Asignaturas que deberían impartirse en la escuela

Entre los innovadores que propugnan eliminar las asignaturas hasta los innovadores que, curiosamente optan por ir ampliando hasta el infinito el número de asignaturas del currículum, uno ya no tiene claro en qué consiste la innovación. Si ni los propios innovadores se aclaran qué va a saber un simple mortal cuyo único saber mediocre es dar clase y, a veces, ni eso. Lo sé, hay personas tocadas por el don de la innovación y otros que, por desgracia, vamos a remolque de una innovación, como la educativa, que se caracteriza por la habilidad de poder decir una cosa y su contraria. Y, curiosamente, a veces esa capacidad la tiene la misma persona. Seamos sinceros, innovar en educación es muy místico y no todos podemos llegar a ese estado mental. No, con peyote, tampoco.

Pero vamos a ver qué asignaturas nos proponen algunos que deberían ser de impartición obligatoria en nuestras escuelas. Eso sí, todo el mundo habla de impartir nuevas asignaturas y nadie explica a cambio de qué. Bueno, eso a menos que propongan clases de dos minutos para poder impartirlas todas las que se plantean o, simplemente, decidan alargar el horario escolar hasta el infinito y más allá. Tampoco, con veinticuatro horas al día de clase, da para todas las propuestas de los últimos tiempos.

Vamos a empezar con las propuestas…

La primera, que es la última que he conocido, vía el maestro @potachov es la de «Uso responsable del móvil y las redes sociales«, propuesta por el finalista del Global Teacher Prize, David Calle.

Fuente: Twitter

Debo reconocer que, en este post no soy muy original porque, hace bien poco @SunSolo_ había recopilado en un fantástico hilo de Twitter algunas de las propuestas pero, como esto es un blog personal me apetecía escribir un post para acordarme en el futuro de estas «maravillosas» propuestas de neoasignaturas.

¿No me digáis que nos os cae simpática la propuesta de una asignatura, a impartir durante cuatro años en la ESO, de «Iniciación a la vida adulta«. Legalidad, igualdad, cocina, consumo responsable, ecología y hasta te enseñen a hacer el IRPF. Es que es tan potito su desarrollo y tan interesantes los temas que se tocarían con la misma que, cómo podría uno resistirse a introducirla.

Fuente: Twitter

Después tenemos esa gran propuesta, que contó con un amplísimo debate en la red, de «Pensamiento crítico«. Se trataría, por lo visto, de poner en marcha una materia específicamente diseñada para que el alumnado entienda la necesidad de dudar, de buscar fuentes, de confrontar versiones. A mí me da que ya lo hacemos en la mayoría de ocasiones los docentes pero, seguro que es mucho mejor convertirlo en un compartimento estanco de, pongamos tres horas a la semana, y que lo imparta un especialista en la materia que se habrá sacado la especialidad de pensador crítico en las oposiciones. Uno propone ciertas cosas pero, cuando tiene un determinado número de seguidores en las redes, por desgracia se le da más caso a la propuesta por descabellada (o no) que sea.

Y siempre nos queda nuestro estadista favorito (con cariño) de la Comunidad de Madrid que, entre tuitear datos de PISA, siempre tiene tiempo de apuntarse a la propuesta de una asignatura de «Programación y Robótica» desde Primaria para empezar a formar a los trabajadores del futuro. Supongo que mejor empezar a formar a los seis años en algo que ni se sabe si va a ser. Tan mal no nos hemos adaptado al mercado los que estudiábamos en nuestra etapa obligatoria al margen de lo que nos marcaban los bancos o determinadas empresas pero, en la época de Facebook, donde lo importante es el dinero, creo que siempre nos quedará el sentido común. O, a veces, no. Por cierto, ¿por qué no propone una asignatura de obtención de títulos sin ir a clase, con sobresalientes en asignaturas que no existen y falsificación documental? Que es su Universidad y la misma de su «jefe» (el Consejero de Educación de la CAM) en la que trabajan y, por lo visto, salvo eliminar tuits retuiteando a Cristina Cifuentes en sus cuentas de Twitter ni mu sobre el tema. Una pequeña maldad que espero se me disculpe.

Fuente: Twitter

La de «Emprendimiento» copiada por Cristina Cifuentes de Silicon Valley tampoco es moco de pavo (fuente). Qué hay más emprendedor que, supuestamente, obtener un título sin ir a clase, sin hacer exámenes e inventándose un Trabajo Final de Máster. Lo sé, estoy siendo malo pero dejadme que lo sea un poco.

No puede haber currículum sin que nuestros alumnos sepan «Derecho Laboral«. Claro que no. Y si puede ser empezar a los seis años creando una justicia infantil paralela en la que se dirima, en caso de exceso de deberes, la penalización que van a proponer los alumnos a sus maestros, ya sería superinteresante el tema. Sí a la posibilidad de que los alumnos puedan llevar a sus docentes y padres ante la justicia por obligarles a hacer su habitación, estudiar más horas que las que marca el convenio o, simplemente, no poder disfrutar de las horas de móvil que les corresponden según reglamentación laboral.

