¿A quién beneficia dar Science en inglés?

Hace tiempo que me pregunto a quién está beneficiando realmente que, en algunos centros educativos y, especialmente aquellos dependientes de algunas Comunidades Autónomas, se esté procediendo a sustituir las clases en la lengua de Cervantes o cualquiera de las cooficiales, por inglés. Ya, estamos en un mundo global y sin el inglés da la sensación que no nos podremos mover de nuestro país, estaremos limitados a trabajos miserables y, por qué no decirlo, seremos incapaces de entender la información técnica que, a lo largo de las redes, se distribuye de forma masiva en la lengua de Shakespeare. Eso es lo que se nos vende. Eso es lo que justifica, a nivel político y por parte de, cada vez más, docentes, padres y medios, la cada vez más hilarante introducción del inglés como lengua vehicular en nuestro país. La verdad es que salvo que seamos una colonia inglesa no lo entiendo. No entiendo que los aprendizajes básicos deban posponerse al aprendizaje del inglés. Bueno, debo ser de lo pocos porque, por lo visto, lo que no puede ser es que el docente y el alumno se comuniquen en su lengua materna o de uso habitual. La verdad es que, por el camino que vamos, ya me veo sustituyendo la Ikurriña o la Senyera por las banderas de los condados de Essex y Kent y, en poco tiempo ver ondear la Union Flag en el Parlamento y el Senado mientras, en el desfile de las fuerzas armadas, se canta el God Save de King (sí, aquí tenemos King, no Queen).

Fuente: Flickr CC

Pero seamos sinceros… si los que tenemos un poco de sentido común en el asunto (cada vez los menos, lo reconozco) vemos que lo de dar asignaturas en lenguas que no dominan ni docentes, ni alumnos y, por qué no poner también en la ecuación, familias, ¿a quién interesa lo anterior? Porque, vamos a ser brutalmente claros, ¿qué sentido tiene reducir aprendizajes con la finalidad que nuestros alumnos aprenden inglés? ¿A quién beneficia? ¿A los alumnos? Pues va a ser que no. Bueno, algunos van a aprender inglés con independencia de estos inventos del TBO porque, por suerte, han nacido en una familia con posibles que hace posible complementar ese inglés macarrónico con el que se imparte Science con algo más serio. Y seamos sinceros, ¿alguien cree que a un alumno brillante, sin problemas socieconómicos, le va a importar realmente que se den las clases en inglés o en mandarín? Pues va a ser que no. Algunos aprenden a pesar de. No son muchos pero sí que existen alumnos así. Les puedes poner un globo con ojos en la mesa del profesor y enchufarles un vídeo y van a aprender. Pueden venir a clase en días alternos y también aprenderían. El problema no son este tipo de alumnos (entre un 2-5% del alumnado). El problema es qué hacemos con el noventa y mucho por ciento restante. Bueno, ¿quién se está beneficiando con lo que les está pasando a este inmenso porcentaje de alumnado?

En primer lugar el beneficio directo es para aquellos docentes que se han certificado en inglés (dependiendo de las Comunidades con un triste B2 o con un maravilloso C1). Sí, tener inglés te garantiza que puedas dar clase de, por ejemplo, Matemáticas en inglés, por delante de uno que no tenga dicha certificación. ¿Serás mejor docente, sabrás más de matemáticas o estarás actualizado en tus prácticas docentes? No importa. Lo que importa es que sepas inglés y, más que qué sepas, que tengas la certificación que te piden. Incluso podrás, en caso de ser interino, pasar por delante de funcionarios. No importa lo bueno que seas en tu asignatura. Importa el título de inglés que tengas.

También tenemos como beneficiarios del bilingüismo cañi (perdonadme la expresión pero, es lo más cercano que se me ocurre) a todas esas academias de inglés que están preparando a los docentes para sacarse esos títulos que necesitan, a las Universidades privadas -y públicas- que expiden capacitaciones en esa lengua y, vamos a decirlo de una vez, a todos aquellos entramados empresariales que emiten certificaciones (léase Cambridge, Trinity o las que se os puedan ocurrir). Por cierto, ¿sabéis que hay muchas Consejerías que pagan a esos entramados empresariales por pasarles y certificar la prueba a sus alumnos? Claro que sí… el negocio.

