Un mes para ser un docente 2.0

A veces hay materiales que se nos quedan guardados en un oscuro directorio de nuestro equipo informático hasta que, en un determinado momento, descubres que tenías esos apuntes o documentos en barbecho esperando ser publicados. Este es el caso del documento que nos ocupa. Una guía para convertir a aquel docente poco ducho con las nuevas tecnologías en un docente 2.0 de pedigrí.

Una guía, en inglés, donde se enseña y ayuda a los docentes a aprender, reducir el aislamiento y proveer a los mismos de acceso a oportunidades para la colaboración (que nos brindan los nuevos medios y herramientas). Una guía, distribuida de forma libre por el Departamento de Educación de Estados Unidos, para intentar dotar a sus docentes de habilidades tecnológicas para poder trabajar en un entorno tecnológico del siglo XXI.

Un documento imprescindible que consta de los siguientes apartados (cada uno a realizarse en un día concreto):

  1. ¿Qué es un docente conectado o 2.0?
  2. ¿Qué es la web 2.0?
  3. Twitter
  4. Hashtags
  5. Más allá de Twitter
  6. Convertirse en usuario hábil de Facebook
  7. Youtube
  8. Contando historias digitalmente
  9. Cuenta tu historia
  10. Compartir imágenes y fotografías
  11. Wikis
  12. Webinars
  13. Geolocalización
  14. Obtener un blog
  15. Convertirse en un blogger
  16. Unirse a una visita guiada (transparencia educativa y puertas abiertas)
  17. Marcadores sociales
  18. Redes sociales
  19. Foros
  20. Comunidades online
  21. Voicethread
  22. Colaboración con Google Docs
  23. El docente gestiona y dirige las redes
  24. Desaprendre y reaprender
  25. Manifiesto para un docente conectado
  26. Tiempo de reflexión
  27. Algunas voces sobre la revolución del aprendizaje
  28. ¿Qué convierte a un docente en un docente conectado?
  29. El coste de la web 2.0
  30. Terminando eventos
  31. Pensamientos finales

Una buen documento para una conversión paulatina y rápida de un docente 1.0 en un docente conectado. Un docente que, con las herramientas y metodología aprendida a lo largo de ese mes, puede desenvolverse con soltura en el mundo tecnológico que le rodea y aplicar todo ese conocimiento (y futuros aprendizajes más complejos) en el aula con sus alumnos.

¿Sería una hoja de ruta aceptable para ser implementada masivamente con nuestros docentes? Una pregunta abierta que dejo en el aire para finalizar este breve artículo.