Auditorías TIC

Me sorprende la incapacidad de la administración educativa, tan amante de papeles inútiles, de poder gestionar correctamente el equipamiento tecnológico de que disponen los centros educativos. Me preocupa que, a la hora de hablar de renovación del equipamiento informático, se realice dicha actuación de forma globalizada en función de parámetros que no tienen en cuenta la casuística particular de cada centro. Sí, tan malo es dotar deficitariamente como hacerlo por exceso. Lo primero, por lógica. Lo segundo, por el gasto inútil que supone su realización.

Fuente: ShutterStock
Fuente: ShutterStock

Creo que antes de proceder a la dotación indiscriminada de equipamiento informático, la administración educativa debería realizar una auditoria de los equipos de los que dispone en los centros. No creo que sea algo tan difícil. Menos aún si se destinara parte del tiempo de los inspectores a averiguar qué sucede en sus centros a nivel de equipamiento. Es algo muy sencillo. Tan sólo consistiría en dejar de pedir programaciones inútiles u otros papeles que, como mucho, sirven para justificar cuestiones que no tienen ninguna afección en el día a día del aula, para, en un simple programa informático, poner al día el equipamiento del centro. Y no, no me vale el programa informático en el que los coordinadores TIC dan de alta los equipos porque, todos sabemos que, por mucho que contemos con ese listado, la realidad es que hay equipos que han dejado de funcionar, otros que se han adquirido por parte del propio centro y que no se han dado de alta o, incluso, algunos que no se han inventariado correctamente porque, sinceramente, esto de inventariar el equipamiento informático -dando de alta o de baja en función de determinados parámetros- es un auténtico coñazo poco productivo.

Por cierto, acepto pulpo como animal de compañía y me valdría la decisión, por parte de la administración, de crear un nuevo cuerpo de inspectores TIC con competencias exclusivas acerca del equipamiento informático y de todo lo relacionado con las nuevas tecnologías. Algo que, a medio plazo, saldría muy barato por las consecuencias que tendría. ¿Os imagináis la posibilidad de contar con visitas periódicas a los centros de una tipología de inspectores que, dentro de sus competencias, estuviera la posibilidad de dotar o no a los centros de recursos tecnológicos y asesorar en su implantación? Algunos estaríamos muy, pero que muy, contentos al ver que la administración se toma con interés la implantación de esas TIC en las aulas.

Una vez realizada la auditoria, lo lógico sería que la misma sirviera para algo. En primer lugar para detectar equipamiento real y ver qué podemos hacer con los equipos que existen actualmente. Seguramente, en muchas ocasiones, no sería necesaria la sustitución total de los equipos y habría suficiente con dotaciones parciales y revisión de los equipos que ya existen (a veces, por un precio razonable, se puede incrementar la memoria de algunos equipos o ponerles sistemas operativos ligeros que permitan alargar su vida útil). Creo que, más en un mundo marcado por la obsolescencia tecnológica, sería bueno luchar contra ella desde los centros. Y eso implica que, quizás, no sea tan malo seguir manteniendo determinados equipos en las aulas. Una cuestión… ¿alguien me sabría decir qué hacen cientos de pantallas de tubo en los almacenes de los centros educativos sustituidas por pantallas planas cuando su funcionalidad sigue existiendo? ¿Era necesario dotar de equipamiento informático consistente en equipos de sobremesa con pantalla plana y periféricos -ratón y teclado- cuando lo único que necesitábamos era cambiar la torre? ¿Qué ahorro se podría haber realizado si sólo se cambia lo que necesitamos?

Una vez sabemos qué necesitamos renovar convendría decidir si el equipamiento se realiza con equipos fijos o móviles. Los segundos tienen un mayor coste pero, si la necesidad de los equipos es puntual y su uso no es habitual, podrían ser una alternativa. No estoy hablando de equipos adquiridos por los alumnos, estoy hablando de equipos de dotación a los centros.

Finalmente, deberíamos decidir optar por licencias y modelos. Los programas que se necesiten (por ejemplo para una Formación Profesional hay programas imprescindibles) los alumnos van a tener una influencia muy importante acerca del equipo a adquirir por parte de la administración. No es sólo decidir las características del equipo, es plantear si dicho equipo puede ser de utilidad para lo que lo necesitamos.

A propósito… lo que sí que tengo claro es que la auditoria TIC debería incluir el estado inicial en cuanto a infraestructuras del centro y el proyecto de centro (en el cual quede reflejado para qué va a utilizarse el equipamiento). Algo que va a ser clave para seguir dotando de equipamiento o, en caso de infrautilización del mismo e incumplimiento del proyecto, sancionar al centro con determinadas medidas por haber obligado a hacer un gasto a la administración basado en un proyecto que no se ha cumplido.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

5 Comments
  1. Sinceramente después de leer tu post. Me ha venido a la imagen de los alumnos de hoy en clase. Pero en este caso la clase estaba plagada de pantallas de tubo que ninguno de ellos estaba utilizando. Bien porque no servían , bien porque la torre que tienen no aguantan los programas actuales. Lo que si es ridículo es ver la clase con esas pantallas y justo al lado del portátil personal del alumno. Podemos ver doble gasto. Gasto de equipos parados sin actualizar y gasto personal del alumno por aportar su portátil y la vida útil de mismo. En fin.
    Un cordial saludo. Atentamente Morromen

    1. No, no es absurdo tener el aula plagada de pantallas de tubo. Lo absurdo es cambiar esas pantallas al modelo más moderno cuando las mismas pueden tener la misma función. Sí, si uno conecta un equipo «moderno» y «actual» a las mismas, se puede trabajar fantásticamente. Que quede muy bonita la pantalla plana es una cuestión diferente. En referencia a las torres, sinceramente, ¿cuál es la función de la mayoría de equipos en un aula? Acceder a la red, consultar información y usar alguna aplicación ofimática. Y para eso no se necesita, en muchas ocasiones, renovar los equipos y sí destinar el dinero a mejorar la conectividad. Otra cuestión son ámbitos específicos (FP) que necesitan unos programas que marcan las necesidades del equipamiento pero, en la ESO, no es lo habitual.

      Un saludo de vuelta y gracias por comentar (eso sí, no sé si morroman o no, pero agradecería que se dejara de usar el anonimato para comentar -cuesta mantener un diálogo con anónimos-).

  2. En Aragón se está desarrollando Migasfree (http://www.migasfree.org/), un programa libre para Linux de gestión centralizada de equipos informáticos. Adema´s de gestionar las actualizaciones, instalación y desinstalación de programas, etc. hace automáticamente el inventario de todo el hardware (componente a componente) que se da de alta en la red. Mola mazo, y es libre y gratis.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link