Análisis y posibles mejoras en la Formación Profesional

Siempre he sentido un cariño especial por la Formación Profesional. Quizás ello se deba, no a haberla cursado como alumno, ya que soy uno de los que en su momento optó por estudiar BUP y COU como vía de estudios posterior a la EGB, pero sí por haber impartido docencia en la misma (en la antigua -preLOGSE-y en la nueva) en diferentes ciclos formativos (electricidad, mecánica, informática, etc.). Ya sabéis que en la docencia todo vale… ya que las habilitaciones docentes las carga el diablo.

Pues bien, resulta ser que una de las brillantes ideas que se tuvo en este país fue «cargarse» una Formación Profesional mejorable, pero con muchos puntos fuertes, ya que quien acababa quinto curso de FP estaba muy bien formado para entrar en el mundo laboral, reconvirtiéndola en unos ciclos formativos de grado medio (de uno o dos años) y, eliminando todo tipo de materias que pudieran hacer que el alumno adquiriera capacidades necesarias para ser algo más que un elemento productivo (matemáticas, lengua, etc.).

Además de ello, se dio la posibilidad al profesorado de FP de entrar directamente en la ESO y, hubo muchos cientos de docentes, que habiendo aprobado unas oposiciones más sencillas en su momento que el profesorado de Bachillerato (e incluso algunos «maestros de taller» que tan sólo tenían un título de FP) que optaron por dar el paso a los centros de secundaria para dar Tecnología de la ESO (¡a ver quien es la persona que renuncia a cobrar más sin realizar ningún tipo de trámite y, pasa por la puerta falsa a ser un funcionario del cuerpo A -reservado a licenciados, ingenieros y arquitectos- teniendo sólo un título de FP!).

Pues bien, esos fueron unos de los grandes errores: perder currículum no profesionalizador (y no estoy hablando en este caso de si convenía mantener el mismo o hacerlo más flexible) y perder a gran parte del profesorado (altamente preparado para dar clase en dicha FP y con una gran experiencia, que hicieron el salto a impartir Tecnología).

Otro de los grandes errores, fue la desaparición de los centros de FP para integrarlos en centros de secundaria (IES), un grave problema que obligó a reconvertirlos (en muchos casos esa reconversión implicó la desaparición o la reducción de espacios de muchos talleres) y a incorporarlos en una tipología de centros (con su normativa y gestión de uso) que no tenía nada que ver con la preparación profesional que se merecían esos alumnos.

No hemos de olvidar que una de las principales funciones que tuvo este «desballestamiento» de la FP fue la de permitir crear en períodos de como máximo 2 años mano de obra barata para las empresas, desposeyendo a sus alumnos de las características que tenían (a nivel de madurez personal y profesional) en la antigua FP (como he dicho anteriormente, mejorable).

También, no hemos de olvidar, las maravillosas habilitaciones docentes, que han permitido, en muchos casos, que docentes sin tener ni idea de las materias a impartir estén dando clase en determinados ciclos formativos. Es curioso encontrarse con un profesor del ciclo formativo de automoción incapaz de cambiar una rueda de su coche (y no hablemos del aceite) u, otro tipo de compañeros/as que se encuentran impartiendo un ciclo formativo de grado superior con menos conocimientos técnicos que los propios alumnos. La necesidad de comer hace que muchos/as acepten dar clase en este tipo de enseñanza a pesar de saber que no tienen ni idea de lo que han de impartir… éticamente cuestionable, pero legalmente lícito y, en determinadas situaciones personales, comprensible.

La culpa no es sólo de los Decretos, la culpa es de todos los que estamos permitiendo esta perversión de la Formación Profesional y, que tenemos otros intereses distintos a los del propio alumno, como pueden algunos de los siguientes:

  • Mantenimiento de ciclos formativos en determinados centros educativos (¿Qué docente de Formación Profesional no conoce algún centro donde «regalen» títulos de ciclos formativos por falta de matrícula? o, ¿que permitan pasar de curso aprobándoles los módulos pertinentes porque si no es así les desaparece el segundo curso?)
  • Existencia de ratios diversos, con centros en los que se quedan fuera numerosos alumnos y, otros en los que con menos de cinco alumnos reales (ya que las matrículas en algunos casos se falsean en la preinscripción -con alumnos que se sabe que no van a asistir a clase y se les matricula o, con algunos que han vuelto a su país y se supone que la Administración educativa no va a tener constancia de ellos- para así poder mantener abierto el ciclo formativo)
  • Las habilitaciones docentes que permiten a un titulado universitario dar clase en un amplio abanico de ciclos formativos sin que en ningún momento esté formado para impartirlo con una determinada calidad, etc.

