Análisis y posibles mejoras en la Formación Profesional II

Después de escribir mi artículo de ayer y, a la vista de la numerosa cantidad de preguntas y apreciaciones sobre el mismo referentes a las propuestas que lancé al aire para la mejora de la Formación Profesional en nuestro país, me encontré en la tesitura de tener que incorporar una actualización al artículo (dando respuesta a algunas cuestiones que me plantearon). Pero, como creo que el tema de la Formación Profesional es uno de los grandes olvidados de las políticas educativas de este país (aunque la proporción de alumnos que eligen este tipo de estudios sea igual que la de los que optan por el Bachillerato), me pongo a escribir un nuevo artículo donde intentaré responder y matizar algunas cuestiones que se desprenden de lo que dije ayer y que me han llegado por diferentes medios (Twitter, correos electrónicos, etc.). No olvidemos que tan sólo se trataba de un breve esbozo con algunas propuestas para la mejora de ese tipo de estudios.

En primer lugar me gustaría aclarar que no comparto el argumento sobre no realizar una Formación Profesional de 5 años porque «Muchos chavales de ESO acabarían por no hacer nada y ese no debe ser el objetivo» (vía @hermipp). Discrepo totalmente del argumento porque ya estamos presuponiendo y discriminando al alumno que cursa FP, una de las lacras ideológicas que tenemos en este país. Conozco muy pocos profesores de FP que quieran que sus hijos estudien ese tipo de estudios… me suena demasiado a los políticos que legislan e intervienen en las decisiones sobre Educación Pública y envían a sus hijos a centros privados. Esa es una de las mentalidades que tenemos que cambiar, ya que no puede ser que se considere que sólo el mal estudiante puede ir a estudiar FP. Si seguimos manteniendo esa mentalidad, estaremos abocados al fracaso. Tenemos que creer en la FP y, que la misma acceda a tener el prestigio que necesita y se merece.

Refiriéndome también a la afirmación anterior, quizás sería lógico el adelantar la incorporación a los estudios de FP a los 14 años y, con esos dos primeros cursos (en los cuales se empiezan a dar materias específicas, pero sin descuidar una formación integral) pudiera existir la posibilidad de realizar una doble acreditación que les permitiera cambiar los estudios (mediante un examen «libre» para aquellos que quisieran pasar al Bachillerato y que les certificara como «Graduado en ESO» o bien, mediante un curso puente que les permitiera acceder a esos estudios). Por tanto, al igual que también sería recomendable la existencia del mismo sistema para aquellos que han optado por continuar con los dos últimos cursos de la ESO (que también tendrían la posibilidad del salto a la FP mediante «prueba» o «curso puente»), ello permitiría flexibilizar el modelo educativo (facilitando el paso entre estudios) y, evitar la existencia de alumnos que se vieran obligados a continuar en unos estudios que no les apetece.

Otra de las cuestiones que parece que pueda causar dudas en el modelo/propuesta que esbocé fue el tema de la desaparición de los ciclos formativos («sabes en lo único que no estoy de acuerdo? en la supresión de los ciclos formativos ¡sería volver al pasado!«, por @jmalex). Ello no sería del todo cierto, ya que lo único que se cambiaría sería la denominación, porque la posibilidad de especialización existiría en los tres últimos cursos (con la posibilidad abierta de la incorporación/adecuación del último curso a determinadas especificidades profesionales). Por ejemplo, un alumno que en ese segundo ciclo hiciera electricidad, podría especializarse en el último curso en «Electricidad del Automóvil», con lo que su formación, aparte de ser generalista, incorporaría una vertiente profesional determinada (que se podría incorporar en su título, mediante la denominación «Especialista en …»).

También me recuerdan que me olvidé hablar de la FPO (Formación Profesional Ocupacional) y la FP continua (la primera destinada a la formación para los desempleados y la segunda para el reciclaje de los trabajadores en activo). En la actualidad, este tipo de formación está prácticamente en su totalidad en manos de los sindicatos y centros de estudios privados (subvencionada con dinero público en su totalidad). Por tanto, ya que la idea es tener unos centros específicos de FP de calidad, lo lógico sería trasladar toda la formación a esos centros y, dejar de subvencionar a los organismos anteriores. Con una buena dotación y buenos profesionales, los centros tendrían que estar abiertos todo el día y, aparte de ofertar enseñanzas regladas (como la FP específica), también tendrían que asumir todas las competencias de formación y reciclado de trabajadores desempleados y en activo. Con ello se conseguiría centralizar los recursos, ofertando una mayor calidad en esa formación.

Posiblemente me esté dejando muchas cosas en el tintero y, supongo que seguiré hablando sobre el tema de la Formación Profesional, ya que tengo muy claro que es uno de los pilares fundamentales para sacar a nuestro país adelante. No es sólo un tema de recursos (que existen pero se hallan mal distribuidos), sino más bien de cuestiones de cambio de mentalidad, y de realizar una apuesta decidida y real por ese tipo de formación.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments
  1. Considero que la formación profesional es la forma más práctica y rápida de instruir a las personas en el mundo del trabajo, algo importante en estos tiempos donde el nivel educativo es indispensable para conseguir empleo.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link