Fuente: Twitter

El «Teatro«. No vale incorporarlo de forma transversal. Se ha de crear una asignatura específica dentro del currículum. Además, en Brasil ya la tienen y si lo tienen los brasileños, junto con el comodín de la samba, cómo no vamos a incorporarla en nuestro país (fuente).

Algunos, por lo visto, se vienen arriba en las propuestas y, además explican los 11 motivos que demuestran que el sistema educativo comete un crimen. Motivos entre los que se halla la ausencia de enseñar a respirar, a ser líderes, a no tener competencias blandas (aún intento entender qué son) o, a no leer a alta velocidad. Es que, por lo visto, esto del coaching educativo y de las charlas de autoayuda dan mucho dinero. Da igual si no has dado clase en tu vida. Lo importante es empezar a decir cosas y seguro que alguien, por lo que podemos observar, lo acaba comprando. Eso sí, no  os he hablado de las asignaturas que propone: «Nutrición«, «Inteligencia emocional«, «Inteligencia social«, «Contabilidad«, «Oratoria«, «Ventas«, «Felicidad y positividad» (sic.) y «Creatividad e innovación«. A qué son chachipirulis.

Fuente: Twitter

La asignatura de «Educación para la Salud» también es de esas de las que te hablan recurrentemente. Incluiría, por lo visto, desde la «Educación Sexual» (así que voy a saltarme esa propuesta que también algunos hacen) hasta primeros auxilios. Ésta va en combo pero seguro que alguno pide que se den por separado. Es que las asignaturas que incluyen varios aprendizajes no interesan. Mejor hacer un despiece para crear y crear nuevas asignaturas.

Fuente: Twitter

Aparece también la recurrente «Cultura de los pueblos de España» que, ya desde principios de los 2000 tiene propuestas de asignaturas afines como podría ser la de «Cultura andaluza«, con tres bloques: Historia Andaluza, Folklore Andaluz y Flamenco (fuente).  Los valencianos también tenían la propuesta (fuente), denominada «Cultura del Poble Valencià» para estudiar els bous al carrer, la paella y la horchata pero, al final cambió el gobierno y se quedó en modo borrador.

Fuente: Twitter

No podía dejarme en el recopilatorio el «Ajedrez«. Aprobada por el Congreso para que se incluya dentro de la jornada lectiva de los alumnos. Una de las que se mencionan más habitualmente y que, por muchas virtudes que tenga el asunto, ni se tiene claro cómo impartirse ni quién. Bueno, tampoco las horas que se perderían de otras asignaturas a menos que se decidiera aumentar el ya, excesivo horario de nuestros alumnos.

La última propuesta (fuente) conocida de «Defensa de España» también tiene su qué. Cómo hemos podido vivir sin saber el himno patrio (¿se van a inventar una letra?), disfrutar de los desfiles de las Fuerzas Armadas o conocer la importancia de nuestra Monarquía.

Me he dejado en el tintero la de «Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad» (fuente), «Educación para la sostenibilidad«, «La Caza» (fuente) u otros cientos de propuestas más o menos interesantes o surrealistas a gusto del opinador educativo.

A propósito, no hace falta flagelarnos porque, por desgracia, el tema de convertirlo todo en asignaturas es un fenómeno global (fuente). Eso sí, ellos no tienen tantas posibilidades de hacerlo de forma tan cutre como nosotros. O, quizás sí.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

9 Comments
  1. Pero resumiendo, ¿cuál sería tu propuesta?. Algunas asignaturas más específicas se han ido introduciendo. ¿Tal vez meter todos esos temas de manera transversal en asignaturas de ámbito?. No me queda claro, aunque me parece entender, y estoy de acuerdo, que sugieres implícitamente simplificar.

  2. Jaja muy bueno el recopilatorio. Creo que es importante puntualizar la que creo causa principal de este fenómeno: la escuela ha de educar de forma integral; es decir, los profesores se han de encargar de todos los aspectos de la educación del niño (en este estado del bienestar desquciado).

    La cuestión es que esta perspectiva «integral» está legalizada, lo que a día de hoy sabemos como se intenta llevar a cabo: a través de los benditos proyectos y planes educativos (otra fuente de corrupción del sistema educativo).

    Lo explico para los no iniciados y porque creo que es importnate poner por escrito la corrupción que vemos diariamente y a la que no solemos prestar atención. Estos proyectos sirven por ejemplo para organizar dos o tres iniciativas al año de forma voluntaria por parte de determinados profesores (lo que yo llamo trabajar gratis) a cambio de que me quede en un centro determinado; es un trato de clientelismo entre equipo directivo y profesores. Por ejemplo, estoy en un proyecto de educación para la salud y organizo dos o tres iniciativas: un desayuno por aquí, una charla por allá y gracias a eso me quedo en una plaza de un centro en donde no estaría (estaría más lejos de mi casa, en un centro más conflictivo, etc.) a cambio de realizar estas iniciativas que le dan lustre al centro (al equipo directivo es a quien le importa, porque a los profesores les suele importar poco, por suerte todavía el marketing no se tiene tan en cuenta).

