A precio de amigo

Hoy estoy que lo peto. Después de ver, de forma repetitiva, como personajes sin ningún tipo de formación sobre ciertas cuestiones, son capaces de disertar sobre las mismas y, además, conseguir que haya personas que les aplaudan al decir cuatro frases sacadas, con suerte, de Google, creo que ha llegado el momento de saltar a la palestra analógica. Uno tiene muchos gastos y, aprovechando que hoy se puede hablar de todo sin tener ni pajolera idea, me ofrezco para rotos y descosidos. Bueno, más bien para disertar, escribir o formar a todo quisqui en metodologías varias, pseudociencia o, simplemente, artes del kamasutra. Y todo a precio de amigo.

Fuente: Facebook

Ya sabéis los que me seguís habitualmente que tengo un gasto que, por desgracia, se repite en mi cuenta bancaria. Y no, no estoy hablando de la cuota de un gimnasio ni de gastos de esos que, ahora (y antes, aunque en formato diferente) están muy de moda entre la jet set. Estoy hablando de mis gastos fijos en oro blanco. Sí, en horchata. Joder, el litro a cuatro euros cuando compro más de diez, está acabando con mi, cada vez más maltrecha, economía.

Pues nada, empieza a ser hora de ofrecer tarifas, a precio rebajadísimo, para hacer ciertas cosas y soltar determinadas bufonadas. También, a precio de amigo, soy capaz de sustituir a los becarios que tienen en los medios para hablar de educación, postularme para dar caché a determinados premios o, simplemente, acudir a actos crucifijo mediante. Es que creo que ahora es el momento.

Charla de ABP de media hora por cincuenta litros de horchata, en la que regalo otra media de competencias básicas. Si las queréis en digital, puedo hablaros de las competencias digitales que debe reunir el docente del siglo XXII (he dicho XXII para ir más allá) por unos sesenta litros. Con el descuento podría dejar las dos por unos ochenta litros. Ya veis que la rebaja, incluso que no sepáis mucho de porcentajes, es apreciable. No soy de esas multinacionales que van haciendo la oferta de dos por uno más cara que la unidad. Y no creo que hace falta que os mencione nombres.

Si queréis también puedo hablaros de neuroeducación por cien litros de material. Sale más caro porque tengo que fabular más. Además, he leído un poco del tema y tengo un poco de formación extra acerca del mismo. Es que la neuroeducación mola. Y ya si os la flippeo desde una tarima sus vais a enterar de lo que es calidad de un ponente. Hablando de flippear, os monto vídeos de cinco minutos de la asignatura que queráis a un diez por ciento de lo que ha cobrado el youtuber «estrella» de la Comunidad de Madrid. Haced números. Vale la pena. Y os prometo no meter anuncios en los mismos.

A los medios de comunicación os voy a cobrar un poquillo más. Si es para la tele, ya os digo que mi caché está entre Gila y Chiquito de la Calzada. Ya, sé que ya no están con nosotros pero, para que os hagáis una idea, cobraría algo menos que un participante en Sálvame y, un poquito más que el que presenta ese programa de amores imposibles. Entre Jorge Javier y el tipo que se ha vendido a promocionar la ludopatía. ¿Hace falta dar nombres?

Tengo suficiente inventiva para hablar de lo que queráis. Para escribir de todo lo relacionado con la educación, bastante mejor que aquellos que tenéis contratados para hacerlo. Y, además tengo un físico que asusta. En el buen sentido, claro está 😉

Aprovechad que ahora estoy a precio de amigo. Acepto prostituirme sin ningún problema e, incluso, acepto productos básicos de juegos sexuales para promocionar mi blog. Ya no me quedan escrúpulos. Bueno, me quedan algunos pero, después de habérseme jodido el calentador hace poco más de un mes y anteayer la lavadora, o hago esto o reduzco mi ingesta de horchata. Y por ahí no paso.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link