Blogs EDUlcorados

Permitidme que me meta una vez más donde no me llaman. Permitidme que vuelva a cuestionar algo que, por determinados motivos, me preocupa en gran manera. Hay algo que se me escapa o, quizás, hay algo que no lo hace. No entiendo la gran cantidad de blogs educativos escritos, en su mayor parte por docentes, que pululan por la red y la ínfima cantidad de ellos que se cuestionan abiertamente, más allá de cuestiones ideológicas puntuales muy marcadas por el pensamiento político de quien se halla tras los mismos, los despropósitos educativos.

No es fácil escribir sobre lo que no funciona. No es cómodo recibir, como bien dicen algunos, comentarios críticos con lo que uno escribe. Más aún cuando la capacidad de asumir críticas viene muy tocada ya por la coyuntura actual. Son cuestiones que frenan la crítica educativa. Son cuestiones que hacen que la crítica se convierta en algo demasiado residual. De cada mil blogs educativos da la sensación que más de la mitad se dediquen a herramientas y, la práctica totalidad restante, a ser usados como blogs de aula. No encuentro blogs críticos con el sistema (más allá de contadas excepciones de visita obligada). No es de lógica que no se critique lo que no funciona. Más aún cuando la crítica casi siempre, si está bien fundamentada, es lo que ayuda a la mejora.

negative_comments_mini

La reflexión educativa debe estar expresada en algo más de 140 caracteres. En algo más que unas líneas mal redactadas dentro de un perfil de Facebook. Es mucho más que colgar una imagen invitando a la reflexión. La reflexión educativa es algo mucho más complejo que lo anterior.

Hablar sobre lo que falla es exponer cuestiones a mejorar. Cuestionar abiertamente y de forma más o menos argumentada algunos problemas que están sucediendo en nuestro sistema educativo siempre es positivo. A mayor cuestionamiento, más posibilidades de llegar a acuerdos. A mayor cantidad de acuerdos, mejora educativa de la que se benefician nuestros alumnos y, de rebote, toda la sociedad. No toda la crítica debe ser compartida pero, lo que no puede discutirse es que la misma exista.

Me gustaría que hubiera menos blogs EDUlcorados y más blogs que hablaran sobre cuestiones a mejorar. No es todo tan bonito como a veces se desprende de muchos redactados. El día a día de un docente tiene muchos matices. Matices y cuestiones que hacen que reducirlo a la parte maravillosa deje demasiado cojas las argumentaciones.

Eso sí, el blog también tiene sus limitaciones. Escribir más o menos palabras desde un sofá cuestionando lo que, supuestamente, no funciona tiene poco de válido si ello no sirve para posteriores actuaciones. Lamentablemente es difícil actuar cuando pocos se quejan en voz alta y demasiados, por diferentes motivos más o menos justificables, prefieren agachar la cabeza o rezar en silencio para que puedan seguir pasando los años hasta llegar a su jubilación. Lamentablemente, lo anterior sigue siendo la dinámica más habitual. Dinámica que no me gusta. Dinámica que me gustaría que cambiara. Hasta entonces… muchos molinos de viento y pocas excavadoras.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link