2014, el año de la automatización educativa

Hacer predicciones sobre temas educativos es algo harto complejo. Más aún si esas predicciones se basan en preparar para trabajos que no existen, incorporación de determinadas herramientas al ámbito educativo e, incluso, cuestiones educativas que puedan verse condicionadas por articulados legislativos. A pesar de ello, sí creo que se puede hablar sobre tendencias. Tendencias que han ido in crescendo en los últimos tiempos y que parecen destinadas a quedarse un largo tiempo en nuestro sistema educativo.

¿Cuál es la principal tendencia, avalada por las multinacionales que controlan esto de la educación, potenciada por la administración y, trasladada al aula por unos docentes que lo están asumiendo como habitual? La principal tendencia se denomina «automatización». Automatización desde los procesos docentes (incluyendo en los mismos el diseño de actividades, la praxis y la evaluación) hasta llegar al uso masivo de herramientas que faciliten lo anterior.

Colegio_como_fabrica
Fuente: Frato Tonucci

Automatizar un proceso educativo, más aún si el mismo nos viene ya previamente listo para ser usado (o preformateado), es un ahorro en tiempos. Y, no lo olvidemos, un ahorro en tiempos para los docentes supone una compensación de esos esfuerzos extra que están realizando la mayoría de ellos en nuestro país. Unos esfuerzos que, no siendo recompensados por la administración (más bien al contrario: reducción de salarios, aumento horario lectivo y ratios), se intentan parchear mediante el uso de herramientas/procesos cada vez más estandarizados.

¿Quién no ha observado que cada vez son más los docentes que están usando modelos de exámenes precorregidos (léase cuestionarios tipo test)? ¿Quién no se ha dado cuenta que cada vez son más los que acuden a respuestas verdadero/falso o a respuestas cortas que permiten ser evaluadas directamente por un entorno virtual de aprendizaje (léase Moodle)? ¿Quién no se está dando cuenta que cada vez son más las administraciones que pasan exámenes estandarizados en diferentes niveles (cosa que se va a hacer común con la LOMCE) que permiten una corrección muy rápida?

La automatización educativa es un proceso imparable. Con el uso de las TIC el proceso se está expandiendo cada vez más rápidamente (MOOC, EVA, libros digitales preformateados y personalizables con unos pocos clics, etc.). Un proceso que permite aumentar la población efectiva receptora de formación pero que convierte a la misma en homogénea. Algo que, por cierto, cada vez está resultando más habitual.

Este año se va a comprar mucho «producto educativo» automatizador del aprendizaje. Un producto que en su etiqueta llevará «fácil y rápido de personalizar» pero, que lo único que va a hacer, es impedir esa personalización del aprendizaje que sería el objetivo principal de cualquier sistema educativo. Personalizar tiene poco que ver con automatizar aunque a muchas empresas les interese vender esa automatización como la solución a todos los problemas del sistema educativo. Un sistema educativo cada vez más automatizado y de consumo masivo.

Automatizar procesos educativos no siempre es malo. Convertir dicha automatización en fast food educativo… sí.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. No sé si será el año de eso, probablemente sí, pero no cabe dudas de que
    es una tendencia que ya está y estará cada vez más presente. Lo estamos
    percibiendo también en Brasil con los materiales editoriales más
    recientes y con nuevas plataformas de enseñanza «adaptativa» para
    «entrenar» a los alumnos para pruebas de admisión en la universidad, y
    se pretende implantarlo también para entrenar para pruebas de evaluación
    de cursos y hasta para el PISA, y esos son apenas unos pocos ejemplos
    de los filones que todavía quedan por explotar en ese sentido.
    Feliz 2014 y continúe, por favor, con las admirables reflexiones que nos ofrece en este blog.

  2. Hola Jordi, lo de la automatización viene de antiguo.

    La organización escolar actual parte de dos premisas: la distribución de los alumnos en cursos según su edad y la parcelación de los saberes en asignaturas, cuyos contenidos se establecen de antemano y se secuencian según su dificultad, de manera que a cada curso, a cada edad, le corresponden unos contenidos determinados.

    Se concibe el aprendizaje como una acumulación de conocimientos, como una sucesión de informaciones y destrezas que hay que adquirir en un orden preciso, siendo necesarios los anteriores para adquirir los siguientes. Y se da por sentado que personas de la misma edad tienen capacidades similares y una maduración parecida.

    En este contexto, se decide que un alumno repita cuando se considera que no está lo suficientemente preparado para pasar al siguiente curso con unas mínimas garantías de éxito, bien por madurez, bien por falta de conocimientos. La repetición sería un mecanismo de ajuste que otorga el tiempo necesario para adquirir lo que no se incorporó en su momento.

    El resultado es el que ahora tenemos. Una creciente acumulación de repetidores a medida que avanzan los cursos, muchos de ellos esperando el momento de poder abandonar la escuela y entre tanto sintiéndose excluidos de ella o viviéndola como un fracaso.

    http://www.otraspoliticas.com/educacion/repetidores

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link