Bellotagate, el símil perfecto para describir la actual innovación educativa

Supongo que la mayoría os habréis enterado del caso, bautizado por el logotipo de la marca de móviles que se vendían, como Bellotagate. Sí, unos emprendedores ful que compraban, por lo visto, móviles chinos a un precio determinado y, simplemente cambiándoles la pegatina de detrás o modificando ligeramente el software para que, en lugar de aparecer el logotipo de la marca original apareciera el suyo a la hora de encender el teléfono. Algo que nos debería llevar a plantear si realmente lo que está sucediendo con el tema de la innovación educativa no estará marcado por el mismo patrón. Una gran cantidad de innovadores ful que venden cosas que hace mucho tiempo ya se descartaron por su nula utilidad pedagógica y que, ahora, son vendidas como novedad por parte de algunos que se sacan un sobresueldo o, simplemente incrementan su marca personal, con ello.

Fuente: Twitter
Fuente: Twitter

La verdad es que a alguno el Bellotagate de la innovación educativa cada vez nos causa más alergia. No es sólo la picaresca de quien revende productos de terceros a un alto precio, ya es todo el comprador que, por el simple hecho de necesitar mejorar en el aula, se lanza a comprar esas prácticas educativas que, poco tienen de nuevas y mucho de naftalina. Y, seamos sinceros, por mucho que las modas vuelvan en forma de pantalones acampanados, la verdad es que siguen siendo tan horteras como siempre. Bueno, seamos claros, hay quien considera a los Hombres G un grupo de culto cuando, hace unos cuantos años eran considerados por la mayoría unos simples pijos que soltaban unos pequeños grititos y volvían locas a las adolescentes. Y ya no digamos del gin-tonic, esa bebida que ahora se vende como el sanctasanctórum del cóctel molón para jóvenes y, es simplemente esa bebida de «viejos» que bebían nuestros padres cuando nosotros teníamos bien pocos años.

Coger algo que no funciona, cambiarle el nombre o denominarlo en inglés y, finalmente venderlo al personal debería ser poco menos que denunciable ante la organización de consumidores. Más aún si, curiosamente, tras esa innovación educativa están las mismas organizaciones que, antaño, defendían la enseñanza a golpe de palo y muestra de zanahoria. No, no hay nada nuevo bajo el sol, simplemente algunos que se dedican a poner la pegatina en alguno de los inventos que ya fracasaron en su momento. Y ya cuando desde Universidades totalmente desconocidas o informes, entre manipulados y sesgados, nos venden las bondades de determinadas estrategias educativas que, poco o nada tienen que ver con lo que observamos en las aulas, ya está el Bellotagate educativo montado.

Por cierto, ¿alguien que vaya a SIMO dejando de dar clase con sus alumnos para imbuirse de esas maravillosas novedades pedagógicas o tecnológicas me sabría decir si, más allá de irse a dar una vuelta por los stands, darse una vuelta por las ponencias realizadas desde la tarima con focos y PowerPoint, le sirve de algo en su día a día? Y no, no me vale hablar de aprendizajes personales ni de supuestas aperturas de mente que, para ello, ya existen las redes sociales 🙂

Nada, un breve e incoherente post en el que me reitero en muchas de mis ideas acerca del concepto de "innovación" educativa actual y del que espero, mañana, en una mesa redonda en la que participo (sí, después de muchos años), poder hablar mucho más ampliamente.
EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

3 Comments
  1. ¡Me parece tremendo el post! Voy a decir lo mismo que dijiste tú el otro día: «Hay gente que escribe y explica las cosas condenadamente bien». ¡Enhorabuena Jordi!

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link