Por tanto, como se trata de una perversión de este tipo de estudios, que ahora se va a acrecentar con la permisividad del paso de alumnos de PCPI (Programas de Calificación Profesional Inicial) que son alumnos que no han asumido las competencias básicas en la ESO, para así, poder reducir el número de desempleados a efectos de número y estadísticas, pero con ningunas ganas de aportar una mejora a este tipo de estudios, vamos a realizar algunas propuestas para la misma (para que no se diga que nunca soy «constructivo» en mis artículos):

  • Establecimiento de centros específicos de Formación Profesional bien dotados y con una normativa específica
  • Incorporación de la figura del «aprendiz», que permita que un alumno pueda compartir las clases en el aula (teóricas y prácticas) con trabajo real en la empresa
  • Supresión de los ciclos formativos (de grado medio y superior) y establecimiento de una Formación Profesional de cinco años (con los dos primeros cursos de materias comunes flexibles y que ayuden a desarrollar el espíritu crítico y personal de los alumnos -no específicas del ciclo formativo-, alternadas con algunas asignaturas específicas de la rama de formación -ámbito sanitario, eléctrico, informático, etc.-)
  • Posibilidad de que al acabar la Formación Profesional, el alumnado pueda realizar un «curso de adaptación a los estudios universitarios» que le permita un acceso a los mismos. Ese curso incorporará todas las necesidades que hayan podido quedar no cubiertas (a nivel generalista) en sus estudios y, será evaluado mediante una prueba externa a los centros y única para todos los alumnos. En caso de superarlo (el curso y el examen de validación posterior), permitirá el acceso baremado (en función de la nota final) a estudios universitarios (se podría discutir el porcentaje de plazas que se destina a estos alumnos)
  • Realización de exámenes previos y continuos de reciclaje al profesorado de Formación Profesional, ya que quizás las «matemáticas» o la «lengua» cambian poco con los años, pero a nivel de Formación Profesional, las máquinas u otros tipos de conocimiento cambian a menudo y, el profesorado ha de ir acorde con los tiempos. ¿Se habría de habilitar algún tipo de compensación por ese esfuerzo «extra» que realicen ese tipo de docentes?
  • Creación de «centros integrados» donde se propondrán los cambios y mejoras en los determinados ámbitos de formación, con contactos frecuentes de sus miembros con las Administraciones educativas, para así poder realizar y analizar las posibles mejoras en dicha formación
  • Establecimiento de una Formación Profesional semipresencial (e incluso totalmente virtual en determinadas especialidades) a nivel nacional, con una plataforma de formación rápida y efectiva, con evaluaciones presenciales en los «centros integrados»
  • Posibilidad de usar los centros de Formación Profesional como centros de formación de las empresas, mediante el recibimiento de un pago «por alquiler y formación», permitiendo así que una parte de los gastos de su mantenimiento sean asumidos por empresas privadas, etc.

Ya veis que podemos hacer muchas cosas, pero como siempre sucede con las propuestas que surgen de la base (en este caso de un simple docente) se quedan plasmadas en un documento, artículo o similar, y nunca llegan a hablarse en esas reuniones de los «comités de sabios» que decretan a golpe de improvisación.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

13 Comments
  1. Celebro que alguien escriba algo sobre la formación profesional, ya que son unos estudios que, como comentas, han sido mangoneados sin ningún tipo de criterio. Y el problema está en que el fantasma del fracaso escolar es demasiado grande, lo que comporta decretos que son sólo parches a un problema muy complejo. Lo que interesa es esquivarlo y derivar los «alumnos que no sirven para la ESO o el bachillerato» hacia la FP. Esto lo que provoca es que se desprestigien unos estudios a los cuáles, como tú, les tengo mucho aprecio. Pero me da mucha lástima ver cómo aún ese «consejo de sabios» los consideran como unos estudios menores, cosa que se refleja, por ejemplo, en su último decreto.

