Alea jacta est

A estas alturas de curso la suerte ya está echada. No hay posibilidades, ni de rectificar errores en caso de ser alumno o docente, ni de poder remontar una carrera de fondo en la que hace quizás demasiado tiempo que has pinchado. Ya si eso para dar una nueva oportunidad a los chavales qué mejor que plantear las recuperaciones una semana después de haberla finalizado (modo irónico cagándome, por cierto, en las evaluaciones de finales de julio). Cuando de una película sabes ya el final antes de verla es imposible que te cambien el guión de un día para otro. Te queda la opción de empezar a recorrer de nuevo el camino antes que el mismo te lleve inexorablemente a una meta en la que no todos van a ser aplaudidos. Mala preparación, gestión de tiempos o, por desgracia, situaciones que tienen mucho que ver con lastres que ya vienen de años atrás. Y no estoy hablando en exclusiva de la faceta académica.

Fuente: ShutterStock

Estos días se van a dar lloros, alegrías, peticiones de clemencia o, simplemente, pasotismo absoluto de algunos que ya están fuera del sistema desde hace mucho. Las bendiciones urbi et orbi no funcionan en ningún ámbito y, aún menos en cuestiones educativas. Menos en esa educación formal en la que, nos guste más o menos, se ve inmersa una cantidad ingente de alumnos. No es malo el esfuerzo. No es malo el andar, correr o pasear. Lo malo es hacerlo sin que nadie te enseñe cómo, sin zapatillas porque en casa no hay dinero para comprarlas o, recorriendo un sendero que tiene todas sus indicaciones en un idioma que desconoces. Me veo subiendo al Monte Fuji con senderos escondidos por las zarzas y cuatro carteles en japonés. Va a ser que me sería imposible llegar y si llego, llegaría tarde y mal. Creo que intuís a qué me estoy refiriendo.

Da pena que esté todo ya atado y bien atado a estas alturas de curso. Más pena me da que haya cosas que estén atadas desde que uno nace por hacerlo donde lo hace. Y ya si sumamos a lo anterior la ausencia de recursos y estrategias (no me refiero a los grupos «especiales» que han creado en determinadas etapas educativas para coartar, aún más si cabe, las posibilidades futuras de algunos de nuestros alumnos) estamos predeterminando el futuro educativo y social de muchos. ¿Quién dijo que la escuela era dotar de igualdad de oportunidades? Timadores. No es cierto. Jamás lo ha sido y menos aún desde hace unos años.

Esto se acaba. Todo está decidido. La verdad es que, como cada curso, algunos acabamos con un sabor agridulce y cada vez más cansados. También tristes al ver que poco puedes hacer para subsanar ciertas cosas. Luchar contra molinos de viento es lo que tiene. Al final siempre ganan los mismos.

No me hagáis mucho caso que, quizás sea hoy uno de esos días en los que el mono por la prohibición de la ingesta de horchata o, simplemente, la necesidad imperiosa de reponer fuerzas, hace que no vea lo positivo que sucede en las aulas porque, si no fuera así más vale tirarnos por un barranco. Eso sí, a día de hoy, ya está todo el pescado vendido en muchos sentidos. El curso que viene espero sea mejor aunque éste, a pesar de todo y haciendo un balance global, tampoco ha estado del todo mal 😉

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment
  1. Completamente de acuerdo contigo. La escuela no es ni de lejos compensatoria de desigualdades. Tengo miedo de que vaya incluso a peor. Trabajo en un instituto de un barrio obrero del que salieron cirujanos, ingenieros, profesores …. Ahora los resultados son cada vez más desalentadores. Es todo una farsa

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link