigualdad.educativa.org/sitio/
        Tenemos todo documentado. Lo he gestionado desde la OEI (donde soy responsable del área de TIC y Educacion) por pedido del Ministerio de Educacion de la Nacion Argentina y hemos trabajado en los recursos y contenidos junto con los responsables del portal educ.ar.
        OEI de Argentina: http://www.oei.org.ar/
        Portal educ.ar, especificamente el escritorio docente de Conectar Igualdad: http://www.educ.ar/sitios/educar/recursos/

        Hay un equipo de monitoreo y seguimiento del Programa.
        http://seguimientoconectar.educ.ar/node/3908
        http://seguimientoconectar.educ.ar/node/3905
        http://portal.educ.ar/noticias/actualidad-educar/taller-internacional-de-evalua.php
        http://repositorio.educacion.gov.ar/dspace/bitstream/handle/123456789/77908/Informes_Ejecutivos.pdf?sequence=1

        Ademas de las capacitaciones (gratuitas, aclaro) que se ofrecen a los docentes en sus provincias, el Estado Nacional ha implementado un postítulo (tambien gratuito, sí) en Educación y TIC destinado en especial a los docentes que conforman el Universo de Conectar Igualdad:
        http://www.educ.ar/sitios/educar/noticias/ver?id=117960&referente=docentes

        El comodato que firman los padres de nuestros chicos no dependen de ninguna administracion en especial, es una forma legal a nivel nacional, es igual para los 3 millones y medio.

        Este es el modelo para docentes:
        http://www.conectarigualdad.gob.ar/archivos/archivoSeccion/CONTRATO%20DE%20COMODATO%20EQUIPO%20DOCENTE.pdf

        Este es el modelo para chicos y profes de secundaria y formacion docente:
        http://www.conectarigualdad.gob.ar/archivos/archivoSeccion/CONTRATO_COMODATO_ESC.SECUNDARIAS_Y_FORM.DOCENTE.pdf

        Este es el modelo para escuela especial: http://www.conectarigualdad.gob.ar/archivos/archivoSeccion/CONTRATO_DE_COMODATO_ESCUELA_ESPECIAL.pdf

        Sigo:
        En Argentina les decimos “gringo” a todos los angloparlantes, así como les decimos “gallego” a todos los españoles. No es despectivo (de hecho, gallego es mas bien un apodo cariñoso). Mi ira no es ira, es mas bien hartazgo. Harta de que una acción de política educativa inclusiva y valerosa sea la comidilla de los opositores que no tienen empacho en ponerle comillas a la palabra ORGULLO, unas comillas que, si entiendes ironía, significan que no hay de qué enorgullecerse.

        Hay preguntas que haces de manera retórica (me sorprendería que las hicieras en serio) acerca de las empresas que proveen los equipos, las que los ensamblan, (son muchas, por eso hay muchas marcas de equipos, pero todas las licitaciones han sido públicas) las instituciones que hacen la logística de entrega (ejercito y correo argentino, en este caso) o los costos de cada netbook (399 dolares cada una y 3 dolares por net para el Windows y Office legal). Toda esa información es pública.

        Acerca de las evaluaciones de impacto de cualquier política de equipamiento masivo + capacitación docente+ recursos educativos, debes saber muy bien que sus efectos no son inmediatos. Esto empezó fuertemente en 2011. De veras crees que se puede hablar ya de que el programa “ratifique la mejora educativa que ha significado…” en menos de dos años? Creo que se pueden ver algunos efectos (puedes buscar en los microvideos de educ.ar…) pero las evaluaciones de que se disponen ni siquiera están preparadas para ver estos efectos (este tema es largo, pero por ahora los estándares miran cosas que no reflejan bien lo que implica incorporar TIC…)

        En fin, es un tema largo, Jordi.
        Aqui te dejo algunos datos, pues estoy en medio del trabajo. Y ya no trabajo en el Programa en forma directa.
        Pero insisto, colega, no hay que dejarse convencer, ni por quienes dicen que está todo color de rosas ni por los que dicen que todo es negro.
        Si necesita más datos, y me da más tiempo…le consigo. ;)

        Reply
        • El problema fundamental de toda la documentación que aportas es el mismo de siempre. La formación (en número de cursos o docentes que han participado en los mismos) no sirve como dato de mejora educativa. Podemos dar formación por miles de hora en diferentes modalidades (presencialmente o a distancia) y seguiremos adoleciendo de falta de cambio metodológico. Para hacer lo mismo que se hacía antes, ¿qué sentido tiene la inversión en netbooks? Que no haya matrices de evaluación real de aula, a nivel de datos objetivos (más allá de ver cómo se han implantado los equipos) también puede llegar a generar muchas dudas sobre el sistema de distribución. Empezar regalando equipos (bajo contratos, más o menos “duros”) es algo que también se tendría que haber planteado en su momento. ¿Nadie se planteó hacer un pilotaje de unos años antes de lanzarse a la aventura? Y lo anterior no lo digo sólo por Argentina. Todos los países que apostaron por un modelo similar al vuestro lo hicieron desde la inexistencia de experiencias relevantes y pilotajes en contextos singulares (centros específicos, localizaciones geográficas divergentes y niveles socioculturales de entorno parecidos).

