24 horas en un centro educativo

24horasUn día da para mucho cuando se habla de centros educativos. Un día da para ver las prácticas de sus docentes, hablar con ellos, hablar con sus alumnos, hablar con los padres, revisar diferentes documentos e, incluso, poder acercarse a revisar diferentes documentos desde una perspectiva de «mejora y/o asesoramiento».

Un día es un espacio temporal corto. Es un tiempo que todos los que se encargan de gestionar que el sistema funcione desde su parte más administrativa/legislativa deberían dedicar a bajar a las trincheras. Unas trincheras que, desde la distancia, se ven como batallas lejanas. Unas trincheras que es donde se va a producir el éxito o el fracaso cuando hablamos de Educación.

Cuando uno ve aparecer un inspector por la puerta de su centro hay algunos que tiemblan, otros que obvian la situación y, una gran mayoría, a los que les importa más bien poco más allá que venga a pedirles papeles que, a efectos de mejora educativa, sirven de bien poco. Eso sí, sin olvidar a los advenedizos que van a quedar bien. De esos siempre hay.

¿Alguna vez alguien ha visto un inspector que se pase un día entero en su centro hablando con los chavales o con todos los compañeros? ¿Alguna vez alguien, más allá de problemas puntuales, ha visto que algún inspector se reúna con los padres y les pregunte qué opinan de la Educación que están recibiendo sus hijos? ¿Alguna vez alguien ha visto alguno de esos representantes de la administración que, más allá de apagar fuegos, se plantee ofrecer su ayuda a todos los miembros de la comunidad educativa de forma real?

No son sólo los inspectores los que deberían darse una vuelta por los centros que controlan. También los directores de los centros educativos y los docentes deberíamos tener, por obligación, días para ir a pasearnos por otros centros. Ver prácticas diferentes. Chafar realidades que nos pueden ayudar a mejorar en nuestra práctica diaria. ¿Qué pasaría si a los docentes se nos pidiera que, como mínimo un día al año, debiéramos ir a ver un centro educativo diferente del nuestro donde se nos tuviera que ofrecer transparencia en el mismo (poder entrar en las aulas y ver lo que están haciendo, tomarnos el café con otros compañeros e, incluso, poder acceder a sus documentos)?

Y, ¿por qué no ofrecer a los padres la misma posibilidad? La de acceder libremente al centro educativo de sus hijos y entrar en las aulas del mismo. ¿Qué problema habría en que vieran las clases de sus hijos de puertas para adentro y pudieran hablar con todos sus docentes? ¿Por qué no les permitimos, como parte importante de la comunidad educativa y de la mejora, que observen y opinen de lo que ven a pie de aula? ¿Tan malo sería proponer visitas libres de acceso ilimitado a los espacios a los padres de los alumnos? ¿Tan difícil sería articular un sistema para que los padres opinen y ayuden a mejorar la Educación que están recibiendo sus hijos mediante este tipo de sistema de visita?

Los alumnos también se merecerían la oportunidad de tener un día para ver como funcionan las cosas desde el otro lado de la barrera. ¿Por qué no permitir que diferentes alumnos (no escogidos y elegidos por azar -no valen los buenos y los que sabes que no te van a dar problemas-) puedan ser un día los que acompañen a los docentes en su día a día? ¿Por qué no hacer de ellos analistas del sistema permitiéndoles acceso a todos los lugares y en las mismas condiciones que los docentes? ¿Por qué no permitirles que entren en las clases y opinen sobre los diferentes docentes que hay en su centro educativo? ¿Por qué no darles un voto y acceso a las decisiones que se van a tomar sobre ellos?

Son muy pocas horas. Unas horas que, a pesar de ser muy pocas, creo que permitirían una mejora real del sistema. La transparencia para la mejora educativa es muy importante. ¿Qué pasaría si alguna administración o centro educativo recoge el guante de este artículo? ¿No valdría la pena abrir un nuevo camino mediante alguna propuesta parecida en un sistema educativo cada vez más destartalado?

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link