Tabletas y sentido común

Actualmente hay muchos centros educativos que están estudiando la posibilidad de implementar tabletas para ser usadas con sus alumnos. Una decisión muy importante ya que cuando se tiene que optar por una solución basada en estos dispositivos tecnológicos hay algunas cuestiones realmente importantes, entre las que destacan, cuestiones presupuestarias, diseño de un entorno de uso, aspectos de gestión de aula y capacidad de extracción de unos beneficios educativos.

Por tanto, al igual que con cualquier otra herramienta a introducir en entornos de aprendizaje, necesitamos responder a algunas cuestiones básicas para optar por dicha decisión (más allá de hacer la misma como estrategia “de lo bonito que va a quedar” o como “incitación a una mejora educativa a posteriori que no se ha analizado en condiciones”).

Lo anterior significa que nos hemos de hacer algunas preguntas realmente importantes antes de tomar dicha decisión. Una decisión que va a marcar el devenir de la instrucción en nuestros centros educativos. Unas cuestiones como las siguientes (adaptadas del post de Terry Heick):

1. ¿Cuáles son los objetivos que se plantea llegar con la adopción de las tabletas? ¿Habrá compromiso entre la comunidad educativa, facilidad de usar libros digitales de creación propia, acceso a entornos digitales virtuales para la formación, etc.? ¿Por qué hacer dicha inversión?

2. ¿Qué puede hacer la tableta que no sea posible hacerlo con otra herramienta tecnológica? ¿Qué problemas de aprendizaje resuelve que no puedan resolverse de otra manera? ¿Por qué son mejores las tabletas? ¿En qué puntos ganan la comparativa con sus alternativas?

3. ¿Qué tipo de planificación podemos hacer con las tabletas? ¿Qué elementos instruccionales (aprendizaje basado en proyectos, gamificación u otros) se nos facilitan con los nuevos dispositivos? ¿Mejoraría la metodología con la introducción de tabletas?

4. ¿Cómo se planificará la nueva metodología con el uso de tabletas? ¿Qué alternativas metodológicas se han de tener en cuenta que el aprendizaje pueda seguir siendo efectivo si se producen errores técnicos de las tabletas o de las conexiones? ¿Qué planes B, C o D tenemos que montar para que no nos quedemos encallados cuando se producen esos errores? ¿Qué sistema tenemos para minimizar el esfuerzo para montar los planes alternativos?

5. ¿Qué nivel de confort supone el uso de la tecnología en el centro educativo donde se quieren implantar las tabletas? ¿Están los docentes capacitados previamente para su uso? ¿Se ha dispuesto de un mecanismo para ayudar en el uso de esos nuevos dispositivos? ¿Hay motivación para su uso? ¿Está el profesorado implicado? ¿Hay una apuesta decidida por parte de la comunidad educativa para llevarlo a cabo?

6. El uso de tabletas requiere una planificación y metodología específica, ¿qué cambios se harán en el centro para permitir que dicha incorporación en el aula sea lo más fluida posible? ¿Qué se hará previamente a su introducción? ¿Dónde van a ser usadas? ¿Se usarán en todas las aulas y materias? ¿Se habrán de adecuar los espacios a su incorporación?

7. ¿Cuál es el papel del alumno en el uso de la tableta? ¿Tendrán suficientes aplicaciones para resolver los problemas que se les planteen a lo largo de su aprendizaje? ¿Se verán obligados a usar unas aplicaciones específicas? ¿Se dejará libertad para que ellos mismos, entre las aplicaciones que hacen lo mismo que hay disponibles, elijan la que les sea más cómoda?

8. ¿Estará el aprendizaje centrado en estándares, en datos (objetivables) o en el estudiante? ¿Quién marcará los ritmos? ¿Se dará libertad en el uso de la herramienta para que el alumno configure su propio aprendizaje? ¿Será un aprendizaje guiado?

9. ¿Se ha pensado en nuevas metodologías para encontrar ventajas con el uso de ese tipo de dispositivo móvil? ¿Se ha analizado los estudios sobre su uso en otros entornos (experiencias previas)? ¿Se ha hablado con otros centros donde se han implantado dichos aparatos?

10. ¿Cuál es el grado de compromiso del centro educativo en la implementación de tabletas?

También podríamos considerar otros detalles, como pueden ser la implicación de las familias y del entorno en el cual se halla el centro educativo (posibilidades de pedir subvención a empresas y fundaciones para su compra), sistema de compra del dispositivo (propio o en préstamo), uso de la tableta fuera del centro educativo (posibilidad de que se la lleven a casa), tipología de tableta (en qué sistema operativo esté basada y su tamaño), establecimiento de contactos con la empresa a la cual se los compremos para que asuma los problemas técnicos con rapidez (posibilidad de enviar tabletas de sustitución), etc.

Muchos interrogantes y planteamientos que habrían de quedar plasmados en un documento de trabajo y ratificado, cuando se fuera a llevar a cabo, por todos los miembros de la comunidad educativa. En definitiva, mucho trabajo previo y sentido común antes de implantar un nuevo dispositivo tecnológico en las aulas. No se ha de plantear su introducción como un capricho de un día. Se trata una herramienta de trabajo que hemos de aprovechar al máximo.

