A los docentes les importa un pimiento el proyecto educativo de su centro

Los docentes, al igual que sucede con los padres, tienen muy claras las prioridades a la hora de seleccionar un centro educativo para trabajar. Bueno, más bien la prioridad única que, en la mayoría de casos, se refiere a la distancia a su domicilio. Sí, un docente no valora un centro educativo por la calidad de su proyecto. Un docente valora un centro educativo por los kilómetros (e, incluso para algunos ¿afortunados?, metros) que le separan del lugar donde duerme.

Fuente: http://www.fondosparapantalla.com
Fuente: http://www.fondosparapantalla.com

Cuando vienen los concursos de traslados, ese procedimiento por el cual los docentes realizan peticiones de centros, se eligen centros educativos por proximidad al domicilio. Hay incluso aplicaciones que permiten geolocalizarle a uno y le suministran, de forma muy rápida, los códigos de esos centros en función a la proximidad de su domicilio. Sí, los docentes, al igual que la mayoría de los trabajadores, prefieren trabajar al lado de casa incluso que en dicho centro no haya proyecto educativo, ni ganas de innovar, ni ningún tipo de plan de mejora, a hacerlo a unos kilómetros de ella. Es una realidad incómoda pero que, por diferentes cuestiones muy relacionadas con motivos personales y económicos, es la que se observa en la mayoría de las configuraciones de las plantillas de los centros educativos. Si no fuera por eso, ¿alguien se piensa que un docente de un centro concertado, más presionado por sus jefes que en la pública y más sometido a abusos en su trabajo, no se presentaría a unas oposiciones? ¿Alguien se cree realmente que un docente de la concertada quiere trabajar en la concertada? ¿O, realmente, es que se prioriza el estar al lado de casa? Porque, los primeros años (e, incluso en casos, alguno más) un docente de la pública debe desplazarse muchísimos kilómetros de su domicilio para poder trabajar.

Sí, a los docentes se las trae al pairo el proyecto educativo de su centro. La calidad del centro es lo de menos, lo importante es poder ir a comer a casa cada día. Sí, la configuración de plantillas se da por proximidad y, es por ello, que muchos centros educativos situados «en el quinto pino» tienen una rotación de docentes más elevada, menos capacidad de realizar proyectos y, como no, mucha más dificultad de planificar a medio -ya no digamos a largo- plazo.

La docencia no es más que un trabajo y, es por ello, que sus trabajadores buscan el máximo beneficio para ellos. Y ese beneficio consiste fundamentalmente en un trabajo de proximidad. Un beneficio que, por desgracia, es el único que existe porque, seamos sinceros… un docente con familia y obligaciones siempre va a tener muy claras sus prioridades. Algo que no implica jamás que se sea -o no- un buen profesional.

Me gustaría aclarar que, tanto en este artículo como en el anterior, puede haber quien se sienta excluído de la generalización del titular. Las excepciones siempre confirman la regla 🙂
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

26 Comments
  1. No estoy en absoluto de acuerdo con tu opinión. Cuando llevas años viajando a 100 km de tu casa, 100 de ida y 100 de vuelta, lo que deseas es poder acercarte a tu casa, claro que si!!! Si te gastaras 300 € de gasolina de tu bolsillo cada mes, no querrías acercarte a tu domicilio? Eso sin contar que por muy vocacional que sea este trabajo, y tan desagradecido en artículos como este, a lo mejor somos madres y padres que deseamos pasar más tiempo con nuestros hijos en vez de jugarte el tipo cada día en la carretera, llueve o nieve o haya placas de hielo o niebla intensa. Que no nos importa el colegio de destino? Habla por ti. Tu que sabes de las búsquedas por internet para conocer los centros? Me parece fatal la generalización y la falta de respeto a los docentes en general, una maestra de la pueblica

    1. Ay Noemí. Estás a punto de ganarte un maravilloso calabacín (antes regalaba gallifantes pero muchos no se acuerdan de ellos). ¿Qué no conozco las aplicaciones para gestionar la distancia al domicilio de los centros educativos para realizar las peticiones de destino? ¿Qué somos maravillosos seres vocacionales que, a pesar de ello, buscamos cercanía al domicilio? ¿Qué nos jugamos el tipo en la carretera? Lástima de lectura comprensiva que, por cierto, en ningún momento iba contra el colectivo docente y más bien hacia la falta de incentivos que ofrece la administración más allá de un destino cerca del domicilio. No te equivoques, la falta de respeto no es mía (por cierto, ¿sabes que soy docente?). La falta de comprensividad de un texto es la clave para entender determinadas cuestiones. Algo que, por cierto, se aprende y enseña en edades muy tempranas 🙂

      Un saludo y gracias por comentar.

