¿Qué cualidades debe tener el director de un centro educativo?

Últimamente se está hablando mucho acerca de la profesionalización de la figura del director de los centros educativos. De la autonomía que debe otorgarse para que, dentro de su cargo, sea capaz de gestionar el centro (incluyendo los recursos humanos del mismo) de una forma eficaz. De conseguir que dicha figura sea crucial para cualquier cambio educativo y mejora de resultados. Es por ello que me resultan de interés dos “cosillas” que, dentro de mi consulta de cuestiones educativas, me he encontrado por la red.

En primer lugar considero muy interesante las cualidades que se desprenden de la siguiente infografía (llamar infografía, viñeta o gráfico creo que es lo de menos).

Fuente: McREL
Fuente: McREL

Cualidades entre las que se incluyen las siguientes:

  • Estar dispuesto a cambiar lo estático por algo más dinámico (romper moldes)
  • Tener capacidad de empatía con los docentes de su centro y sus estudiantes
  • Reconocer y recompensar los logros individuales y colectivos
  • Ser capaz de involucrar al Claustro en la toma de decisiones a nivel educativo (incluyendo decisiones que afectan al funcionamiento general del centro)
  • Proveer a los docentes materiales y desarrollo profesional. Facilitar que la formación y mejora se dé ayudando a dirigir esas necesidades que los docentes de su Claustro tienen
  • Establecer los objetivos claros y no irse ni un ápice de los mismos
  • Establecer unos estándares de funcionamiento a nivel de procedimientos y rutinas
  • Gestionar, dentro de sus posibilidades, la flexibilidad del currículum para adaptarlo al contexto en el que se halla el centro
  • Tener un alto sentido de pertenencia a la comunidad educativa
  • Adaptabilidad elevada a las nuevas situaciones y tener en cuenta las opiniones divergentes

Unas cualidades que, más allá de la certificación que acredite esa capacitación, se demuestran en el día a día. Un día a día que debería estar evaluado por Inspección, recompensado generosamente por la administración y, ampliamente penalizado en caso de incumplir sus obligaciones (obligaciones que, por cierto, vienen muy marcadas por sus capacidades de gestión y en los resultados que obtienen los alumnos del centro que dirige).

Eso sí, a lo anterior me gustaría añadir el siguiente enlace. Un enlace donde habla de lo que, como docentes, tenemos todo el derecho de exigir al director de nuestro centro educativo. Exigencias que van desde la necesidad de tener margen de maniobra para experimentar en el aula, pasando por la necesidad de que se nos asesore, hasta llegar a una de las peticiones más importantes… que no nos hagan perder el tiempo en reuniones inútiles y haciendo trabajos poco productivos (algo que, por desgracia, cada vez está más a la orden del día).

¿Qué os parece lo anterior? Parece lógico, ¿no?

Comments

  1. Anónimo says

    Estoy totalmente de acuerdo, es más, con tu permiso, voy ha utilizarlo para hacer una entrada en mi blog con las mínimas modificaciones, nombrando, por supuesto, la fuete. Yo lo intenté y me dieron hasta en la foto del carnet de identidad. Ese tipo de director o de directora no interesa a la comunidad educativa. Mucha salud

    • says

      Pues yo digo lo mismo. lo intenté, y lo intento todavía, pero me di cuenta de que no se puede correr, ni avanzar (y en estos tiempos menos, porque no hay nadie detrás para hacerlo). Y es muy diferente la visión desde la dirección que la visión desde el profesorado.

  2. says

    Planteo varias preguntas:
    – ¿Qué ocurre cuando la dirección es la innovadora y el claustro no responde o incluso se rebela?
    – ¿Por qué damos por sentado que la dirección es la que obstaculiza la innovación de los docentes? Mi experiencia es la contraria.
    – ¿Por qué la empatía es de la dirección hacia el profesorado y no al revés?

    Yo también quiero respuestas

    • says

      Voy a intentar responder desde la óptica de haber pasado por un equipo directivo y ahora estar al otro lado de la barrera (ya ves como se marcan las diferencias en algo que debería ir de la mano dirección y Claustro).

      – Si el Claustro se rebela es que hay una falta de comunicación entre Dirección y Claustro. En un centro donde sus representantes se eligieran de forma democrática siempre habría una mayoría que apoyarían el proyecto de dirección y, entonces se podría luchar contra esa situación. Direcciones elegidas de forma poco democrática (cada vez son más las seleccionadas al margen de los Claustros) poco apoyo van a tener en los Claustros (hagan lo que hagan incluso que intenten hacerlo de la mejor manera posible).
      – En el artículo no se está dando por sentado nada de lo que comentas. Hay centros (la mayoría) donde dejan hacer pero, tu lo sabes bien, hay algunos donde no se está permitido y se obstaculiza hacer “cosas diferentes”. Si la innovación no va de la mano entre Dirección y Claustro tenemos un problema. Un serio problema.
      – Siempre hay tendencia a considerar el culpable de todos los males a la administración y uno cuando accede a un equipo directivo sabe que entra en una burbuja mal vista por unos y otros. Eso es algo que se ha de cambiar pero sólo puede darse el cambio cuando se obligue a todos los docentes de un centro a pasar por un equipo directivo. La empatía debería ser bidireccional pero es algo muy complicado de gestionar (todos se enrocan y, al final, los resquemores en ambos lados se hacen cada vez más amplios).

      No tengo claro si te he dado respuestas pero en un colectivo tan heterogeneo como el nuestro (especialmente en Secundaria) es muy difícil establecer unas líneas de gestión comunes porque, como sabrás bien, aquí cada uno barre para su habitación y, al final, la casa sin barrer.

Trackbacks

  1. […] Últimamente se está hablando mucho acerca de la profesionalización de la figura del director de los centros educativos. De la autonomía que debe otorgarse para que, dentro de su cargo, sea capaz de gestionar el centro (incluyendo los recursos humanos del mismo) de una forma eficaz. De conseguir que dicha figura sea crucial para cualquier cambio educativo y mejora de resultados. Es por ello que me resultan de interés dos “cosillas” que, dentro de mi consulta de cuestiones educativas, me he encontrado por la red.  […]

  2. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Últimamente se está hablando mucho acerca de la profesionalización de la figura del director de los centros educativos. De la autonomía que debe otorgarse para que, dentro de su cargo, sea capaz de gestionar el centro (in…

Deja un comentario