          Existen miles de aplicaciones educativas, miles de materiales distribuidos en la red para capacitarse en nuevas tecnologías, nodos de colaboración desinteresados, etc. Por tanto, ¿qué hace que no haya existido una mejora real documentada? Cuando me refiero a mejora “real” podemos discutir cómo evaluar la misma pero, teniendo en cuenta que su punto clave no es el inventariado, horas de conexión de los alumnos o conectividad de los centros.

          Las dudas que surgen son muchas. No es verlo todo negro ni de color de rosa. Es cuestionar cómo se está llevando a cabo algo que, después de inversiones multimillonarias (y aquí podríamos discutir si era mejor poner más docentes de apoyo que herramientas tecnológicas), sigue estando siempre pendiente de una evaluación. Una evaluación que sí se puede realizar a corto plazo ya que cada año que esperemos pensando en la mejora que va a suponer dicho modelo de capacitación y distribución de equipos, puede ser un año perdido a nivel de mejora social (repercusión directa de la mejora educativa).

          Tampoco quiero entrar en distribuidores, ensambladores, contratos de mantenimiento, etc. Sólo comentar que en la red aparecen muchas dudas sobre quien repercuten los beneficios de este ambicioso plan. Un plan que, como he dicho, se ha hecho sin previsión, sin contar con los profesionales de aula (los “expertos” llevan demasiado tiempo alejados de la realidad de un aula y sus problemas) y sin calcular sus consecuencias.

          Finalmente agradecer este comentario que, a diferencia del anterior, sí que es altamente enriquecedor de un debate como el que se plantea en el artículo. Muchas gracias por los datos y, ten en cuenta, que seguro que te pido más información en un futuro :)

          Reply
  2. Las ideas que expone Jordi me parecen muy acertadas en este momento, porque no atiende los consejos de las empresas tecnológicas, que se han convertido en los nuevos gurús educativos. En todo caso, aunque su postura es valiente, no dice nada nuevo que no se haya dicho ya antes. Lo que sucede es que no solemos hacer caso a las palabras que no confirman nuestros deseos. Pero en el año 2000 se publicó en español un libro de Chris Dede, Aprendiendo con tecnología, que sigue siendo una lectura recomendable. Os dejo un enlace donde cuento algunas cosas sobre ello… Saludos :-)

    http://contomundi.blogspot.com.es/2011/10/alguns-contos-ao-redor-das-tic.html

    Reply
  3. (Me alegro que te haya gustado mas el segundo…veremos como va con el tercero…)

    Insisto, Jordi, es erróneo expresarse (al menos en el caso de 1 a 1 de Argentina) con la frase “regalando equipos”
    Preferimos decirles a nuestros jóvenes que el Estado Nacional cree que recibir una computadora portátil, siendo alumno de cualquier escuela pública, de cualquier escuela especial, sin importar cual sea su discapacidad, ES UN DERECHO.

    No es un regalo, es un préstamo. Hasta tanto finalicen sus estudios. Porque es un derecho usar la tecnología para aprender.

    Las netbooks son dispositivos de usos múltiples. Sorprendentemente SIRVEN aunque no están conectadas a internet: registran, graban, fotografían, almacenan datos, vienen cargadas con aplicaciones para matemática, literatura, arte, física, biología, historia… Sirven para crear documentos. Sirven para crear, editar, analizar estadísticas. Sirven para hacer gráficos y mapas conceptuales, sirven para grabar entrevistas, sirven para organizar datos en carpetas, sirven para tomar apuntes y luego enriquecerlos con recursos digitales…

    Nuestro país no vive una realidad de internet en todos lados y para todos.
    Por eso también, cuando dices “Existen miles de aplicaciones educativas, miles de materiales distribuidos en la red para capacitarse en nuevas tecnologías, nodos de colaboración desinteresados, etc.” me quedo pensando si te es posible imaginar una escuela, un contexto educativo de baja o nula conectividad. Porque acá eso existe, y el Programa Conectar Igualdad, si bien se propone llevar conectividad a las escuelas, no salva ni cubre una carencia estructural. Hay escuelas en las que el Programa instaló internet, pero en una escuela con 800 pibes, nunca es suficiente el ancho de banda…
    Estamos empezando a trabajar mucho con los profes (en las capacitaciones de “segunda vuelta”) con los modelos de flipped classroom, porque efectivamente los chicos TRATAN de conectarse, se buscan la vida, van a las plazas con wifi libre, o al ciber, o tienen conexion en casa, o en casa de un familar…

