¿Por qué no funciona la clase magistral?

Debo reconocer que soy un convencido de que alguien que sepa mucho de un tema capture al auditorio y sea capaz de exponer, con mayor o menor profusión de medios tecnológicos, alguna cuestión de interés es algo maravilloso. Me encantan las clases magistrales desde esa perspectiva. Ser capaz de mantener en vilo a los oyentes mientras se está hablando sobre algo es algo realmente complejo e interesante.

Fuente: Universidad Pontifica del Perú
Fuente: Universidad Pontifica del Perú

La clase magistral debe existir. Al igual que existen nuevas metodologías de enseñanza. Combinada con lo que sea pero, siempre manteniendo su lugar en un entorno de aprendizaje.

Cada vez son más los que se oponen a la clase magistral. El problema es que se oponen a la clase magistral bajo diferentes premisas falsas sobre lo que es. Premisas que consisten, fundamentalmente, en asociarla a la transmisión de contenidos mediante el calco exacto de algún medio (sea libro o material multimedia). Otro de los errores es oponerse a la clase magistral por la incapacidad de más de uno de poderla utilizar como recurso… ¿cuántos docentes tienen suficiente capacidad intelectual y emocional para poder llevar a cabo disertaciones que sean capaces de mantener al auditorio embelesado? ¿Cuántas horas de preparación y formación previa exige poder llevar a cabo esa clase magistral que algunos tanto denostan?

No es fácil lo anterior. No es fácil reconocer las limitaciones de uno. Es siempre mucho más cómodo intentar desprestigiar determinados modelos, usando su vertiente más habitual de concepto (que, por cierto, no debería confundirse con la clase magistral), que reconocer la incapacidad de poder usarla como recurso.

Me sorprende ver que una de las críticas más habituales a la clase magistral es la necesidad de establecer comunicación bidireccional en el aula. Algo que, en ocasiones y por las diferencias de preparación que existen entre ponente y oyente, es algo imposible. Las clases magistrales no se oponen al aprendizaje compartido pero, si lo que se supone es una mayor capacidad del aprendiz que del docente quizás debiéramos plantearnos la catalogación de éste último como tal. Saber menos que tus alumnos (salvo en algún caso muy puntual) debería llevar a reflexionar. A plantearnos la capacitación de ese docente. A cuestionarnos la necesidad de saber quién está dando clase y a que ello condujera a unas determinadas consecuencias.

La clase magistral no funciona porque se vende, de forma interesada, como lo que no es. La clase magistral no funciona porque muchos docentes no están preparados ni capacitados para impartirla. La clase magistral no funciona porque, si no se usa con moderación pierde todo su sentido.

Comments

  1. @dianagonzalez says

    Muy interesante. Sobre la crítica a las clases magistrales por la necesidad de bidireccionalidad es importante entender que una clase magistral, bien trabajada en el entorno que planteas, tiene más bidireccional que la pensamos. Saber interpretar lo que piensa el oyente, entender un gesto, una mirada, un acercamiento (o un bostezo :)) y así adecuar el discurso o enfatizar, modificar tiempos… no puede ser unidireccional (aunque no siempre se consiga).

    Gracias por hacerme reflexionar. Voy a seguir dándole vuelticas :)

    • says

      En ningún momento cuestiono la bidireccionalidad de una buena clase magistral. Quizás, lo que sería más variable sería la gestión de los tiempos y la permisividad de esa temporización para poder introducir la bidireccionalidad en diferentes momentos de la disertación. Algo que demostraría la capacidad del orador para usar ese formato.

      Muchas gracias a ti por comentar.

Trackbacks

  1. […] Debo reconocer que soy un convencido de que alguien que sepa mucho de un tema capture al auditorio y sea capaz de exponer, con mayor o menor profusión de medios tecnológicos, alguna cuestión de interés es algo maravilloso. Me encantan las clases magistrales desde esa perspectiva. Ser capaz de mantener en vilo a los oyentes mientras se está hablando sobre algo es algo realmente complejo e interesante.  […]

  2. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Debo reconocer que soy un convencido de que alguien que sepa mucho de un tema capture al auditorio y sea capaz de exponer, con mayor o menor profusión de medios tecnológicos, alguna cuestión de interés es algo maravilloso…

Deja un comentario