Punto Neutro, la última cesión a las editoriales de libros de texto

anele1Estos últimos días el Ministro Wert, dentro de sus continuas apariciones públicas (aunque, últimamente, da la sensación que le tengan bastante escondido) ha anunciado en diferentes medios de comunicación la puesta en marcha del Punto Neutro. Algo que, a su entender, permitirá abaratar los costes de los libros de texto y posibilitar una mochila digital que pese menos en la espalda de nuestros sufridos estudiantes. Un entorno virtual donde se podrá gestionar la compra y venta de los libros de texto, en formato digital (permítanme que me ría después de haber visto qué significa eso de digital para la mayoría de las editoriales). Un entorno que, según el Ministro, permitirá abaratar el coste de esos libros hasta reducirlos a la mínima expresión (bueno, según él, a una cuarta parte del coste actual para las familias).

Permitidme que os exponga la realidad del Punto Neutro. El Punto Neutro no es nada más que, a semejanza de lo que ya intentaron en Cataluña hace unos años (una plataforma llamada Atria que, curiosamente y después de haberse invertido casi 4 millones de euros de dinero público en ella, desapareció), una plataforma para vender libros de texto de las editoriales (de todas no, sólo de “las suyas”, ya que filtrarán bajo diferentes criterios políticos la aparición de editoriales no afines en el listado). Genial… dinero público destinado a crear una tienda para vender libros de texto cuyos beneficios irán a parar al bolsillo de las editoriales. ¿Alguien me puede explicar por qué el gobierno monta un punto de venta, donde las editoriales van a poder publicitar gratuitamente sus libros de texto, que enlace directamente con la plataforma de pago de las mismas? ¿Alguien me sabría decir qué sentido tiene lo anterior?

El Punto Neutro se trata simplemente de una tienda. Una tienda donde las familias, con intermediación de los centros educativos, van a adquirir sus libros de texto. El Corte Inglés, subvencionado por todos, de libros de texto digitales.

Que nadie se olvide que “la edición de libros digitales en España ha pasado de contar con las 107 referencias existentes en 2010 a 3.209 en 2013, de los que más del 10 por ciento se destinan a la enseñanza. La facturación de estos contenidos alcanzó en el curso pasado los 21,7 millones de euros, el 2,75 por ciento del total de la facturación del sector” (fuente ANELE).

Vamos a hablar de números porque, a la postre, es lo que interesa a las familias. Esas familias que, más allá de ver el coste que les supone vía impuestos (muy pocos se plantean que los servicios públicos o Puntos Neutros salen del bolsillo de todos), sólo consideran gasto aquello que ven desaparecer de sus bolsillos o sus tarjetas bancarias.

¿Cuál es el coste de esta mochila digital? Haciendo cuentas y analizando la media de las editoriales, una mochila digital que incluye todos los libros, puede salir por unos sesenta euros. Unos sesenta euros que permiten el préstamo (no hay compra, hay préstamo anual del material que, en caso de repetición de curso debe volver a adquirirse) de los libros digitales durante un año. Un coste al que, por cierto, se debe añadir el dispositivo para acceder a los mismos en el centro escolar (netbook o tableta). Con lo cual, el coste inicial de un niño que empiece con esto de los libros digitales será cerca de cuatrocientos euros. Bonito negocio para los padres. Doblar la cantidad de dinero que están pagando por los libros en papel para adquirir un material educativo que, al finalizar el año, deja de ser suyo.

Si hacemos un cálculo rápido para los cuatro cursos de la ESO, suponiendo que no se repita ninguno, el coste final de esta maravillosa mochila digital será de unos 580 euros. Un coste al que debería añadirse el coste de las reparaciones del dispositivo electrónico una vez vencida la garantía (y os garantizo, después de verlo in situ y consultarlo con varios compañeros, esos costes afectan a más del 25 % de los equipos). Así que, promediando, nos sale la broma de la mochila digital por unos 650 euros para los cuatro cursos de la ESO.

Si alguien se plantea que lo anterior es un abaratamiento de costes cuando, a diferencia de los libros de texto en papel (que pueden prestarse) las licencias de estos libros digitales vencen a curso acabado, le recomiendo que vuelva a estudiar matemáticas básicas.

Lo del Punto Neutro es una estafa y defenderlo es estar engañando a la sociedad. Otra estafa más para pagar favores a esas editoriales que, más de uno, intuimos que están detrás de muchos cambios legislativos.

  • Bechy

    Aterrador lo que comentas, ¿hasta cuando los profesores y padres de familia permitirán esa situación? ¿no hay algo que pueda hacerse? En mi país, por el contrario, en los colegios públicos está prohibido exigir libros de texto.
    Saludos desde Colombia.

  • Ramón Besonías
  • tutorialero

    Los segundos responsables de que esto sea posible (después de la administración) son los profesores que usan los libros de texto. Los terceros las familias por permitirlo. El #librodetesto ni en papel ni en digital.

  • Padre Pirata

    Hola Jordi, soy un padre preocupado por la educación de sus hijos, soy un padre pirata que navegando por la red encontró hace un tiempo una isla llamada Xarxatic donde se podían ver y analizar cosas muy interesantes para el objetivo de mi lucha. En breve, empezaré con un blog para intentar que las familias de los niños y niñas de mi zona conozcan ese lado oscuro (jaja) y abrir los ojos, porque parece que si las familias no protestan los otros no se mueven. Después de leer el post no quitaría ni una coma, me gustaría darlo a conocer y quisira saber cuál sería la mejor forma de respetar la autoría. Tenía pensado evidentemente citar el autor(Jordi) y la url de la noticia de origen y el blog, pero me gustaría saber si es suficiente. UN saludo y gracias de antemano

  • Gerard Romo

    Excelente análisis. Como profesor de matemáticas defensor de la utilización de materiales propios, participo al 100% con vosotros. Os invito a entrar en mi bloc

    http://toomatesbloc.blogspot.com.es/2013/10/punto-neutro.html

    (en catalán) donde también denuncio el mercantilismo que hay detrás de estas iniciativas.
    Gerard.

  • Pingback: A vueltas con los libros de texto | 30 de diferencia