    Y una más: es claro que todas las estrategias de 1 a 1 son estrategias políticas.
    Como los planes de vacunación, los de alimentación, la legislación sobre cualquier derecho humano, en sociedades democráticas, “pagan” su parte en la arena política.
    Pero particularmente creo que tanto Argentina, como antes Uruguay con Ceibal, han tomado decisiones valientes y disruptivas. Si, se empezó de algún modo a los tropezones, un tanto a ciegas, es posible. Pero ahi vamos…ya estamos en el barco…ahora no queda otra que remar. He escuchado a un dirigente político (de alto nivel) decir en privado “Creiamos que no iba a empezar rápido, que iba tener su debate de meses o años hasta ponerse de acuerdo en nimiedades. Cuando el Programa empezó a entregar netbooks en las escuelas de nuestra jurisdicción, recien reaccionamos. Si no empezaba la entrega, no sé si hubieramos acelerado la capacitacion local, la discusión legal…”
    Creo que a veces no conviene esperar a que todas las condiciones sean óptimas, a veces simplemente hay que empezar.

    Reply
  4. Siempre igual y siempre lo mismo.
    La introducción de un nuevo cambio en el sistema (el que sea) provoca revulsiones, rompe esquemas y cambia maneras de trabajar. Al principio cuesta romper la inercia de la dinámica tradicional, pero poco a poco se van produciendo fisuras y la ‘nueva’ tecnología va siendo absorbida e incorporada. Incluso aveces se le descubren usos que no fueron diseñados en su construcción.
    Si la ‘nueva’ tecnología mejora las condiciones de trabajo y la productividad, al final es incorporada y pasa a ser transparente, cuando no imprescindible.
    Ha pasado siempre y seguirá pasando, con el agravante de que cada vez la tecnificación y el nivel de flexibilidad y adaptabilidad de los usuarios es mayor, aunque con la llegada de tecnologías de inteligencia artificial, redes neuronales y ergonomía esto va a tender disminuir. Cada vez las interficies son más amigables y es menos necesario conocer códigos extraños para comunicarse con las máquinas.

    En el campo de la educación las inercias son enormes y muy a nuestro pesar tendemos a reproducir aquello que interpretamos como modelos de éxito, la mayor parte del colectivo docente ha sido formateado y bien formateado por el sistema educativo, han estado inmersos en él al menos durante sus 20 primeros años de vida y usualmente solían ser “buenos alumnos y alumnas”, el sistema de concurso-oposición español sigue siendo más de lo mismo, unas pruebas memorísticas de gran cantidad de temario, a desarrollar con el máximo rigor científico.
    En este panorama cuesta introducir cambios, pero en la vida cotidiana esos cambios ya están presentes, no imagino a nadie entrar en la consulta de un doctor y no ver un terminal informático donde aparece nuestro historial médico, o acudir a una consultoría de ingeniería y ver las mesas llenas de reglas de cálculo y tablas de logaritmos, igual que no concibiríamos que las autoridades encargadas de la seguridad pública no dispusieran de sistemas de tratamiento digital de la información.

    ¿Dónde radica el problema? A mi modo de ver, éste radica en la concepción de las tIC en el aula, y fuera de ella, se las ve más como un fin que como un medio, nos deslumbra el hard, queremos aprender a “usarlo” y tememos cometer errores delante de nuestros alumnos, porque nuestra infalibilidad quedaría tan descubierta como el vestido del emperador.
    Sabemos que desconocemos TODAS las herramientas que nos aporta el uso de las tIC y eso nos deja indefensos cuando queda patente durante una sesión de clase.
    Perdemos el control, nuestros alumnos se saltan los muros del centro y se evaden de la “realidad” más fácilmente. (Este argumento es falaz, puesto que un alumno se evade en cualquier momento y sin necesidad de tIC, basta una ventana, una mosca, una ralla en la mesa, un olor, un pensamiento y paf! su cabeza se le va)

    Yo soy optimista al respecto del uso de las tIC en el aula y fuera de ella, ya vi cómo llegaron las tIC a la gestión académica y como se ha ido transformando en transparente e imprescindible, tener correo electrónico, editar e imprimir documentos, consultar la RAE, el DIEC, la Wikipedia o la Enciclopèdia Catalana en cualquier momento, usar hojas de cálculo, planificar salidas, gestionar datos y miles de acciones más que hacíamos sin tIC y ahora nos costaría mucho volver a hacer sin tIC y las tIC se han vuelto transparentes, como se volvieron transparentes la calculadora y el bolígrafo.