    Vamos, detrás está el que parece ya eterno debate entre educación (los profesores son ejemplos educativos) y enseñanza (los profesores se dedican a enseñar una materia). Yo viendo lo visto, cada vez creo más en el profesor como enseñante, no como educador (al menos en estas condiciones).

    1. El problema de la conversión de la escuela en un pack integral es algo que ya lleva tiempo sucediendo. Ya no es solo la necesidad de explicar determinadas asignaturas ya que, por desgracia y debido a muchos motivos, la escuela ha acabado siendo el único lugar en el que algunos de nuestros alumnos van a ver una forma de funcionar diferente a la que están acostumbrados en sus casas. Un modelo que quizás les pueda ayudar a salir de determinadas repeticiones conductuales de lo que observan habitualmente pero ello ha conllevado reconvertir la escuela en algo demasiado amplio para poder ser gestionado correctamente. Muy complejo el asunto…

      En referencia a la corrupción que subyace tras determinados proyectos o selección (confirmación) de personal en los centros educativos es algo que empieza a asomar y, salvo Cataluña que ya lo tiene regulado por ley mediante la posibilidad de selección por parte de las direcciones de los centros de parte de su personal, en el resto de lugares aún sigue siendo lo suficientemente transparente. Bueno, al menos eso quiero creer.

      Yo ya no sé cómo veo al docente ni cómo me veo particularmente a mí. Eso sí, tengo claro que somos un referente más dentro de un modelo de referentes mucho más amplio. Y ya en Secundaria cuando los alumnos tienen a más de diez docentes ya ni eso.

      Un saludo y gracias por la reflexión.

  3. Esto de la» programación y robótica» nos está sobrepasando. Para saber programar correctamente, antes hay que saber de matemáticas básicas. Cosa que hoy es una quimera..pero queda muy bonito escrito en titulares por gente «apasionada» por empezar a andar por las paredes.

  4. Estoy de acuerdo en que el contenido de los programas que se imparten en las escuela tienen que transformarse e innovarse. Aquí en América Latina se sigue la tradición de los programas tradicionales que no preparan al sujeto para responder a las expectativas de la sociedad. El mundo ha cambiado sustancialmente y sigue cambiando. Los programas enlatados por muchas décadas ya no tienen validez. Las investigaciones han demostrado la necesidad cambios y transformación. Los contenidos tienen que ser distintos. Las materias que se incorporan no pueden ser transversales, y estoy de acuerdo con Jordi de que tienen que ser materias específicos como parte del pensum de estudios. Las materias transversales dependen de la voluntad del docente. En algunas ocasiones nunca llegan a impartirse. Hay que seguir en esta campaña de inducción hasta que se logre algo concreto.

  5. Hola, Jordi!! Interesantísima tu postura crítica. Como otro colega, creo que la inclusión de neoasignaturas cutres suena de madres en la época de superinnovación que vivimos en educación, pero no todas cumplen papeles significativos, y si medianamente lo hacen es tan momentáneo y raudo que prácticamente es un reajuste sin propósito claro y a mediano o largo plazo. Justamente estoy desarrollando un proyecto educativo que considera como OBLIGATORIOS cursos o disciplinas, no asignaturas, en la formación de los alumnos, esto en Educación Física, Educación Artística y hasta en Ciudadanía. Junto a estos, las asignaturas «de toda la vida»: Matemáticas, Sociales, Ciencias Naturales, Lingûística. Podríamos darme tu apreciación personal de cómo debería estructurarse el currículo en primaria y secundaria, por no lo vi expresamente citado? Abrazos desde Ecuador!!

    1. El problema de las neoasignaturas es que, al final, lo único que hacen es sobrecargar un currículum, de por sí ya masificado, sin aportar ninguna novedad. Otra cuestión es el planteamiento de una simplificación y transversalidad de contenidos como la que planteas porque, en las primeras etapas iniciales del aprendizaje, hay cuestiones a las que debería darse una mayor importancia, reducir al máximo la carga horaria y permitir que, dentro de esos tiempos de aprendizaje, se introdujeran «competencias» dedicadas a favorecer el gusto por ciertas cosas (el ejercicio, la música, la belleza de las artes, etc.). Eso sí, sin descuidar lo más básico que comentas.

      Un saludo.

  6. Hola Jordi. Me parecen acertadas tus recomendaciones sobre las nuevas materias a impartirse. Estamos en una sociedad de vertiginosos cambios y transformaciones. Así mismo , y tal vez más aún, el sistema educativo debe ser ágil para tener pertinencia en relación a las expectativas que demanda la sociedad. Tal vez habría que priorizar en términos de tiempo oportuno y espacio para incorporar dichas materias. Hay que persistir en esto de la innovación educativa ya que los contenidos educativos actuales no son consistentes con las necesidades de la sociedad.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link