Aprendizajes básicos versus aprendizajes especializados

Soy de una época en que la tecnología ni tan sólo se olía en las aulas. Bueno, más bien fui de los pocos afortunados que en octavo de EGB disponía de unos equipos informáticos -que ahora darían risa a cualquiera- para empezar a copiar unos textos que nos daba el maestro en BASIC o movíamos una pequeña tortuguita. Lo de internet y de los móviles era algo inimaginable. Que con un simple clic pudiéramos acceder de forma inmediata a tan gran cantidad de información era algo que, si lo hubiéramos planteado en ese momento, se nos hubiera tildado de locos y, posiblemente, hubiéramos sido llevados con urgencia al psicólogo infantil. Bueno, en ese momento tampoco no había demasiados psicólogos ni tanta necesidad de asistir a los mismos. Era otra época 🙂

Y ahora me encuentro con la posibilidad de disfrutar de herramientas que ni tan sólo se vislumbraban, redes sociales para mantener conversaciones a cientos de kilómetros, posibilidad de almacenar y realizar fotografías con un simple dispositivo móvil de poco peso. Mejoras tecnológicas a las que me he adaptado sin ningún tipo de problema a pesar de no haber realizado ningún estudio en mi época de estudiante ni acerca de los dispositivos tecnológicos ni sobre su uso. Ello debería hacer reflexionar a más de uno. Quizás, el pretender especializar los aprendizajes basándonos en una tecnología que, por suerte o desgracia, se hará obsoleta una vez nuestros alumnos salgan de las aulas es algo que debería cuestionarse. Quizás convendría volver a los clásicos. Quizás, deberíamos sentar una base de aprendizajes básicos en las etapas educativas iniciales.

Cada vez tengo más claro que menos -al menos en el proceso de enseñanza/aprendizaje- puede ser más a nivel de aprendizajes. Creo que, con una buena base lectora (sí, y que se entienda lo que se lee), una correcta escritura con coherencia textual, unos rudimentos matemáticos y, potenciando el arte y las habilidades físicas (y no, por mucho que quede muy mal con algunos, no estoy hablando de que nuestros alumnos conozcan los rudimentos de los deportes y hagan un trabajo sobre el mismo o sean sometidos a un examen para demostrar dicho conocimiento) creo que obtendríamos una mejora educativa mucho más importante que introduciendo un sinfín de asignaturas, especializando los aprendizajes hasta el infinito o, planteando que los alumnos deben dominar todas las novedades a nivel tecnológico. Ya sé que no vende mucho en pleno siglo XXI postularse por volver a los clásicos pero, por desgracia, al final la realidad demuestra que lo que estamos vendiendo como innovación, en más ocasiones de las que debiera, no consigue establecer esos cimientos educativos tan imprescindibles. Y con lo anterior no estoy defendiendo que no se use la tecnología si la misma representa una mejora para nuestros alumnos. Que nadie piense lo contrario. La tecnología, bien usada y cuando toca, puede ser una herramienta maravillosa.

Ya sé que lo bonito es hablar de la introducción de metodologías educativas basadas en la ultrapersonalización de los aprendizajes y su sobreespecialización. Que si los chavales no dominan un lenguaje de programación específico al acabar Primaria van a ser unos fracasados en su vida. Que si no juegan con Arduinos o trastean con pizarras digitales para hacer lo mismo que harían de forma más fácil en un papel, no conseguirán obtener trabajo en el futuro pero, ¿alguien plantea que es lo que necesitan los alumnos a esas edades? ¿Nadie se plantea que para saber tocar bien un instrumento lo primero que tienen que hacer es aprenderse el tedioso solfeo? Y, como he dicho siempre, no es negar la posibilidad de enseñar de otra manera… el problema fundamental es no pervertir el objetivo de la educación. Algo que, en ocasiones, queda totalmente ensombrecido por un conjunto de modas más preocupadas por hacerse un hueco mediático que en solucionar los graves problemas de los que adolece la educación en nuestro país.

Fuente: Twitter
Fuente: Twitter

Tal y como se dice en el tuit anterior… aprendamos los fundamentos, el resto cambiará de todas formas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

9 Comments
  1. En Música que tengo muchos años de experiencia, le puedes plantear el solfeo de muchas formas.Yo intento que lo vayan aprendiendo a medida que tocan el instrumento, pero no hay otra. O aprendes a solfear o sinceramente no puedes interpretar obras correctamente un instrumento musical. Otra cosa es que se use la pizarra digital para visualizar partituras, escuchar la melodía para coger el ritmo, usar software como Sibelius… pero lo uno no quita el esfuerzo que implia aprender música.

    1. He introducido el tema del solfeo como ejemplo pero podría extrapolarse a muchos otros aprendizajes de otras materias. No es la herramienta, es el uso -o la necesidad de usarlo- que hagamos. Algo que, como bien dices, no excluye la necesidad del esfuerzo para aprender.

      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

  2. Cierto, cierto,cierto. La mayoría de ellos y ellas no entiende lo que lee, teniendo en cuenta que han conseguido leerlo y después, no les preguntes sobre ello porqué, ya no se acuerdan.

    No sólo es música, es todo, hasta matemáticas.

  3. Mira si soy antediluviano que soy de los profes que hacían que sus alumnos movieran la tortuguita y me peleaba para que que en BASIC no usaran el GOTO. O sea que ni te cuento lo que yo hacía cuando hacía octavo 😉

    Y eso que creo que hemos conseguido llegar lejos, https://youtu.be/BFY7QKQx5gY 🙂

    En lo de aprender lo funcamental estoy completamente de acuerdo, pero el problema no es ¿qué entendemos por fundamental?, sinó que hay mucha gente que «no quiere» aprender esas cosas 🙁

  4. Este es un tema que suelo hablar con un compañero. Cuando hablamos de las TIC y el énfasis que se le da por parte de las administraciones coincidimos en que se le da mas preevalencia al contenido que al continente. Llevándolo a la exageración, según este modelo Yuri Gagarin nunca podría haber sido el primer cosmonauta porque cuando estudió no existía la tecnología para ir al espacio.

  5. Sóc música i em sembla perfecta la metàfora, encara que hi han hagut genis como Paco de Lucía que sense saber tant de solfeig o quasi no res a fet el que ha fet. Be, però estariem parlant del talent. Sí, aixó que avuí en dia sembla que les administracions no estan per la tasca, havent de passar per totes les etapes obligatòries. I parlant de les famoses TIC jo també sóc de la teua època o anterior i pense que tan sols són unes eines que en bones mans i amb una bona dosi de creativitat i imaginació doncs poden arribar a fer art, però be, sempre en bones mans. Gràcies pels teus articles.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link