    2. Estoy de acuerdo con Noemi. No es verdad y conozco muchos pero q muchos casos de profesores que hacen muchos kilómetros porque están comprometidos con su centro. Y también cuando cambias buscas encontrar en otros colegios la implicación que deseas. Según tu articulo no hay colegios con equipos comprometidos???

      1. No es éste el planteamiento que se vierte en el artículo. En ningún momento hablo de la inexistencia de colegios comprometidos. Hablo del docente como profesional. Como trabajadador. Y, como todos los trabajadores, lo que busca son las mejores condiciones laborales para desempeñar su función. Por cierto, hacer muchos kilómetros por compromiso con el centro pudiendo estar al lado de casa sólo es indicativo de no tener familia o gestionar muy mal las prioridades (porque, las mías son primero la familia y después del trabajo).

        Gracias por comentar.

    1. Puede influir una vez obtenido el destino pero, antes de ello, todos los docentes (y, especialmente aquellos con ¿cargas? familiares) tienen muy clara su prioridad a la hora de elegir centro. Una prioridad que pasa por la cercanía al domicilio.

  2. Para poder escoger por otros criterios, debería haber información más transparente y poder filtrar destinos por varios parámetros y que después la consejería asignase
    – distancia a casa (por supuesto)
    – tipo de enseñanzas impartidas (no es lo mismo un centro con fp que uno sin, uno con bachilleratos de todas las modalidades que uno sin ellas)
    – tipo de alumnado (no todos los profesores sirven para todos los perfiles)
    – número de proyectos de centro reales (plan lector, proyectos interdisciplinares, seminarios)
    – optativas del centro

    Pero todo eso no está a la vista así que o conoces muy bien el colegio o no puedes escoger por el proyecto (el documento oficial suele contener nada de la realidad)

    1. Estoy de acuerdo en la necesidad de visibilizar los proyectos educativos de los centros (que deberían incluir, como mínimo, lo que comentas). A pesar de ello estoy convencido que, por bueno que sea un proyecto educativo en todos sus apartados, un docente va a primar estar a cinco minutos de casa a pie que a treinta para estar en esos centros. Más aún si el docente tiene familia.

      Un saludo y gracias por comentar.

  3. Yo me preguntaría si es posible conocer el proyecto educativo de un centro. Soy estudiante del Máster en Profesorado y, como tal, la única experiencia que tengo en la vida educativa de un centro son las prácticas. Sin embargo, tras hablarlo con compañeros de máster y profesores en muchas ocasiones el proyecto educativo no es más que buenas palabras que suenan muy bien en el papel pero que no tienen relación con la realidad. Sin ir más lejos, en el centro en el que se me asignaron las prácticas el equipo directivo no conocía su propio PEC.

    Por otra parte creo que esa falta de concreción del proyecto educativo se debe al desinterés del profesorado (aunque con excepciones) y que no debería estar reñido con la conciliación familiar, que suele ser lo que motiva a buscar el centro más próximo.

    Un saludo.

    1. Lamentablemente no es posible conocer la mayoría de proyectos educativos de los centros. Principalmente por dos motivos: o no existen o, si existen, la mayoría han estado realizados para cubrir el expediente cara a la administración y son de aplicabilidad nula. Sí, son buenas palabras, en muchos casos copiadas (dejémoslo en adaptadas) de otros lugares. Mucho por cambiar en este aspecto que debería de ser una declaración de intenciones de los centros. Declaración, a mi entender, imprescindible.

      Por querer acercarse a su domicilio un docente no tiene mayor o menor interés en su trabajo. Tampoco creo que haya muchos docentes que, día tras día, no se dejen la piel en su aula. Lo que sí que encuentro a faltar es la motivación extrínseca (la intrínseca -la de los alumnos- ya se da por supuesta) para que los docentes se sientan mejor tratados de lo que lo están siendo porque, como todos los trabajadores y personas, necesitan/necesitamos cariño y mimines 🙂

      Un saludo y muchas gracias por el comentario. Muy interesante al venir desde un estudiante del máster de Profesorado (por cierto, según muchos de los alumnos que conozco que lo han padecido, un auténtico sacadineros).

  4. No sé yo a donde quiere llegar con esa opinión tan radical. Quizás polarizar la opinión sea una forma de llamar la atención, pero la opinión no hay por donde cogerla. Generalizar es peligroso y para hacerlo hay que tener datos sólidos.

    No seré yo el que justifique la manera de elegir el centro y donde cada uno quiere dar clase, pero poner a los profesores de vagos que no se quieren mover de la puerta de su casa no lo veo muy apropiado ni acertado.

    Es verdad que hay muchas cosas que hay que cambiar del sistema educativo, pero no son tan diferentes de las que hay que cambiar de la sociedad. Despreciar a los profesores es algo que se sigue haciendo y que no creo que sea al camino para arreglar nada, sea desde un blog o sea desde un bar.

