Profesionalizar las redes sociales

redes-sociales-educacion2013

Fuente: Educación Digital

El otro día tuve la suerte de poder participar con un par de tuits en una charla mediante hashtags para hablar sobre redes sociales. Curioso… hablar sobre redes sociales y lo que se puede hacer para incentivar su uso por parte de los docentes desde una red social (en este caso Twitter).

Creo que hay algo que se está haciendo realmente mal. Las redes sociales necesitan pasar de la vertiente de uso personal a un uso profesional. Son miles los docentes que tienen cuentas de Facebook, Google+ o Twitter y, curiosamente, son sólo unos cientos quienes las usan en su vertiente profesional para mejorar su aprendizaje o competencia docente (a todos los niveles). Por tanto, ¿por qué no incentivar a dar el paso? ¿Por qué no configurar un sistema, más allá de las redes sociales que, desde fuera, pueden parecer endogámicas, para potenciar el aumento de clientes en una red social de potencialidades educativas increíbles?

Han habido iniciativas muy interesantes relacionadas con “apadrinar” al nuevo docente en su introducción a Twitter, creación de grupos de Facebook destinados a docentes, saraos con gran cantidad de público donde se han vendido las bondades de estas herramientas y, a pesar de ello, en la mayoría de los docentes de los centros educativos no ha calado el mensaje. Un mensaje que quizás se está difundiendo no se debe. Un mensaje quizás no suficientemente amplificado. Un mensaje que, llega un momento, en que uno se piensa que quizás no existe y actúa sólo como forma de retroalimentación de los que ya estamos usando las redes sociales en su vertiente más profesionalizadora.

No tengo la varita mágica (dudo que nadie la tenga). Tampoco tengo demasiado claro cómo poder incentivar, en la casuística actual, a que los docentes profesionalicen sus redes sociales favoritas. Unas redes sociales, de uso cada vez más masivo y de crecimiento exponencial. Unas redes sociales que, al despreciar su potencialidad educativa, se está cometiendo un error de considerables proporciones.