  • Pingback: Tabletas y sentido común » XarxaTIC | XarxaTIC | Educación a Distancia (EaD) | Scoop.it

  • http://msayrach.wordpress.com Manel Sayrach

    Hola Jordi,
    Es evidente que una desicion de este tipo no puede tomarse por capricho, moda o algo similar. De igual manera que toda la batería de preguntas que reproduces, habría que hacerlas también al introducir cualquier otro tipo de dispositivo, como los netbooks de los programas 1×1 subvencionados hasta el pasado curso. Llegaron a un montón de centros, incluidos el nuestro, y tendríamos que ser tod@s muy honest@s para reconocer quantos de los interrogantes expuestos anteriormente analizamos en profundidad… Empezamos, y el primero la Conselleria, la casa por el tejado!
    Si más no, estos dos años de 1×1 nos ha dado experiencia y posibilidades de revisar y ajustar el programa, el qual hemos decidido seguir implantando. La supresión de la subvención, a la vez, nos ha abierto la opción de poder elegir el dispositivo y/o modelo, es así como hemos echo la transición a la tableta. Mejor?Peor? Te lo comentare al finalizar el curso… Eso si! Està vez el análisis previo ha sido profuso! Te adjunto este artículo de Pere Marquès para profundizar más en el tema.
    http://peremarques.blogspot.com.es/2012/08/tabletas-digitales-o-netbooks-12.html
    Saludos!
    Manel ;-)

    • http://www.xarxatic.com xarxatic

      Hola Manel,

      Llevas toda la razón en que son preguntas que se tendrían que haber formulado previamente a la implantación de cualquier dispositivo tecnológico (y más, cuando el desembarco a gran escala de los netbooks en el plan Escuela 2.0 -Educat 1×1 en Cataluña-). Lamentablemente no se hizo así y, a día de hoy, aún desconocemos los resultados de dicho plan porque no hay ningún estudio fiable (más allá de una encuesta gestionada por Manuel Área donde preguntó a los docentes qué pensaban sobre el plan). Algo que, después de algunos añitos de que esos portátiles van rodando por las aulas ninguna Administración se ha atrevido a hacer (y muchos sabemos por qué).

      En referencia a la retirada de la subvención estoy de acuerdo que la misma ha permitido reorientar el programa en muchos centros (más que en el sistema metodológico, en la selección del “aparato”) pero dicha reorientación adolece de demasiados fallos (falta informes serios previos, compromisos mejor redactados que una hoja con cuatro líneas, demasiados docentes que siguen dejando el uso de los equipos para algo marginal, entornos virtuales que no funcionan ni se saben dinamizar, etc.). Seguimos cambiando de dispositivos pero no hay nadie que se atreva a montar un proyecto en condiciones con toda la comunidad educativa. Algo que es preocupante. Algo que, por mucho que seleccionemos la mejor herramienta tecnológica (basándonos en aportaciones como la de Pere Marquès) está abocado al fracaso. Falta leer estudios de resultados en otros centros (no sólo españoles), falta un correcto desarrollo de la implementación, faltan modelos de diseño instruccional, falta…

      Sigo siendo demasiado escéptico en el modelo 1 a 1 (y eso que en mi aula está funcionando más o menos bien).

      Un gran saludo de vuelta,

      Jordi

      • http://msayrach.wordpress.com Manel Sayrach

        Si Jordi, así están yendo las cosas… Lo más preocupante que veo en todo ello, es el frenazo tan salvaje que se dado con los recortes en educación, y como eso provocarà más de un tortazo o desaceleración en muchos centros con las TIC; y el consiguiente distanciamiento y diferencias entre centros.
        Sería fantástico tener una administración más competente, mientras me quedo con tu final… con tod@s es@s compañer@s que desde sus centros, sea solos, en equipo o en red tiran adelante proyectos y metodologías innovadoras, todo y las dificultades… :(
        Salut!
        Manel

  • Catbrush Threepwood

    Bah! Lo mismo da en tabletas que en polvo, la herramienta no sirve para una mierda si quien la tiene que enseñar a usar no la conoce, y lo que es mucho peor, se niega a conocerla.
    Hay profes que con zx-specrum hicieron (y harían) autènticas maravillas y otros profes que con aiPads VII no sabrían ni abrir un correo.
    Evidentemente, la reflexión previa ayuda a decidir el entorno y los medios, pero sólo se aprende a nadar cuando el agua cubre.

    Quiero dar las gracias a esos y esas profesionales que están con los tiempos y se preguntan: ¿Què puedo hacer yo para ayudar a mis alumnos, aunque ellos no se dejen ayudar? Porque es muy fácil quejarse y buscar culpables, pero cuesta mucho màs asumir nuestra parte de culpa e imponernos penitencia para remediarla.

    Más formación en valores para dar más valor a la formación.

  • Pingback: Llibres Digitals | Pearltrees

  • Pingback: Tabletas y sentido común » XarxaTIC | XarxaTIC | Las Tabletas en Educación | Scoop.it