¿Vuelta a los orígenes o refundación educativa?

El sistema educativo no funciona en nuestro país. No se trata de un hecho puntual que nos recuerdan continuamente los grandes informes (muchos de ellos manipulados estos días hasta la saciedad por parte de los garantes del sistema); se trata de una realidad que hace demasiados años que se está produciendo. Vamos a intentar centrar un poco el tema, basándonos en los hechos sucedidos en nuestro país a lo largo de los últimos veinte años. Como una de las características que tienen nuestros gobernantes es considerar todo lo anterior a que ellos ocupen sus respectivas poltronas malo, procediendo a eliminar cualquier vestigio de épocas anteriores, se promulga una ley de Educación, llamada LOGSE que iba a solucionar todos los problemas que tenía nuestro sistema educativo, el cual, según una frase oída por muchos de nosotros muchos años después (aplicada en otro contexto y con otras connotaciones) iba a pertenecer a la Champions League de los sistemas educativos internacionales. Ello, después de bastantes años de su aplicación (con sus modificaciones en la LOE -no hablo de la LOCE porque no se llegó a aplicar-) se ha demostrado que no ha sido así, aunque nuestro ministro cante las excelencias del mismo.

¿Por qué, con una ley, a priori tan magnífica y equitativa, no se han conseguido mejorar los resultados? La respuesta es fácil…poco dinero y además muy mal gestionado, para aplicar una LOGSE en condiciones, lo que nos obligó a llevar a cabo una LOGSE descafeínada, sin cambiar los paradigmas educativos que llevaban los sistemas anteriores. Y ¿qué ha pasado en la actualidad? Pues nos encontramos que no hay dinero (excepto para cacharros simpáticos de alguna compañía japonesa o taiwanesa -países donde, por cierto, el sistema educativo funciona bastante bien-) y se ha tenido que reformular la LOGSE hasta una LOE aún más caótica que la anterior y mucho menos dotada económicamente.

Para solucionar los problemas de estas leyes, la mayoría de centros educativos han optado por aplicar medidas totalmente contraproducentes (algunas impuestas legislativamente):

  • Segregar a los alumnos en función de su nivel (estableciendo una clase de buenos, otra de normales y otra de malos -según sus criterios-). Supongo que esto es la equidad de la cual se está hablando mucho estos días
  • Se cierran las puertas de los recintos educativos y los bares de los centros de secundaria, para así poder controlar (cual Guantanamo) a los alumnos e impedirles madurar y que tomen sus propias decisiones
  • Envío masivo a los psicólogos de los alumnos que se muevan un poquito, muchos de los cuales son diagnosticados como TDAH o hiperactividad. Quizás sería bueno no diagnosticar tanto y dejar que los alumnos se aireen más sin obligarles a estar en una silla a menos que les apetezca , ofreciéndoles algún tipo de alternativa
  • Aparición o mantenimiento de asignaturas auténticamente lamentables como Atención Educativa (donde juegan a parchís o a las damas), Educaciones para la Ciudadanía, Religiones y otras similares. ¿Alguien puede ver coherente un currículum con diez materias?
  • Recortar la FP de cinco años a, con suerte, dos años donde (sin ningún tipo de control en muchos casos) se expiden títulos que obligarán posteriormente a las empresas a formar a los alumnos porque no saben nada (ni de lo específico, ni de lo básico -lectoescritura y matemática-)
  • Aumentar las horas de inglés, pero sin llegar a que un alumno sea bilingüe en ese idioma después de más de diez años de estudio tres horas semanales, etc.

La solución a estos problemas se puede plantear mediante dos vías diferentes:

  • Volver a los orígenes. Quizás EGB, BUP y una FP de cinco años no eran tan malas como se decía. Además, si no hay ganas de invertir, creo razonablemente que saldría mucho más barato y la calidad mejoraría para la inmensa mayoría de los alumnos (esos que no son brillantes, ni con necesidades educativas específicas). Además se ha demostrado que es contraproducente juntar a alumnos de doce años con alumnos de más de dieciocho, ya que se ha observado que, no han sido los de doce quienes han madurado (excepto en cosas que no tenían ningún tipo de necesidad). Han sido más bien los de dieciocho que, al tener coartadas sus libertades individuales (mediante un rígido control de todos sus pasos) han asumido el rol de Peter Pan que les va a acompañar a lo largo de mucho tiempo
  • Refundar la Educación desde cero, con recursos económicos y contando con la opinión de los docentes y las familias. Lamentablemente, esta segunda solución es demasiado utópica para que ningún gobierno de este país se la plantee, ya que tener alumnos (futuros adultos) con capacidad crítica puede no llegar a interesar a sus prioritarios intereses electorales

Una pequeña reflexión en voz alta de algunas ideas sobre el estado actual de nuestro sistema educativo y, nuestras escasas expectativas de mejora a corto o medio plazo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Pues yo no creo que tener a los alumnos un trimestre entero dándole a la lima fuese muy bueno hoy en día (hablo de la antigua FP).
    …Que no les ofrecemos nada interesante a los alumnos para que se sienten y muestren interés sobre lo que estudian… a veces me gustaría leeros sobre situaciones concretas y reales en las que habeis aportado soluciones. En vuestras clases todos vuestros alumnos muestran interés? Siempre soys capaces de «encauzarlos»?
    Yo soy profesor de una de esas asignaturas que evitan poder impartir 20 horas semanales de lecto-escritura… pensaba que en mi asignatura trabajábamos de «otra» manera, en grupo, toma de acuerdos,… y no se me había ocurrido que con poner un bar ya lo tenía solucionado!! jaja!
    Yo también creo que lo ideal sería partir de cero y que es imposible, pero hasta cierto punto porque no queremos. Ánimo con las reflexiones!

