A los padres se la trae al pairo la calidad de los docentes de sus hijos

Podemos argumentar e, incluso demostrar, que la calidad de un sistema educativo se mide por la calidad de sus docentes. Se pueden defender estrategias que imiten modelos educativos en los que, la selección del docente, sea lo más exigente posible. Se puede, incluso, hablar de influencias de los actores del sistema e, incluso, mediatizar a determinados docentes en algunos medios de comunicación pero… esto no es lo que los padres quieren.

Fuente: http://noticias.universia.cl
Fuente: http://noticias.universia.cl

A los padres les da igual que en el centro educativo donde estudian sus hijos se hallen docentes con niveles avanzados de idiomas (me refiero a, disponer, como mínimo de un C1 -no del B2 que lo regalan últimamente con las magdalenas o juntando determinadas tapas de una marca de yogures-), otros con doctorados universitarios, otros distinguidos por determinadas multinacionales (Apple, Google, etc.) que determinen la competencia en el uso de determinadas herramientas, otros que sean ex campeones de determinadas especialidades físicas, que hayan ganado premios por su labor e, incluso, la experiencia previa que tengan en el aula. Sí, a la mayoría de padres, lo anterior les importa un bledo.

Los padres se maravillan porque en el centro de sus hijos repartan iPads. Les importa una mierda lo que vayan a hacer con ellos. También les importa que tengan unas instalaciones maravillosas para que puedan practicar determinados deportes. Sí, tampoco les importa que los profesores que acompañen a sus hijos para hacer actividades en esos espacios estén más o menos capacitados para hacerlas. Ningún padre va a visitar un centro y pregunta por los docentes. Sólo se pregunta por las instalaciones, número de horas de inglés, horarios, comedor y precio (eso en los centros concertados y privados). Nunca hay padres que analicen el profesorado. Ni mucho menos centros que publiciten el currículum de sus docentes más allá de asignarles determinadas tutorías o coordinaciones. Sí, la realidad es muy dura. Los docentes son los más ignorados cuando unos padres deciden optar por un centro educativo u otro.

Hace tiempo hablé sobre la política de fichajes que habría de existir en el sector educativo. Al menos, a nivel de los centros que gestionan directamente la selección de su personal. Lamentablemente, lo anterior no vende. No vende tener docentes expertos en robótica. Ni docentes que dominen determinadas herramientas. Ni, tampoco importa realmente, más allá de las calificaciones trimestrales, la calidad de lo que se está haciendo en el aula. No es un punto que se tenga en cuenta.

Como decía ayer Pablo Rovira en uno de sus tuits, de los cuales me he nutrido para la confección de este artículo…


Quizás a los padres se las pueda traer al pairo la calidad de los docentes de sus hijos pero, a sus hijos, no les va a dar igual.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

8 Comments
  1. ¡A los profesores se les da una higa lo que opinen los padres!.. A que molesta… A mí también la descalificación generalizada e injusta.

    Mi hija está ya en la universidad, pero hablo en nombre de los miles de madres y padres que SI nos importa la calidad de la docencia (no solo de los docentes) porque para nosotros ser ser madres o padres es nuestra primera ocupación.

    Y nos encontramos con boletines de notas que no nos cuentan nada de como progresan nuestras hijas o hijos, que se nos convoca a tutorías colectivas en las que el/la tutor/a suelta su «speech» durante una hora y luego no da tiempo a preguntas porque se ha echo tarde, que cuando tratamos de participar en los Consejos Escolares somo unos meticas, que cuando proponemos una visita a una exposición nueva se nos dice «no está en la PGA», que cuando revisamos las cuentas se nos dice que no es cosa nuestra…

    ¿cuantos créditos, horas o lo que sea han recibido en su formación los docentes sobre participación con las familias?¿acción tutorial?

    Al tuit sobre presentación de cracks le preguntaría ¿cuantas veces se ha convocado en su centro a las familias para presentar a un/a nuevo/a profesor/a? a lo mejor va a ser eso…

    Por ser sincero, también he encontrado profesores con quienes trabajar en común la educación de mi hija, y lo hemos pasado fantástico. Pero han sido los menos.

