«Barra libre» by Vicent Marzà

No soporto que me mientan. Menos aún que lo hagan justificándose en excusas que, por desgracia, son muy difíciles de tragar. Me causa más repulsa el que miente que el que, sin mentir, dice y hace lo contrario de lo que ideológicamente me gustaría que se hiciera. Sí, puedo estar a favor o en contra de determinadas cuestiones educativas pero, lo que no tolero, es que alguien venga a mentirme sobre ellas.

¿Por qué la introducción anterior? Pues bien, en el día de ayer, el Conseller de Educación valenciano, Vicent Marzà, dijo textualmente que se había «acabado la barra libre para conciertos educativos». Y lo dijo mientras firmaba una ampliación de las mismas en 44 unidades respecto al curso anterior. Vamos a ver, si uno está en contra de los centros concertados (tan lícito es estar a favor como en contra), lo que no puede hacer es decir en voz alta, a lo largo de toda la campaña electoral, que se debe ir apostando por la escuela pública y revisando los mismos e, incluso, hablar de acabar con la «barra libre» que han supuesto los conciertos educativos en la Comunidad Valenciana los últimos años, para acabar ratificando un aumento en las unidades que se van a concertar. Sinceramente, no lo entiendo. Bueno, no lo entiendo y lo encuentro totalmente injustificable.

Fuente: http://www.eldiario.es
Fuente: http://www.eldiario.es

Eso sí, lo peor no es aumentar el número de unidades concertadas. Lo peor es justificar lo anterior diciendo que lo hacen «porque no ha habido tiempo de modificar la planificación existente sin perjudicar el alumnado y las familias que ya habían matriculado a los hijos». A ver si lo entiendo… resulta que unos centros educativos concertados ofertaron líneas concertadas que no existían a los padres y, por eso, la administración educativa se ve obligada a respetar una palabra que, supuestamente, se dio por parte de los responsables políticos anteriores. Si uno no entra en política para hacer sus políticas, ¿para qué entra? Siendo malpensado uno podría creer que sólo lo hace para colocar a los suyos porque, lo de permitir que los funcionarios gestionen las carteras y no existan asesores que «son amigos de», parece que no se estile para ningún partido político de este país. Pero éste es otro debate.

Sinceramente, no tolero que me tomen el pelo. No tolero las buenas palabras para no solucionar nada. No tolero que uno diga que se aumentan las líneas de conciertos contra la postura política de mi partido para, en un futuro, eliminar la «barra libre». Que es muy cómodo hablar del futuro pero, tristemente, los hechos se demuestran en el presente. Y en este presente el nuevo y flamante Conseller ya lleva algunos errores. No es hablar de futuro señor Marzà, es cuestión de hacer las cosas bien ahora porque, ahora, es cuando tiene el poder para hacerlas. Por cierto, permítame que le diga que, la excusa tan manida  que tienen los políticos de culpar de todo a los que había antes, algunos ya no nos lo tragamos.

Actualización

Si ya sorprende la contradicción en la que cae el nuevo Conseller de Educación de la Comunidad Valenciana, perteneciente a un partido que en su programa electoral abogaba por la progresiva eliminación de los conciertos educativos y la extensión de las líneas públicas, enterarte al poco que va a multiplicar por dos las unidades concertadas respecto a su antecesora (perteneciente al PP y, por tanto, supuestamente más afín a las empresas y organizaciones que gestionan los centros concertados) no tiene nombre. Bueno, sí tiene un nombre pero prefiero no pronunciarlo.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link