¿Boletines de notas o emojis por Whatsapp?

Ayer planteé, medio en serio y medio en coña, la posibilidad de sustituir los boletines de notas por un mensaje de Whatsapp con distintos emojis según las calificaciones que hubieran sacado los alumnos. Sí, tocaba ironizar acerca de la información que suministran esos boletines a las familias y el coste económico -y medioambiental- que suponen esos millones de documentos en papel que se entregan trimestralmente a los padres porque, sinceramente, ¿alguien sabe decirme qué aporta de más un tres numérico con su asociado insuficiente que el emoji de una flamenca? ¿Alguien me podría justificar por qué, en pleno siglo XXI y con los medios que hay actualmente de comunicación, debemos ceñirnos a un modelo tan limitado, caro y anacrónico como son los boletines de notas? Bueno, vamos a ir un paso más allá… ¿qué aportan esos boletines de notas a los alumnos realmente en cuanto a su aprendizaje y a la mejora educativa?

Fuente: http://getemoji.com/
Fuente: http://getemoji.com/

Pervertir el modelo de evaluación para convertirlo en una pantomima trimestral tiene mucho de delito. Un delito que algunos justificarán bajo la necesidad de tener disponible algo que los padres puedan entender porque, seamos sinceros, las calificaciones y esos boletines de notas llenos de números y letras son, exclusivamente, para que los padres sepan qué supuesto aprendizaje han alcanzado sus hijos. Bueno, más que valorar el aprendizaje, se trata de justificar la tarea docente que, parece que si no hubiera calificación, no existiría. Y, por desgracia, esa foto finish que nos piden, es poco menos que un acto reflejo de traslación de algo poco medible a unos números que indican cosas pero, otorgan muy poca información de lo que se lleva haciendo todo el curso.

Así pues, convirtámonos de una vez en docentes 2.0 y sustituyamos esos boletines por emojis. Los emojis tienen gran versatilidad y son de lo más fácil de usar. Que a un alumno le vamos a poner un diez, pues enviemos una copa a sus padres. Que se ve obligado a repetir… el repertorio hortícola es más que amplio para comunicar lo anterior. Y ya, para todas aquellas variantes que puedan darse, lo único que debe hacerse es establecer en la página web del centro educativo una correlación entre emojis y calificación numérica. Nos van a aportar lo mismo pero va a quedar mucho más guay. Incluso, si somos de los primeros centros educativos en aplicar lo anterior, seguro que vienen a entrevistarnos por considerarnos unos «innovadores». Que no hay nada mejor que innovar desde la perspectiva de cambiar la herramienta para hacer lo mismo pero, ahora sin coñas… los emojis molan. Y más los de las caras con diferente tipo de mueca o mofletes tornasolados.

La verdad es que tenemos dos opciones en los centros: sustituir los boletines de notas por emojis o dedicarnos a evaluar y entregar documentación a los alumnos y los padres que sirvan de algo. Yo me quedaría con lo segundo pero, sinceramente, los emojis son mucho más atractivos visualmente y mucho más sencillos de implementar 🙂

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link