    Estoy de acuerdo con muchas de las propuestas que haces para mejorar la FP. Trabajo en una escuela de adultos y tengo contacto directo con perfiles de PCPI y con futuros alumnos de ciclos formativos de grado medio y superior. La preparación es, en la mayoría de casos, desastrosa, ya que curiosamente, son alumnos «rebotados» de la ESO, a los cuáles las escuelas van pasando de curso en curso para echarlos directamente hacia un PCPI o un curso de preparación de ciclo formativo de GM o GS. Por tanto, su formación académica no es para nada sólida y tienen lagunas importantes en todos los ámbitos básicos. Se les «vende la moto» de que es muy fácil y que encontrarán trabajo. Y además, se les explica que se podrán sacar el graduado escolar en las escuela de adultos al mismo tiempo. Ya sólo queda que se les diga que , además, les regalaremos un jamón!

    Las escuelas de adultos dan fe de que las cosas no se están haciendo bien. Cada año se matriculan alumnos jóvenes con un expediente que da miedo, ya que son la prueba de que no se han asolido los conocimientos mínimos. Y me da la sensación que se les está regalando el futuro a cambio del beneficio institucional. Pero no todo vale para rebajar el fracaso escolar. Como bien planteas y yo deduzco, es que se reorganize el sistema desde abajo, aprovechando recursos y reciclando los que no funcionan (como la selección de personal docente en los cursos de formación professional) para darle la importancia que se merece a la FP.

    De nuevo, enhorabuena por el post.

    1. Es curioso que te den las gracias por escribir sobre la FP, ¿será debido a la inexistencia de escritos sobre el tema? ¿al ninguneo de la FP por parte de la Administración? ¿a la imposibilidad de tomarse en serio unos estudios imprescindibles por parte de la sociedad?. Bueno, sea como sea, la FP se ha de dotar de visibilidad (se lo merece y necesita) y, todo ello sin olvidar las Escuelas de Adultos y EOI (que también existen y, curiosamente, también están bastante ocultas a la opinión pública).

      La problemática es más amplia que la FP, ya que engloba una parte importante de la formación postobligatoria de nuestro país (Escuelas de Adultos, EOI, formación ocupacional, etc.) y, por ello te agradezco que, a pesar de agradecer el artículo (cosa que me hace enrojecer), dediques una parte de tu comentario a otros estudios que también se merecen un análisis a fondo y mejora urgente.

  2. Felicitats pel retratat q fas de la FP. Els interessos i la incompetència, com sempre, ho malmeten tot.
    Mentre arriban els canvis, cal esperar que aniran arribant, tindrem a les aules, però, molt alumnat desubicat del món, amb la inquietud personal que això comporta, i amb un nivell de competències més que baix.
    Bé, anirem fent tot allò que es pugui per reconduir l’ensenyament en pro dels alumnes.
    Lídia

  3. A veces tengo la sensación de que los numerosos parches, idas y venidas, consideraciones y reconsideraciones que sufre la FP se debe a que a la clase política le sigue molestando el alumno ‘que no vale para estudiar’ y que cíclicamente necesita ‘recolocar’ en algun rincón del sistema para que, de cara a la opinión pública, ese tipo de alumnos se camuflen disimuladamente. Alguna vez alguien se tomará esto de la educación en serio, espero.

  4. El comentario está aquí pero podria estar en el post posterior. Leo y leo sobre la FP y cada vez me siento peor.
    Hace 24 cursos que trabajo como professora de Formación Empresarial (que incongruencia) y desde la Logse, Formación y Orientación Laboral (la F y la L me sirven pero la O, si antes no la han entendido y encontrado…).
    Cuando empece la FP tenia 5 cursos y dos grados (FPI y FPII) con asignaturas «comunes» con distinta carga horaria (+ instrumentales Lengua y matemáticas, también dibujo, inglés, francés, historia y una largo demasiado largo etcétera que pasaba por materias del todo peculiares) 30 horas de las cuales primero la mitad y luego hasta 20 era «Prácticas» y «Tecnologia».
    En FPI las cosas no eran fáciles y «se huía» como ahora muchos huyen de los CFGM, hacia FPII.
    La LOGSE podia haber hecho mucho bien, puliendo acceso «igualitario» de alumnado y profesorado (quien pueda y quiera entender que entienda). Lo hizo con los alumnos y homologó a los profesores (contentos quedamos).
    El asunto de la titulación requerida ahora para impartir docencia en los ciclos formativos es tan lamentable pienso que da muestra de la valoración que se tiene del alumnado (todo con matices, muchos matices.
    Me parece que uno o una estudia o se forma o se prepara: para trabajar, para ganarnos la vida con un oficio de… la diferencia está en el tiempo de formación? Toda la vida.
    Las apreciaciones sobre capacidades, intereses o desinteres, motivaciones, familias, situaciones pueden ser importantes pero lo fundamental y solo vuelve a parecérmelo es que en las aulas, en todas las aulas empiece a haber profesores formados para enseñar a aprender y viendo los «contenidos» (Contenidos, no metodologias) de los Másters al uso (Bolonia de nuestros amores). Nada o muy poco cambiará.