    O despertamos todos juntos o lamentar que el otro lado no se entera no nos lleva a ninguna parte.

    Luis.

    1. Totalmente de acuerdo con lo que planteas en el comentario Luis. La idea del artículo no iba en el sentido de menospreciar a los padres (me estaría menospreciando a mí y no llega a tanto mi grado de masoquismo). La idea fundamental es la de la falta de transparencia y la existencia de una brecha entre los diferentes actores del sistema educativo.

      Reconozco que la falta de transparencia puede ser cosa del propio centro pero también, debo reconocer, que la presión de los padres para que esta transparencia se dé es algo puramente testimonial. Sí, no hay interés (o quizás, más que interés, creencia asumida de que porque las cosas hayan sido siempre así deban mantenerse así).

      Finalmente sólo una cuestión… ¿cuántos padres en las reuniones de puertas abiertas preguntan por las características de los docentes que van a tener sus hijos? Yo he estado en unas cuantas y, por cierto, aún no he visto ese abordaje tan necesario que deberían tener los padres. Sí, los padres sois/somos uno de los pilares más importantes para que el sistema cambie. No esperemos que lo hagan por nosotros.

      Un saludo y gracias por comentar.

  2. Yo también soy de esas profesoras que no encuentra su lugar, que hace a escondidas lo que cree que debe hacer, que sueña con un cambio radical en el sistema educativo, que lucha por cambiar las cosas.

  3. El artículo apunta cuestiones que son ciertas, pero ignora otras que son tan importantes o más. La principal es que la falta de reconocimiento de la calidad del profesorado no solo se produce entre una buena parte de los padres, ni son estos el principal agente que incide en que no se valore adecuadamente su esfuerzo y preparación. A quienes les trae realmente «al pairo» la calidad de un docente es a los otros profesores y al propio centro. La prueba de ellos es que hacen múltiples esfuerzos para que no se reconozca suficientemente a aquellos docentes que destacan, los primeros de ellos los sindicatos corporativos, quienes se rigen habitualmente por la política del «café para todos». Por su parte, los centros no suelen preocuparse por dar a conocer el perfil y la formación de sus profesores, ¿cuántos centros tienen en su web los curriculum de sus profesores?.

    Respecto a los padres, a falta de este tipo de información, les suele preocupar más la calidad del «equipo» (de los centros) que las individualidades.

    https://fracasoacademico.wordpress.com/

    1. Un punto interesante en el que no había pensado. Sí, a los centros educativos también se las trae al pairo, más allá de que no generen problemas en sus aulas, el perfil de sus docentes. En la mayoría de centros hay funcionamientos autónomos que consisten en… «apáñate en el aula y no generes problemas». Algo que viene, en gran medida, potenciado por la administración que no sabe cómo gestionar a sus recursos humanos y que viene, como no, precedido por falsas políticas de incentivos (que el único mérito sea la antigüedad es algo clave) y de ayuda (para aquellos que lo necesiten para mejorar su práctica docente). Algo en lo que debería trabajarse más allá de los vientos de «privatización», del «café para todos» o del «vente tú que te conozco porque eres sobrino de…».

      Unos puntos interesantes para tener en cuenta que no excluye la necesidad/obligación de los padres de dar una mayor tabarra en los centros educativos. Algo que algunos (no sé cuántos en proporción) agradeceríamos 🙂

      Gracias por el comentario y el punto de vista.

  4. Sí, soy el autor del tuit mencionado en el artículo. Pero no, no soy profesor en un colegio, como se cree en algún comentario.
    El debate es fruto de un intercambio de tuits con Jordi. Se ve que nos enrriqueció a ambos y cada uno hicimos nuestra propia reflexión. La de Jordi aquí figura. La mía en mi blog
    Fichajes de profesores: http://blog.magisnet.com/?p=726
    No es cuestión de discrepancia. Simplemente, enfocamos el tema desde vertientes diferentes.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link