    Reply
  5. Y luego nos queda el ‘quid’ de la cuestión.

    ¿Cuál es el objetivo REAL de los modelos 1 a 1?
    La verdad es que yo no lo sé, a mi nadie me lo ha contado. Pero intuyo que el objetivo real es digitalizar a la población, permitir el acceso a la información a capas de la población que no lo tenían, por el motivo que fuese.
    Mi experiencia me indica que dotar de miniordenadores baratos, limitados técnicamente, de ergonomía más que cuestionable y rápidamente obsolescentes (como todo lo digital) ha permitido a familias enteras estar conectadas con el mundo, inmigrantes de escasos recursos económicos usan el terminal del chaval para estar en contacto con su familia en su país de origen, padres y madres vienen al centro a solicitar que se devuelva al chaval el ordenador que se le ha requisado por ‘mal’ uso porque lo necesitan ellos por motivos laborales o sociales.

    Dotar a la población en general de herramientas tIC es ayudar a educar a la población, viene a ser un “hole in the wall” en cada casa, evidentemente que habrá gente que se dedique a “matar marcianitos” igual que uno de mis compañeros de pupitre usaba su calculadora para aplastar moscas, pero otros aprendimos a realizar integrales definidas y cálculos estadísticos con la misma calculadora.

    La parte más cuestionable es si tras estas licitaciones y contratos muchimillonarios alguien se va con los bolsillos bien llenos, eso entra dentro de la moralidad de cada uno, sobre todo de los responsables políticos que dan el visto bueno, pero los efectos secundarios son tan grandes y a la larga tan importantes que tal vez el peaje haya valido la pena.

    ———————————————————————————–
    Y sólo añadir que la peor política respecto a las tIC en el aula es disponer de ellas y no usarlas. Entonces sí que el peaje es socialmente inasumible.

    Reply
  6. Muy buen planteo Jordi. Tengo además algunos comentarios para aportar desde la trinchera del aula. El modelo de entregar las netbooks para los alumnos genera que la escuela no disponga de material tecnológico. L@s chic@s se van y te quedás en nada. Pero eso no sería tan grave si los criterios y cronogramas de distribución de computadoras no fueran un arcano, la pregunta guardada bajo siete llaves. “¿Me tocará este año?”. Pero todo desemboca en algo evidente: es más efectivo e impactante regalar (sí regalar) computadoras que planificar un plan educativo con nuevas tecnologías. Las computadoras se ven, los niños sonríen, se hacen actos. Pero cuando estás en la escuela (yo soy un muchacho tics) los adolescentes te dicen “¿con la computadora? No, no la usamos con ningún profe”. Básicamente y no se por qué los profes dicen “apaguen las netbooks y vamos a trabajar”. Los pibes las usan para jugar counter o mario bross o lo que sea. Claro que habemos quienes las aprovechamos todo lo posible, impulsando el uso de Linux y herramientas libres (¿siguen con trabajo los que instalaron las malogradas distribuciones linux en las netbooks? han hecho un hermoso desastre). Pero somos los menos, los entusiastas que aprovechamos cualquier hueso que nos tiren para hacer magia. Cuando Conectar Igualdad termine, las escuelas quedarán con pizarrón y tiza y las nuevas generaciones esperando la nueva maravilla tecnológica del momento. ¿Es mejor algo que nada? ¿o no corremos el riesgo de mal gastar el valioso dinero estatal que quizás mañana no tendremos gracias a las maravillas de la agroexportación? Saludos Jordi, como siempre tu blog un lujo.

    Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Para qué queremos las TIC? | La ... - […] Que las TIC a estas alturas de la película no son la panacea educativa dudo que alguien lo discuta. …
  2. ¿Para qué queremos las TIC? | PLE... - […] Que las TIC a estas alturas de la película no son la panacea educativa dudo que alguien lo discuta. …
  3. ¿Para qué queremos las TIC? | TIC... - […] Que las TIC a estas alturas de la película no son la panacea educativa dudo que alguien lo discuta. …
  4. ¿Para qué queremos las TIC? | DME... - […] Que las TIC a estas alturas de la película no son la panacea educativa dudo que alguien lo discuta. …
  5. ¿Para qué queremos las #TIC? | Xa... - […] Que las TIC a estas alturas de la película no son la panacea educativa dudo que alguien lo discuta. …
  6. ¿Para qué queremos las #TIC? | XarxaTIC - Educacion enpildoras.com - […] Continuar leyendo: ¿Para qué queremos las #TIC? | XarxaTIC […]
  7. ¿Para qué queremos las TIC? | Cur... - […] Que las TIC a estas alturas de la película no son la panacea educativa dudo que alguien lo discuta. …

Deja un comentario

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email 0 0 Flares ×