Amigo invisible a 10 euros

Debo escribir lo que pienso o reviento. Ayer me enteré que en un colegio de Primaria (público, no concertado ni privado) se hacía un amigo invisible entre los alumnos de tercero de Primaria con un tope máximo de 10 euros. ¿Estamos locos o qué? Niños, algunos de los cuales con problemas económicos, jugando al consumismo puro y duro, mediante una puñetera moda que se han montado algunos para, supuestamente, mejorar el ambiente de trabajo. No entiendo lo del amigo invisible en un trabajo. Aún menos puedo entender el concepto, llevado a su parte económica, en alumnado. Y, en el caso del alumnado puedo, siendo generoso, llegar a comprender las buenas intenciones que se encuentran tras lo anterior. Eso sí, lo de llevar un coste asociado, ya es algo que rechina completamente.

Fuente: Internet

En estas fechas navideñas seguimos erre que erre con ciertas cuestiones en los centros educativos que, al final, son tradiciones mal entendidas. El festival de Navidad en que al pobre chiquillo le toca hacer de árbol durante media hora sin rascarse la nariz, hasta llegar a aquellos centros que hacen un Belén o, simplemente, llevan meses haciendo/preparando algo para que los padres disfruten de ver a sus hijos haciendo algo, ya es algo que debería llevar a reflexión. No es malo hacer cosas con los alumnos. Aún menos montar actividades con ellos y para ellos pero, cuando el único objetivo es convertir todo en un escaparatismo cara a los padres, más de uno debería reflexionar acerca de cuál es su función como docente. Yendo más lejos, cuál es la función de la educación y a quién debe ir dirigida.

Quizás a algunos nos preocupen más los chavales y lo que hacemos con ellos que el poder «enseñar a los padres» lo que estamos haciendo. Claro que sí. Es imprescindible que los padres sepan qué pasa en las aulas y cómo va el aprendizaje de sus hijos. Yendo más lejos, siempre es interesante que se difunda lo que se hace pero creo que, de ahí a convertir las prácticas educativas en simples actos de mediatización o mercantilización va un largo trecho. Y en eso es en lo que se convierten la mayoría de centros educativos, especialmente en las aulas de Infantil y Primaria, estos días. Burritos sabaneros, representaciones navideñas y, como no podía ser menos, la típica representación en inglés. Conviene que los padres sepan que sus hijos tienen un buen speech.

Como padre me encanta aplaudir con las orejas cada festival fin de trimestre que hace mi hija en su colegio. Otra cuestión es, cuando le meto raciocinio al asunto, plantearme la cantidad de horas de trabajo que hay tras ciertas cosas que se hacen por el simple hecho de lucir. Y ahí ya me entran mis dudas…

Siento acabar siendo políticamente incorrecto pero cuando veo que, para algunos y por cuestiones de tradición mal entendida, lo más importante es el aparentar y montar cosas que, a nivel educativo tienen un aprovechamiento entre cero y ninguno, pringan a los padres haciendo, en muchos casos, el disfraz de sus hijos y se convierte en el único objetivo del trimestre, es que hemos perdido el norte. Eso sí, mientras, vayamos a disfrutar del festival del cole de nuestros hijos, compremos regalos para potenciar el consumismo infantil y convirtamos, estos días, los centros educativos en un espectáculo en el que, lo único que falta, son las típicas palomitas.

Una última aclaración para aquellos que me habléis de lo pedagógico que es el amigo invisible a nivel de socialización y creación de amistades o, simplemente, el magnífico proyecto educativo que supone construir un Belén o montar un festival de Navidad con mucho esfuerzo, detrayendo horas y horas de otro tipo de proyectos… ¡No me lo creo! Eso sí, seguro que queda muy chulo, los padres sacan bonitas fotos y, al final, pueden lucir de sus hijos vestidos de oveja o haciendo de árbol.

Yo publico lo que hacen mis alumnos en Tecnología en el blog de aula. Otra cuestión es hacer cosas, con el único objetivo de publicarlas o venderlas a terceros.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link