Algunos nadamos a contracorriente

Esta mañana, como los que os pasáis habitualmente por aquí y los que me seguís en Twitter habéis podido comprobar, le he dado un lavado de cara al blog. He comprado un tema (sí, invierto en el blog) y, de paso, me he hecho con un hosting multidominio para hacer determinadas pruebas y poder, de una vez, migrar todos los «proyectos» que tengo desperdigados por ahí al mismo lugar. Bueno, quizás el único que mantenga al margen de la migración masiva sea este blog. Quién sabe.

Fuente: ShutterStock

Ello me lleva a pensar a que voy un poco a contracorriente porque, al final, lo importante parece que sea hacer proyectos muy macro, de gran vistosidad y de nula reflexión. Los blogs, por lo visto para algunos, ya no son algo interesante. Se lleva mucho más la reflexión rápida en las redes o, incluso, una simple imagen o vídeo. Ya, seguro que algunos diréis que, al igual como sucederá con el papel en el futuro, los blogs tienen muy poca vida. Más aún los que plantean cosas diferentes a lo que están vendiendo los medios o, difundiendo determinadas asociaciones «de docentes». No mola mantenerte al margen de la neuroeducación, el flipped o eso que, algunos sin tener demasiado claro en qué consiste, denominan metodologías activas. Y aún así no quiero hacer lo fácil y dejarme llevar porque, sabéis todos que es mucho más fácil dejarte llevar por la corriente que ir nadando en contra de ella. Lo fácil sería poner la mano. Lo fácil sería empezar a decir cosas edulcoradas. Lo fácil, en definitiva, sería venderse a lo nuevo e innovador.

Nunca he defendido tener razón en mis postulados. Eso sí, siempre he ido de cara. Jamás me he escondido ni una coma por pensar en que, lo que a veces escribo, puede sentar mal a alguien, no me llamarán para dar una charla o, simplemente, algunos me retirarán el saludo. Si alguien confunde la reflexión o la discrepancia con lo anterior, creo que tiene una falsa concepción de lo que supone el debate. O más bien es que ese debate no le interesa demasiado.

Hay mucha gente que habla sobre educación. Mucha que lo hace desde altavoces maravillosos (léase medios con miles de lectores). Otros, intentamos aclararnos en ciertas cuestiones. Nos preocupamos ante la deriva de ciertas cosas. Nos mantenemos en una equidistancia, entre lo último y lo antiguo porque, a veces, quién dice que lo último o lo antiguo deba ser lo mejor. Una mochila conviene siempre que esté cargada de muchas experiencias y recursos. Quizás, como muchos dicen, al final conviene no llevar tanto equipaje pero, en mi caso, lo que llevo son muchísimos recuerdos, maneras de hacer y una gran cantidad de errores cometidos (y que, seguro van a ampliarse). Eso sí, por lo visto llevar mochila también es nadar a contracorriente. Más aún si la mochila dista mucho de ser de esas marcas que venden, tanto para uso profesional como para satisfacer una afición, el mismo modelo de mochila.

Me hace gracia ver como algunos intentan colocarme como defensor del inmovilismo pedagógico. Más aún sabiendo, a ciencia cierta, que quizás los verdaderamente inmovilistas son ellos. No se trata de debatir acerca de usar papel o una app. Se trata de un debate mucho más profundo. Y no, la uberización del aprendizaje no es la solución. Tampoco lo es que se vayan todas las posibilidades futuras de nuestros alumnos, se resienta la creatividad por «hacer prácticas que la potencian pero que acaban dañándola» o, simplemente, que se acabe señalando al que, por desgracia, no apoya al equipo que ahora está ganando. Quizás es que la educación no va de equipos.

Seguiré escribiendo por aquí. Me gusta hacerlo y reflexionar en voz alta. Es bueno hablar de cosas que muchos no quieren oír, otros se empeñan en manipular y, finalmente, una minoría se empeña en convertir en una afrenta personal. No habíamos quedado en que lo importante era nadar 😉

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link