¿A quién más beneficia lo anterior? Bueno, en este caso, más que beneficiar se trata de vender que va a beneficiar. Sí, a los padres que no pueden pagar para sus hijos academias privadas o pagarles un viaje para que aprendan inglés. Padres que compran que sus hijos van a aprender inglés y se solazan al ver como pronuncian hello con acento prístimo londinense. Da igual que no sepan de nada más -ni tan sólo inglés-. Lo importante es que llevan a sus hijos a un centro bilingüe donde, después de besar la bandera, les imprimen a fuego el Sun y la Moon para explicar la rotación y la traslación.

Bueno, ya sé que hay más actores beneficiados indirectamente del asunto pero me vais a permitir que, como es verano y algunos tenéis un poco más de tiempo, intentéis averiguar quiénes son. Y sí, es muy fácil 🙂

Un detalle sin importancia... ¿sabéis decirme el nombre de las Universidades que manipulan la estadística para demostrar que el bilingüismo es maravilloso y los cargos políticos que difunden dichas estadísticas?
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

21 Comments
  1. Bos días: No mentes a la bicha, que te crucifican.
    Asignaturas como Arts & Crafts, Social Science, History, Maths, Physical Education, etc. demuestran la locura y el sinsentido que se han instalado en el sistema educativo. «Mola mucho» tener esas materias en el curriculum, lo que ya no mola tanto es que los alumnos no conozcan los nombres de los países, la geometría, el dibujo artístico o los reglamentos deportivos porque cuando se los explicaron en inglés en su día se le olvidó al político de turno cual debería ser la prioridad en educación.

    1. El problema del mal llamado bilingüismo es que se está supeditando todo el currículum al inglés, en lugar de ofrecer alternativas para mejorar la competencia lingüística en un idioma extranjero (necesaria e imprescindible). Ya, sale más barato (los mismos docentes con títulos de chichanabo -léase B2-) y mediáticamente es mucho mejor para ser vendido.

      Gracias por comentar.

  2. Asignaturas como Sociales tan básicas para el desarrollo de la expresión se ven tristemente liquidadas, ¿cómo pretender que se exprese como en castellano un alumno de 13 años para analizar ideas complejas? El resultado es banalizar la materia

  3. El niño lo que tiene que aprender bien es su lengua materna que es la que da estructura al coco, facilita la expresión, permite el propio entendimiento y un montón de cosas más. La otra, con que la champurreé y le permita entender y hacerse entender es suficiente. Si vas a dedicar tu vida a estudiar lenguas sajonas, pues si.

    1. No estoy de acuerdo con lo que comentas acerca del simple hecho de «sólo chapurrear» la lengua extranjera. Creo que el problema no es el aprendizaje de la misma, el problema es usar una lengua que no se habla en el contexto ni es oficial (y ya no digamos materna) como lengua vehicula del aprendizaje.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

  4. Por cierto, ¿qué hace ese País en el que tenemos que mirarnos, la panacea de todos los problemas educativos?. ¡Ah! que en Finlandia enseñan en su idioma, que mala suerte, no podemos ponerlo de ejemplo.
    Por cierto, Finlandia es un País de poco más de 5.000.000 de habitantes, menos que la comunidad de Madrid. Estoy de acuerdo con varios post que has publicado sobre Finlandia. ¿Qué datos demuestran que tiene la mejor educación del planeta?.
    Que quede claro, yo si pienso que Finlandia tiene una buena educación, pero también pienso que el País Vasco tiene una extraordinaria FP, y se tarda años y años en copiarla en el resto del País….
    Leyendo a profesores como USTED, recupero un poco la fe en el ser humano….

    1. ¿Tenemos que mirarnos en Finlandia? Pues va a ser que habrá cosas que sí y cosas que no. Por cierto, ¿por qué casi nadie cuando habla de Finlandia menciona la realidad de su sistema educativo? http://www.oph.fi/english/curricula_and_qualifications. Ya, no interesa porque a más de uno seguro que se le desmonta el chiringuito.

      Tenemos a nuestro lado ejemplos magníficos de buenas prácticas (como las que comentas del País Vasco en cuanto a la FP) y, lamentablemente no se sabe el porqué no se exportan. Algún día alguien nos lo explicará…

      Un saludo y muchas gracias por tu amable comentario.

