162 artículos sobre las potencialidades educativas de Pokémon Go

Desde el día en el que surgió el juego he ido observando con preocupación la aparición de una gran cantidad de artículos acerca de las potencialidades educativas de Pokémon Go (a día de hoy llevo indexados 162 artículos sobre el tema en diferentes idiomas). No es malo escribir sobre lo que está de moda, lo preocupante es dotar de un determinado valor a un juego que, más allá de ser más o menos divertido, lleva camino de convertirse en la solución a todos los problemas educativos. Entre su valor para niños autistas -sí, un tema recurrente en varios de los artículos indexados- hasta ser considerado el mejor juego del siglo que permitirá llevar las capacidades cognitivas de nuestros alumnos un paso más allá, hay numerosos intentos de plantear su beneficio en diferentes aspectos.

Coño, que es un simple juego. Un juego adictivo y jugado por millones de jugadores pero nada más que un juego. Un juego que me gustaría descargar y usar pero que, por vergüenza al igual que otros de mi edad, lo dejo para disfrute de terceros. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que para alguien a quien le gusta el concepto de «juego» y todo lo que implique diversión, sin necesidad de buscar un objetivo más allá del simple placer de practicarlo, le va a parecer bien la aparición de novedades que permitan que la gente se lo pase bien. No es malo pasárselo bien. Y aún menos cuando pasárselo bien, en este caso al igual que en muchos otros juegos, no hace daño a nadie. Algo que debería ser el objetivo de cualquier juego o actividad lúdica.

Fuente: http://pictoline.com/
Fuente: http://pictoline.com/

Podemos cuestionar a quien busca potencialidades educativas a un simple juego pero lo que jamás deberíamos hacer es suponer que algo, por ser visto en clave positiva por muchos, debe ser criticado por el simple hecho de ser usado masivamente. No, a veces no hace falta buscar ese espacio de crítica para llevar la contraria o por el simple hecho de demostrar que somos más o menos guays por tener, supuestamente, una gran cultura por no haber caído en las garras del juego facilón.

Creo que, a veces, se cae en extremos totalmente preocupantes. Ni tan malo es jugar, ni tan necesario ponerse a escribir, basándose en el boom del juego, grandes disertaciones pedagógicas acerca de lo que se podría hacer en el aula, lo que aprenderían nuestros alumnos o, más allá de lo anterior, filosofar de forma más o menos coherente acerca de algo que no deja de ser un simple divertimento. Eso sí, los que publican tanto artículo sobre el tema tienen claro que su objetivo es el conseguir, que como mínimo, las visitas a su medio aumenten. Y lo que vende en cada momento, por desgracia, se convierte en algo que no puede dejarse pasar.

Por cierto, ¿alguien duda que este artículo descafeinado no está llevado por la moda del momento o por la necesidad de publicar algo cuando la creatividad -bueno, a día de hoy aún no sé qué significa realmente el concepto de creatividad, pero también se vende bien- está en horas bajas? 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link