  2. Me parecen muy acertadas tus reflexiones y, a riesgo de ser simplista, pongo un par de soluciones que hace tiempo que me rondan por la cabeza.
    La primera es muy sencilla: no tocar nada y reducir a la mitad el ratio alumno/profesor. Actualmente es muy habitual tener clases de 28/30 alumnos de diferentes niveles con lo que dar una enseñanza adecuada es prácticamente imposible. Esto requiere dinero en profesorado y aulas, más necesario que en ordenadores en manos de maestros/as todavía no formados (por las razones que sean)
    La segunda pasa por mejorar el profesorado mediante dos vías: dotándole de estabilidad laboral (es increíble el número de altas/bajas que pueden haber en un colegio), estabilidad legal (¿cuántos bailes de leyes y modificaciones de temario, etc, hemos tenido en 10 años?) y mayor control de calidad, con evaluaciones dentro del aula, no con informes o papeleo (aquí en España pensamos que todo el mundo puede ser profesor si aprueba unas oposiciones ¡¡¡donde no hay alumnos!!!!. Es como sacarse el carnet de conducir sin conducir.)
    Saludos

  3. Apoyo la reducción de ratio como medida urgente. El tema de los grupos y de los alumnos carne de psicólogo son dos lacras graves del sistema educativo. Ambas tienen su origen en la desresponsabilización del profesorado: yo no he estudiado para esto, yo no puedo con ellos, no puedo hacer nada ante esta situación/problema. Las consecuencias están en las cifras.

    Tema FP, yo creo que el diseño actual no es malo siempre que se consiga prestigiar la de grado medio al menos al mismo nivel que la superior.

    Y lo de reducir las materias, creo que en vez de la pelea por las horas y por ver qué asignaturas se imparten, nos iría mejor si empezáramos de una vez a trabajar de manera coordinada, hay contenidos que se pueden trabajar desde varias áreas de un modo más rico

  4. No puedo más que decir que estoy totalmente de acuerdo contigo (realmente casi siempre lo estoy). Es lo que yo escribiría en mi blog si no me invadiera la desidia al pensar que no sirve de nada quejarse de estos políticos de bajísimo perfil que tenemos porque si los tenemos será porque nos los merecemos. En este país nunca ha interesado la educación, precisamente por el motivo que tú señalas en el último parrafito de tu escrito y porque somos un país de cazurros, pero encima maleducados. Sólo hubo una época en nuestra Historia reciente que sí interesó: durante la 2ª República, pero ya se encargaron los poderosos de que eso no prosperara (¡cómo iban a tener los pobres una educación de tanta calidad!).
    Sólo querría añadir una cosa, pero que no se tome como un intento de eludir la responsabilidad que tenemos los profesores en este asunto. Desde los tiempos más remotos la educación de los jóvenes la ha tenido la sociedad en la que están insertados. Los viejos de la tribu, junto a los padres y junto al resto de la tribu se han encargado siempre de transmitir el saber atesorado durante cientos de años (o miles) por ese pueblo. Y eso lo hemos roto (no es que yo sea un tradicionalista a macha martillo, pero tenemos la manía de desechar todo lo viejo por inservible y no nos damos cuenta de que si somos lo que somos es porque antes que nosotros han habido otras generaciones que han hecho lo que han hecho, mejor o peor; quizás muchas cosas mal, pero nosotros tampoco lo estamos haciendo muy bien que digamos). Ahora a los viejos no se les respeta (bien es verdad que esta sociedad nuestra no educa para la vejez; por eso ves muchas veces a gente mayor que se comportan peor que los jóvenes). Muchos padres han tirado la toalla y no educan a sus hijos (ni bien ni mal), no se hacen responsables de sus vidas; lo cual lleva a que ellos tampoco sepan qué camino tomar (los críos, como todos los seres humanos, necesitan un guía, no que se les coarte su libertad, sino que se les eduque en el respeto a los demás).
    Nosotros como profesores, ya lo he dicho antes, tenemos buena parte de responsabilidad en el mal funcionamiento del sistema educativo, pero también lo tienen los políticos, muchos padres y la sociedad en general. Sin el compromiso de todos, esto no se arregla. Nos piden, como profesores que carguemos con nuestras culpas…muy bien, hagámoslo; pero también pidamos responsabilidad al resto de implicados.
    Saludos

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link