    1. Me alegra que no sea el único que ve que uno de los grandes problemas que está sufriendo la FP (aparte de reforma tras reforma errónea) sea las «habilitaciones» docentes para dar clase en la misma, donde parece que todo vale y para nada sirves. Esa revisión de titulaciones (más bien de competencias para impartir clase en determinados ciclos) ha de ser revisada con urgencia, ya que cada vez son más los casos de docentes que, por motivos personales (se ha de comer) eligen, a pesar de conocer sus limitaciones para impartir clase en esos ciclos, meterse en el aula con alumnos a los que deben de preparar para asumir un perfil profesional para el cual ellos no están preparados.

      No se cómo (ya que lamentablemente, las Administraciones parece que no están por la labor), pero la FP se merece una reestructuración y una mejora urgente, ya que la sociedad lo exige cada día más (y aún más en épocas de crisis como la actual).

  5. Buenas tardes,
    creo que la preocupación sobre el montaje actual del sistema educativo atañe a todos los niveles e itinerarios. Efectivamente, como muchos decís, se ha ninguneado y se ningunea la FP. Es curioso que en el mismo día escribiera un artículo en mi blog sobre algo relacionado con este tema aunque desde una perspectiva diferente.
    Soy de la opinión que el sistema educativo debería permitir la pluralidad de itinerarios, según las necesidades de nuestro alumnado. Lejos de esta utopía, los esfuerzos de la administración (y de la sociedad) pasan por homogeneizar el sistema, y si para ello se puede atropellar lo medianamente bien construido, parece que mejor.
    Lamentable…
    Un saludo,
    Judit

  6. Bueno, voy a discrepar. Yo creo que la FP está bien montada actualmente y, en general, los profesores responden adecuadamente, incluso ante la mucho mayor dificultad que tiene la impartición de módulos, frente a las materias convencionales, que la mayoría de los primeros también podrían impartir tan eficientemente como se les supone en el artículo a los profesores de «Bachillerato».

    Respecto a la dificultad de unas oposiciones u otras, ahora son las mismas, no creo que haya una referencia común, para poder establecerlo.

    No se cita que los Profesores de Secundaria que son Ingenieros o Ingenieros Técnicos, y que han realizado carreras cuya dificultad, nivel intelectual y capacidad de trabajo es extrema en la mayor parte de ellas, y no son comparables a las licenciaturas salvo Matemáticas o Físicas o alguna más que siento olvidar.

    Respecto a los Profesores Técnicos, están demostrando ampliamente su valía y supliendo clases, incluso en Secundaria, tipo Tecnología o Dibujo, con tanta o mejor habilidad docente, y salen más baratos.

    No hice FP y soy DEA Ingeniero de Telecomunicación, y estoy porque todos los Ingenieros deberían haber hecho primero un Ciclo Formativo de Grado Superior, o una FPIII que sería actualmente su equivalente, con Bachillerato, pero Tecnológico, porque los otros no nos sirven de mucho.

    Acceso entre las FP media y superior, pues sí, con un curso intermedio de formación científico-tecnológica.

    Ahora hablemos de donde está el problema, que es en la ESO, no en la FP…

    1. Está bien discrepar en las opiniones que se pueden verter en un artículo (siempre sometido, aunque no se quiera a la subjetividad de quien escribe), por ello voy a intentar responder a algunas cuestiones que viertes en el propio comentario en las cuales también me permito el lujo de hacer unas pequeñas matizaciones.

