Buenas prácticas en el uso de contenidos externos

Los que poseemos un blog sabemos que resulta, a veces muy difícil, usar material externo citando correctamente la fuente. Son muchos los materiales propios o reelaborados en los cuales introducimos elementos procedentes de diferentes fuentes y, en muchos de esos casos, desconocemos la autoría original porque se ha difuminado adaptación tras adaptación (o reelaboración tras reelaboración). A pesar de ello y la aparición de una praxis automática en la toma de contenidos para usarlos en nuestros propios artículos conviene, siempre que ello sea posible, citar, mencionar y reconocer las fuentes (y no sólo textuales) que nos han permitido incluir determinados aspectos en nuestros propios escritos.

Reconozco mea culpa cuando muchas veces, por cuestiones de tiempo o de situación de redactado automático (el teclado va más rápido que el pensar en todo lo que las buenas prácticas me llevan a incorporar) que me olvido de citar algunas imágenes. En caso de textos, ya tengo más asumido el error y, siempre procuro citar las citas concretas o las direcciones del blog de referencia donde se han sacado esas frases, teorías u opiniones que he usado para escribir mis artículos.

Por tanto, y como es de lo que se trata en este artículo, la idea es incorporar una serie de recomendaciones para usar contenido externo y, así, podernos aproximar a unas buenas prácticas en ese aspecto.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es dónde vamos a usar el material externo. ¿En nuestros blogs educativos? ¿En entornos de formación abiertos? ¿En entornos de formación cerrados? ¿En entornos gratuitos? ¿En entornos restringidos a unas determinadas personas?, etc. No será lo mismo usar el material sin ánimo de lucro, en entornos más restringidos que, usarlo en entornos abiertos (sin limitación de acceso). Y, tampoco sería lo mismo usarlo con ánimo de lucro, ya que la propia restricción que nos marcará el material de origen (Creative Commons -en sus diferentes versiones- o copyright) nos obligará a usar el material de una determinada forma.

Tampoco hemos de olvidar que, incluso que tengamos un blog personal sin ánimo de lucro, es necesario mantener las buenas prácticas y correcto uso del material incorporado en él. No podemos hacer un copiado integral del artículo (al menos no deberíamos hacerlo). Sería mucho más lógico proceder a una reelaboración y adaptación del mismo o, usar algunas de sus partes para incorporarlas dentro de un material propio (o, al menos, en su mayor parte). No tiene ningún sentido tener un blog donde sólo aparezcan artículos externos copiados. Si sólo vamos a hacer eso, nos agenciamos una herramienta para la curación de contenidos (paper.li o similares) e incorporamos en la misma los artículos que nos parezcan interesantes. Un blog no es para copiar distribuidos curados; es para ofrecer algo que podamos aportar (y todos tenemos cosas que aportar).

No hemos de olvidar tampoco que muchos blogs expresan opiniones. Usar esas opiniones o reflexiones como verdades absolutas en nuestros propios artículos, no haciendo la especificación de que “tal persona opina…” es una mala práctica. Tampoco podemos dar como válidos todos los datos que existen en la red, aunque sí que podemos usar los mismos para expresar una opinión personal sobre ellos. Siempre, teniendo en cuenta, que la interpretación de los mismos va estar sujeta a la subjetividad de quien escribe.

Otra cosa que podríamos tener en cuenta sería la posibilidad de pedir permiso en caso de citar contenido bajo copyright (e incluso bajo CC). El que ha realizado el material original lo agradecería y, si nuestro blog es sin ánimo de lucro la mayoría de respuestas sobre usar material protegido va a ser afirmativa. A la gente les gusta que menciones su material y, les apetece saber dónde están dichas citas. Demuestra una gran netetiqueta.

Las imágenes. ¿Qué hacemos con las imágenes? ¿Cómo las incluimos cuando en la mayoría de casos desconocemos la fuente original? ¿Cómo pedimos permiso para incluirlas?

En cuanto al tema de imágenes, hay las siguientes buenas prácticas que quizás puedan ayudaros:

  • Usar la mayoría de imágenes disponibles bajo licencia Creative Commons. Es muy fácil buscarlas por intenet y, existen numerosísimos servicios que nos ofrecen este tipo de imágenes gratuitas (no enlazo ninguno, pero buscando en nuestro buscador favorito “imágenes creative commons” nos encontraremos cientos de páginas que nos ofrecen las mismas)
  • Usar imágenes originales. Aquí no hemos de pedir permiso a nadie y, usar recursos propios en la mayoría de artículos dotan al blog de mucho más valor añadido
  • Pedir permiso al propietario de las imágenes. Aquí es algo más controvertido que el tema de pedir permiso a un blogger o autor de material en formato texto, ya que los fotógrafos, que suben a la red imágenes bajo copyright piden, en la mayoría de casos, retribuciones económicas para su uso. No os agobiéis, ya que bajo CC hay imágenes para casi todo lo que podáis escribir

No pienso dejarme tampoco la posibilidad de incorporar vídeos de Youtube (incorporables de forma muy sencilla en un blog), siempre teniendo en cuenta la licencia que poseen (abajo del propio vídeo nos aparecerán).

Eso sí, a pesar de lo anterior, siempre será la propia práctica, la que nos hará adecuar nuestra manera de escribir, publicar y gestionar las cuestiones de “buenas prácticas” en nuestro día a día. La cuales, también, en muchos casos, irán mejorando en función de aportaciones y recomendaciones de quien nos lee.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

4 Comments

    Deja un comentario

    EDUENTERTAINMENT

    Cuando la Educación se convierte en espectáculo

    En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
    close-link
    0 Compartir
    Compartir
    Twittear
    +1
    Compartir