  5. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo expuesto. Aquí en Madrid,se instaló el bilingüismo por decirlo de alguna manera «a cholón» y ¡así nos va!Soy padre y estoy en el consejo escolar y a finales de junio tuvimos una reunión donde pregunté ¿por qué esas materias que se daban únicamente en inglés no se impartían también en castellano(mitad de la clase en castellano,mitad de la clase en inglés)de ese modo nos asegurábamos que los críos entendían la materia?
    La contestación por parte de la dirección fue:»Porque estamos en un colegio bilingüe»
    Precisamente,por ser un colegio bilingüe deberíamos dar esas asignaturas en los dos idiomas.
    Tengo claro,que es importante que nuestros hijos aprendan inglés pero no a costa de sacrificar su lengua materna.

    1. No es cuestión de sacrificar la lengua materna (que, a la postre, es la menos sacrificada). El problema es el sacrificio en aprendizajes varios que se llega a dar cuando se prioriza la lengua -y más siendo la misma extranjera- frente a cualquier tipo de contenido/habilidad/situación. Ya, vende muy bien lo del bilingüismo, permite segregar para algunos entre ricos y pobres pero, al final, lo único que hace es que perjudique a todo el alumnado en su conjunto.

      Un saludo y gracias por contar la experiencia.

  6. El autor tiene razón en muchas cosas, pero en otras no. Y la forma en que se mezclan los argumentos, me motiva a escribir:

    1. Ser políglota es muy beneficioso, también desde a más tierna infancia. Ese ha sido mi caso: en mi casa, desde siempre, se han hablado dos idiomas. Cuando cumplí tres años, me inscribieron en un colegio donde se hablaba uno de esos idiomas, y otro más (ese era el principal, por cierto). Como resultado, hablo los tres perfectamente, y tengo una enorme facilidad para aprender otros idiomas (domino un cuarto idioma y me defiendo en un par más). Esto me ha servido para enriquecer mis conocimientos, para poder conocer a gente, viajar y abrirme de miras, pero también para ser aceptada en másteres o en trabajos. Los idiomas sí que tienen su utilidad: eso es innegable.

    2. Eso no justifica que tenga que ser un requisito en cada vez más puestos de trabajo o para ser aceptado en ciertos estudios. Tampoco justifica que se imponga en colegios (empezando ya en educación infantil) o que se instaure deprisa y corriendo, de malas maneras, en los centros escolares. Y desde luego, no justifica que los gobiernos y las familias cedan al marketing que se le hace al inglés desde las academias y otros lobbys. Se está llevando a los centros de manera chapucera, e interesada. No cabe duda. Pero esto ocurre con casi todo lo «cool» (aprendizaje cooperativo, PBL, etc; todas muy buenas ideas llevadas a la vida escolar hecha trizas), en centro públicos, concertados o privados. Lo enlatan de forma bonita para traer más matrículas, pero en el aula se traduce en m***da.

    3. Aún y todo, si existen centros que ofertan el inglés, los docentes tendrían que dominarlo, ¿verdad? Igual hay que revisar la manera en que se contratan e inspeccionan a los profesores para asegurarnos de que su trabajo es óptimo. Pero esto no se limita al tema del idioma. Todos hemos conocido profesores a los que no les interesa un rábano mejorar, y que sólo quieren pasarse los años sin que les toques las narices, en detrimento del alumnado. Yo soy profesora y lo he visto entre algunos de mis compañeros. Son la minoría, sí, pero machacan los contenidos de las asignaturas y el desarrollo de los alumnos por igual, con o sin inglés de por medio. Pero ufff este tema es delicado y se merece una tesis independiente…

    4. ¿Por qué da tanta rabia el inglés en particular? Os leo (artículo y comentarios) y que sepáis que donde yo trabajo tenemos el mismo problema. En vez de «inglés vs castellano» se trata de «castellano vs euskara». Lo curioso es que, en la situación que vivimos en Euskal Herria, los «amantes del idioma de Cervantes» defienden la postura que aquí se describe como la de «los amantes de Shakespeare», en detrimento del idioma más antiguo todavía hablado en Europa.
    Sospecho que a muchos «amantes de la lengua de Cervantes» les da rabia que su querido idioma ya no sea tan dominante. Que el inglés se haya convertido en lengua franca en lugar del castellano. Si ese es el caso, que no se preocupen. El euskara lleva miles de años viviendo esa situación (nos han invadido y ocupado tantos pueblos…) pero sigue adelante, ¿no? (léase con «retintín»).
    Quizá se hayan preocupado al hallar paralelismos no-deseados: ¿se verá relegado el castellano a una posición similar a la de «los idiomas regionales»? ¿Esto asusta a algunos? Pues que empiecen a cuidar a todos los idiomas por igual: el castellano, los «más importantes» que el castellano y los «menos importantes» que el castellano (tampoco se puede negar que existen desigualdades y jerarquías entre idiomas/culturas…). Puede ser un buen lugar para empezar a construir la «normalidad lingüística».