      En primer lugar hablas de que en el artículo se supone «que los profesores de bachillerato son más eficientes impartiendo determinadas materias convencionales«. He estado buscando esa suposición y no la he encontrado, pero lo que sí que se cuestiona es la capacitación de algunos docentes de FP para impartir sus materias (poniendo ejemplos de profesores de automoción sin nociones de cambio de aceite o de ruedas, profesores de electricidad que llaman a un electricista para cambiar una bombilla en su casa, etc.). Hay muy buenos profesionales en la FP, pero también hay mucho advenedizo que ha entrado a dar clases en la misma porque las «listas» estaban más abiertas y, en el momento en que hubo un auge de los ciclos formativos (a nivel de número de ciclos, no a nivel de dotación de los mismos) entró muchísima gente por el simple hecho de una capacitación docente que les habilitaba para ello (y que en muchos casos dependía más de las presiones de determinados colectivos -colegios profesionales, entre otros- que de la capacidad real de esos docentes recién titulados). A propósito de las materias «convencionales», tener gente que entra (o entrará mediante PCPI) por la vía falsa, mediante un aprobado en sus estudios (para que no molesten les promocionan y cómo saben que van a ir a FP…) la cual no posee las competencias básicas (a nivel lingüístico, matemático, etc.) hace que nos obliguemos a replantear una reintroducción de las mismas (no cómo materias exclusivas, si no como una capacitación ¿mediante módulos flexibles? para conseguirles que asuman las mismas).

      En referencia a las oposiciones, sí que es cierto que desde que se aprobó la LOGSE, con la aparición de los ciclos formativos de grado medio y superior, las oposiciones para profesor «de teoría» de FP y de ESO/Bachillerato son las mismas (a nivel de dificultad y número de temas), pero a lo que me estaba refiriendo era que antes de unificarse el Bachillerato y la FP, los docentes de FP tenían 25 temas y los de Bachillerato casi 100 y, al unificar los cuerpos la LOGSE, todos parecía que hubieran hecho el mismo tipo de oposición (beneficiando a los docentes de FP, que era la vía de entrada a la docencia para muchos que en aquel momento no aprobaron las de Bachillerato). No lo veo mal que se hiciera en su momento (ya que un docente puede ser bueno/malo con independencia del tipo de oposición que aprueba -y no hablemos de los excelentes profesionales interinos que pululan en las aulas de nuestro país-), pero esa realidad existe.

      También me parece arriesgado decir que un ingeniero o arquitecto (incluyendo las carreras técnicas) es «superior» a determinados licenciados y que no son comparables. Me parece totalmente erróneo y de una autovanidad bastante triste. Conozco muchísimos licenciados de carreras humanísticas (eso que según el comentario no tienen tanto nivel intelectual y capacidad de trabajo como los «grandes» ingenieros) que podrían pasar la mano por la cara a muchísimos de esos grandes ingenieros/arquitectos. Entrar en la discusión de la intelectualidad que se supone a una persona por el título que tiene colgado (o guardado en un cajón) en la pared de su casa me parece totalmente desproporcionado. Son las personas y no los títulos (en la función docente) quienes demuestran ese nivel intelectual y capacidad de trabajo, con independencia de su titulación. Un error que se transmite en tu comentario, que lamentablemente está demasiado extendido en la función docente.

      No niego tampoco que los profesores técnicos estén demostrando su valía en secundaria, pero a lo que me refería es que son profesores que sacamos de una FP donde tenían mucho que aportar y los trasladamos a un aula donde, la mayor parte del día, se sienten a disgusto por no poder dar todo su potencial. Fue un error que muchos cometieron (por motivos económicos como he expuesto en el artículo), pero que muchos, si pudieran (lo que pasa es que muchos ya se han jubilado o están en ciernes a hacerlo) volver atrás se replantearían esa decisión.

      Tampoco creo en la «obligatoriedad» que planteas de que un ingeniero tenga que haber hecho un Ciclo Formativo para entrar en la carrera, ya que confundir Universidad y FP (a pesar que desde ésta se tendría que facilitar la posterior incorporación a los estudios universitarios para aquellos que quieran seguir estudiando) es un error. Un titulado de FP es el que se encarga de la parte «técnica» y un titulado Universitario el que se encarga de la «gestión y parte más teórica». Te voy a poner un pequeño ejemplo y, además usando tu caso concreto: ¿cuántos ingenieros de telecomunicaciones hay que sepan -porque lo han estudiado en la Universidad- montar y desmontar un equipo informático o, conocen los errores más comunes en el hardware de los equipos? Y, con ello, tan sólo un ejemplo.

      Y, por favor, olvidar el problema de la FP y decir que todo el problema está en la ESO…¡sin comentarios!

  7. Soy PT y siento haber leido este post, cuando me he encontrado ingenieros que no saben hacer una práctica ni por equivocación. Más práctica y menos modelos didácticos formales señores, más colaborativos.
    Saludos

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link