    Los profesores, como haría cualquier persona, intentan elegir un centro de trabajo cercano a su domicilio, al que sea fácil ir. No creo que sea un delito querer algo cómodo. ¿Por qué les preocupan tan poco el proyecto educativo? Porque saben que nos se cumple ni se pueden cumplir dado el ambiente habitual de las aulas. Prefieren centros donde los alumnos tratan con mínimo respeto al profesorado y donde haya un mínimo de medios para realizar su función, es decir, donde se puede dar clase. De ahí que el proyecto educativo no sea un elemento clave.

    1. Lectura comprensiva… a la de uno, a la de dos y, a la de tres. Nada, no hay manera. Le toca el segundo calabacín de este artículo. ¿En qué momento he llamado vagos a los docentes? Precisamente el sentido del artículo, permítame explicárselo rápidamente, va en sentido de que los docentes somos un trabajador más. Que debería ofrecérsenos más incentivos más allá de la cercanía al domicilio. Que, al igual que el resto de trabajadores, lo que buscamos es conciliar, lo mejor posible, nuestra vida profesional y personal. Más allá de lo anterior… ¿no entiendo de dónde saca usted la crítica que se supone que existe al docente?

      No es malo buscar la comodidad de un buen trabajo cercano al domicilio. Porque un docente esté al lado de su casa trabajando, de lo anterior no podemos inferir que sea mejor o peor que otro que trabaje a cientos de kilómetros de la misma. No lo sé, me da la sensación que, o bien usted no ha entendido el artículo o ha expresado su ideología para criticar cualquier cosa de las que se pueden haber escrito. Pero, lamentablemente, en este artículo el redactado está más claro que en muchos otros. No es una crítica al docente. Es un planteamiento de la docencia como trabajo y, como no, una crítica a la administración por no ofrecer más incentivos a sus trabajadores que la cercanía al domicilio.

      Con mucho cariño le animo a que vuelva a releer el artículo y le expreso muchísimas gracias por el comentario. Por cierto, no se me enfade usted con mi respuesta que, en ningún momento, es una crítica hacia su persona ni su profesión 🙂

      1. No creo que hiciese falta menospreciar, sea con sarcasmo o sea como fuere. Que si uno no sabe leer, que si uno tiene cual o tal ideología,…la verdad es que no me molesta, pero me resulta sorprendente porque no conocía su blog y he llegado de casualidad. Bueno cada uno defiende las ideas como le guste y usted ha decidido hacerlo de esa forma.

        Dentro de las múltiples acepciones de vago que aparecen en la RAE, está la de perezoso. Es decir, un perezoso es una persona que actúa con pereza, es decir, que descuida las cosas a las que está obligada. Atendiendo a su artículo:
        – “A los docentes les importa un pimiento el proyecto educativo de su centro”
        – “los docentes,…, prefieren trabajar al lado de casa incluso que en dicho centro no haya proyecto educativo, ni ganas de innovar, ni ningún tipo de plan de mejora,…”
        – “Sí, a los docentes se las trae al pairo el proyecto educativo de su centro. La calidad del centro es lo de menos, lo importante es poder ir a comer a casa cada día.”

        Si eso no es llamar a alguien perezoso o negligente (sinónimos los dos), entonces realmente tengo un grave problema de compresión de la lengua. Lo tendré en cuenta para ir al algún especialista que me ayude. Gracias por su consejo.

        Por un lado, dice que “A los docentes les importa un pimiento el proyecto educativo de su centro” y por, un comentario, que “Lamentablemente no es posible conocer la mayoría de proyectos educativos de los centros”. ¿Entonces en qué quedamos? ¿Se pueden conocer o no?.

        Gracias por su respuesta y su cariño.
        Un saludo a la espera de otro calabacín 🙂

        1. Agradecerle en primer lugar la respuesta. No hay segundo calabacín (algo que va escaso en mi cocina últimamente). Simplemente algunas matizaciones acerca de la consideración de llamar «vago» que según usted se infiere de mi artículo.

          – A los docentes les importa un pimiento el proyecto educativo de su centro. Más bien, no es su primera prioridad. O, como mínimo, en caso de tener familia no debería serlo.
          – Los docentes prefieren trabajar al lado de casa. Claro, al igual que todo hijo de vecino, como más horas podamos dedicar a nuestra familia, mejor será nuestro compromiso con nuestro trabajo. ¿O estar a cien kilómetros es necesario para hacer un buen trabajo?
          – Pues sí. A mí me importa ir a comer a casa con mi familia cada día. Mucho más que el proyecto de mi centro. Por cierto, se trata sólo de un trabajo.

          Un saludo y gracias por la réplica.