    1. Sólo un detalle en el que no estoy de acuerdo en el argumentario que planteas… no es lo mismo potenciar una lengua cooficial (como puede ser el euskera que comentas) con introducir una lengua que, ni es de contexto ni es oficial en ninguna parte de nuestro territorio. Los idiomas deben cuidarse y mimarse. Más aquellos que forman parte de nuestra cultura porque, ¿qué seríamos sin nuestras raíces? Nada.

      Un saludo y gracias por tan coherente/bien planteado comentario.

  7. Se debería pronunciar Ebro como nosotros deberíamos pronunciar «iuchu» : U2. Pero supongo que dicen «iibrou» lo peor es que Jaime en UK significa himen y que un apellido tan común asturiano como vallina, imaginaos lo que significa allí. Así que si te llamas Jaime Vallina. Opta por pronunciar la nota de ti nombre como si prepararas un escupitajo para llenar un embalse entero y la i de Vallina súper corta y recalcada. Como si la i tuviese un acento! 😂😂😂

  8. No había visto este artículo y hoy, en tu twitter lo has citado y lo he leído. Yo soy una de esas profes que está dando mi asignatura en Inglés y admito que me he sentido herida al leer el artículo y especialmente los comentarios. Creo que se ha banalizado totalmente la discusión.

    El problema es la falta de formación, y no, ni siquiera estoy de acuerdo en eso, no es tanto la formación en inglés (los B2, C1, etc) si no, la falta de formación y, especialmente, el creer que efectivamente se puede dar clase en inglés tal cual lo hacemos en nuestra lengua, es obvio que nuestros alumnos no tienen la competencia en inglés para seguir una clase tradicional de «Science». Entonces, ¿cuál es el problema? ¿qué es CLIL?

    Para mi siempre ha sido una prioridad que mis alumnos aprendieran por encima de todo el «contenido» de mi asignatura, esto, en los tan aclamados cursos CLIL tampoco ha estado claro desde el principio (año 2000 y poco) y mucha formación (mucha de ella pagada por comunidades autónomas con buenas intenciones) incidía en actividades más o menos de vocabulario más o menos divertidas pero sin una secuencia, temporalización, continuidad, evaluación. En otras palabras, en cómo dar la clase y que los contenidos sean los contenidos que tocan (no en saber pronunciar Ebro), precisamente, enlaza con las críticas que veo por aquí y con las críticas que CLIL ha tenido que ha hecho que se cuestione durante un tiempo. Hoy por hoy estamos en una tercera etapa CLIL, pero hay que encontrar con quién formarse.

    Yo, de casualidad, y como parte de un Erasmus+ KA1 he tenido la suerte de formarme en eso que precisamente reclamaba, quiero dar mis contenidos, es mi prioridad y sigue siendo CLIL. Si quieres ver casos de éxito busca la Federación de Ikastolas, otra vez los vascos. El debate en ese contexto es vasco-inglés, ¿más inglés significa menos vasco? Falta también mucha información a las familias, ¿qué es bilingüe? jamás será hablar inglés como habla castellano u otra lengua cooficial, pero sí, debería ser más competente.

    1. La intención del post era reflexionar acerca del despropósito que supone dar una asignatura no lingüística en una lengua que no es de contexto. Conozco, de hace tiempo el modelo CLIL pero lo del bilingüismo ha ido un paso más allá de la introducción paulatina, y siempre con especialistas dentro del aula, de determinados conceptos puntualmente en otras asignaturas. Como bien dices el problema es que ni los docentes son bilingües, ni los alumnos dominan suficientemente el inglés (hablo de inglés por ser lo más extendido) para entender una clase en esa asignatura en etapas obligatorias.

      Claro que hay casos de éxito pero puntuales y por motivos que tienen mucho que ver con contextos sociofamiliares que con el trabajo realizado en los centros. El problema no es dar más o menos vasco, castellano, catalán o gallego. El problema fundamental es dar menos ciencias, menos matemáticas o menos (…) por tener que darlo en inglés. Esa es la clave.

      Un saludo y gracias por el comentario con tu experiencia personal.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link