Así son los que gestionan la educación en nuestro país: economistas o licenciados en derecho muy bien pagados

Estos días tengo un poco de tiempo para hablar de cuestiones que, quizás, obligan a búsquedas un poco más amplias que un simple artículo de opinión. Estoy hablando a bucear entre los diferentes mecanismos de transparencia, farragosos y complejos, que tienen las diferentes administraciones para ¿facilitar? el acceso a determinados datos a la sociedad de nuestro país. Bueno, seamos sinceros, lo de facilitar es un oxímoron porque, visto lo que me ha costado bucear en la red para encontrar determinados datos -sí, seguramente por mi incapacidad de moverme por ella-, da la sensación que estén más interesados en ocultar ciertas cuestiones que en exponerlas a la luz pública. Pero vamos a poner sobre la mesa algunos datos curiosos que, por lo que implican, pueden ser de interés para entender qué está pasando en la educación de nuestro país.

Fuente: http://www.tiemposur.com.ar

En primer lugar, como cualquier artículo que deba hablar de números, conviene tomar uno que represente algo para poder comparar con el mismo. Puede ser bastante válido el dato del salario del Ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para empezar a establecer una comparativa. Pues bien, pongamos sobre la mesa su sueldo. Un salario de 71.692,25 euros anuales (fuente) para un licenciado en derecho al frente del cargo más importante del ámbito educativo.

Resulta curioso que habiendo tomado el patrón Íñigo (en lugar del más conocido patrón oro) como valor a comparar, nos encontremos ya en el propio Ministerio con el Secretario de Estado de Educación, FP y Universidades, Marcial Marín, cuyos emolumentos son de 115.190,40 euros anuales (fuente). Sí, seguramente os preguntaréis por qué el número dos del Ministerio de Educación cobra más que el número uno y yo sólo he sabido ver una causa para que ello sea así: la formación en económicas de este señor. Una formación que, por lo visto le ha permitido ser Secretario. Bueno, supongo que esa formación y haber trabajado en puestos de responsabilidad en el sector bancario (fuente).

Seguiría bajando en el escalafón del Ministerio hasta llegar a Rosalía Serrano Velasco, Directora de Formación Profesional. Otra que también gana la friolera de cerca de noventa mil euros anuales y cuya formación también es de licenciatura en derecho aderezada con unos estudios de Defensa Nacional (fuente). Sí, supongo que los tanques y la Formación Profesional tienen mucho que ver.

Pero seguro que a estas alturas alguno diréis que no vale lo anterior porque, el Ministerio, salvo gestionar sus efectivos de Ceuta y Melilla y publicar un panfleto legislativo cada cierto tiempo tiene poco a decir sobre Educación. Vale, lo compro. ¿Me dejáis entonces irme hacia la Comunidad de Madrid? Va, vayamos a ello…

Empiezo por el Consejero de Educación madrileño, Rafael van Grieken, con una retribución como Consejero de Educación de 105.071,88 euros anuales. Retribuciones a las que le añadiríamos los más de 90.000 euros que se embolsa de ANECA (la organización para la certificación universitaria). La verdad es que doscientos mil euros anuales del erario público es una buena tajada (fuente). Más aún cuando no se le conoce ningún tipo de relación con la docencia no universitaria que gestiona.  Por cierto, la número dos, Cristina Álvarez, se embolsa algo más de noventa y cinco mil euros anuales por el cargo (fuente). Otro buen pellizco público para quien tiene una maravillosa formación en la IE Business School (fuente).

Lo siento, no puedo dejar de hablar de la Comunidad de Madrid sin mencionar al gran tuitero defensor de las pruebas PISA y Director de Innovación educativa, Ismael Sanz y, como la mayoría de gestores del ámbito educativo, licenciado en administración de empresas (fuente). Un salario nada despreciable de 95.548,26 euros complementado por cursos realizados para FAES, FUNCAS y alguna editorial con intereses en el mundo educativo (fuente).

Ya veis que resulta curioso que los grandes defensores de la privatización de la Educación se lleven pingües salarios del dinero de todos. Pero vayámonos a la periferia. Sí, vayámonos, por ejemplo a Cataluña.

En Cataluña, la Consellera d’Ensenyament cobra la friolera de 109.663,00 euros anuales (fuente). Lógico para alguien licenciado en administración y dirección de empresas cuyo único contrato laboral fue de unos pocos años como asesora de servicios financieros (fuente). El resto de los altos cargos que gestionan la educación catalana cobran sobre los ochenta mil euros. Eso sí, si nos dedicamos a analizar su perfil veremos que la mayoría son licenciados en derecho o económicas y cuya relación con las áreas que dirigen es nula. No, no lo digo yo, se puede hacer una búsqueda rápida en Google o en la Wikipedia. Valga el ejemplo de la Secretaria de Educación, Maria Jesús Mier, licenciada en Derecho y máster en ESADE. Sí, alguna excepción hay, como el caso de un ex director de un centro educativo, Antoni Llobet, pero es la excepción que confirma la regla.

Podría seguir ahondando en otras Comunidades pero, de un vistazo rápido, me he dado cuenta que, salvo contadas excepciones, como la Comunidad Valenciana o las Islas Baleares, la mayoría de altos cargos educativos tienen esos perfiles muy relacionados con el derecho y las ciencias empresariales. Perfiles que, por cierto, les permiten tener unos emolumentos superiores al Ministro de Educación. Algo que quizás alguno debería hacerse mirar, por lo que implica y por lo que puede dar lugar el tener a unos gestores de la Educación más interesados en la economía de la misma que en el aspecto educativo. Y no sólo eso, ¿alguien se imagina a un camarero cobrando más que el propietario del restaurante? Pues esto es lo que sucede en el ámbito educativo. Ver para creer.

Los datos publicados en este artículo están todos validados con su fuente oficial. No hay trampa ni cartón, ni nada interpretable :)
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link