  5. 55km ida

    Pasión por el Arte y «sus consecuencias» (cine, literatura,historia,sociedad,tipografía,TIC,música, idiomas…) ese es mi proyecto, el que viaja conmigo
    Ilusión, ganas y fe en lo que hago…

    55Km vuelta

    Algo de cansancio, vacíos y frustraciones varias…envueltas en cierta rabia algunas veces por no tener , por no llegar …por no….

    55Km Ida

    Podría cambiar esto, aquello…intentaré lo que preparé ayer creo que ¡¡¡les va a encantar!!!

    55Km Vuelta

    Ha quedado bien, luego lo subo al blog…definitivamente para mañana lentejas…pero tengo que ir entonces a comprar!!! no sé, ¿qué hora es? ¿llego?
    ¿De quién será esta canción?….a tope de volumen…

    Día a día….
    ¿Público?
    ¿Concertado?
    ¿Clase de proyecto Educativo?

    Creo que es algo más…
    Es comunicación, ganas de compartir, de dar…de transmitir …de vivir…

    1. Muchas gracias por comentar la experiencia Henar. Yo dispongo de algunos kilómetros más para realizar esa reflexión (unos 140 de ida y otros tantos de vuelta). Por cierto, la música siempre tarareada dentro de mi cabeza.

      Un saludo.

  6. el horario de trabajo empieza desde que abres la puerta de tu casa al salir hasta que la cierras tras volver del curro. Tus ingresos lo que cobras menos lo que te gastas para poder trabajar. En el modelo en que trabajamos cuanto más cerca trabajes de tu casa más ganas por hora. Es muy triste, pero es así.

    El primer año completo de trabajo renuncié a ahorrarme kilómetros por acompañar a mis alumnos de 1 a 2 de bachillerato. no creo que lo volviera a hacer.

    cuando tu trabajo vale más se supone que ganas más a la hora, no? pues en educación se supone que eres mejor cuanto más antiguo eres y más cerca de casa puedes trabajar. Pues eso, a mirar el calendario.

    1. Toda la razón Joan. Y eso, en ningún momento, habla de la calidad del docente. Simplemente conviene poner en una balanza muchas cuestiones y, por suerte, no todo es el trabajo (por mucho que nos apasione a algunos).

      Un saludo y gracias, como siempre, por comentar.

  7. Sólo un par de puntos:
    1. Proximidad puede ser sinónimo de endogamia, nada deseable, por cierto
    2. El PEDC puede ser puro papel mojado. La construcción de PE debería ser dinámica y democrática, y se debería avalar por consultas y opiniones sobre la veracidad del mismo. Creo que hoy por hoy tiene más de papel mojado que de documento vivo. El centro en sí ya es un proyecto educativo
    La realidad educativa es verificable a través de un red virtual del centro.

  8. Tanta lectura comprensiva tanta lectura comprensiva, … lo q debe hacer usted es aprender a escribir bien para que los demás entiendan las palabras que usted quiere transmitir. Si hay tanta gente que no ha entendido el sentido que usted le ha querido dar al articulo es porque usted no ha sabido transmitir bien su opinion. La opinion general que queda tras leer el artículo es que somos vagos y cómodos.
    Si algo bueno puedo sacar de este artículo es que nos trata por igual a la publica que a la concertada.
    ¿alguien puede conciliar la vida familiar a 100km de casa? Ni con todo el dinero del mundo ni con todos los incentivos del mundo se puede lograr esto a 100km de casa.

    1. ¡Cuánta razón tienes Ángela! Debo volver al ostracismo literario y dedicarme, mucho más a leer que a escribir. Por cierto, como digo siempre, este es un blog personal (una especie de bitácora) en la que dejo abiertos los comentarios para facilitar mi aprendizaje. No es que algunos no me entiendan (¿entendáis?). Es que hay algunos que sí lo hacen. Por cierto, llamarles (o llamarme porque también soy del gremio) vago y cómodo es algo que no hago. Bueno, cómodo sí. Yo busco la comodidad en mi trabajo y no creo que lo anterior, al igual que haría en cualquier otra profesión, sea malo o vaya reñido con mi profesionalidad.

      Por cierto mezclar churras con merinas es interesante. Y saber leer líneas que no existen muy bíblico.

      Un saludo y gracias por el comentario.

  9. La verdad, estoy de acuerdo con Jordi respecto a la falta de lectura comprensiva. Está claro que aquí la criticada es la administración educativa y directivas de los centros. Nosé dónde veis que los dos docentes somos vagos y cómodos, perque el artículo está totalmente dirigido a la defensa de los y las profes. A mí, a veces la distancia me importa menos que la accesibilidad al centro, que a veces están en cada sitio …, y he llegado a la conclusión que lo que realmente facilita o no nuestro trabajo es la actitud del equipo directivo.

    Ah! Respecto a eso de tener familia o no, depende as que se haga referencia o sólo tiene familia la gente que se reproduce?

    Muy de acuerdo con el artículo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link