Buenos propósitos para 2016

No hay buenos propósitos para 2016. Más bien no hay buenos propósitos para mañana, pasado o el mes que viene. Esto de los propósitos que se marcan algunos en fechas tan destacadas es algo que, por desgracia, ha dejado de hacer gracia ya hace un tiempo y, por suerte, nos adaptamos a las necesidades puntuales que van surgiendo. No va a haber cambio en aspectos fundamentales y, ni tan sólo, va a tener ninguna afección en cuestiones personales y/o profesionales. Nada, que hoy toca ingesta nocturna de unas uvas que nunca he soportado (sí, soy de esos que les quita la piel y esos granitos que llevan dentro) y reparto de besos por doquier como acto de tradición incuestionable.

Fuente: moveyourmind.es
Fuente: moveyourmind.es

Hoy serán muchos los que cogerán una hoja de papel y escribirán en ella sus propósitos para este año que empieza. Unos propósitos relacionados cada vez menos con salud y más con prosperidad. Se renuncia a los principios básicos para hacer una retahíla de frases programadas que, a priori, habrían de guiar nuestra intencionalidad a lo largo del año. Unas hojas, en caso de haber sido pasadas a un formato conservable que, si no se han perdido en alguno oscuro lugar, veremos a finales del año siguiente como lo único que siguen siendo son las mismas hojas con una caligrafía cada vez más ilegible. Ilegible debe ser por la imposibilidad de haber cumplido ni uno solo de los buenos propósitos que propugnaba. Más bien rezumaba. Aunque queda bien eso de hacer buenos propósitos.

La verdad es que se hace complicado establecer premisas básicas y, aún menos cuestiones más inmediatas. Por tanto, ¿para qué preocuparse en hacer propósitos? Bueno, si alguno se siente mejor haciéndolos e incumpliéndolos es su problema. Que lo de dejar de fumar, hacer dieta y apuntarse al gimnasio está muy visto. Al menos intentad idear algún propósito interesante y novedoso… Voy a daros alguna idea:

  • Crear una empresa o jugar al número ganador de la lotería para, en poco tiempo, dejar el trabajo
  • Afiliaros a algún partido político asambleario y jugar a la lotería con probabilidades imposibles
  • Dejaros barba para convertiros en hipster (vale tanto para hombres como para mujeres)
  • Abandonar la ducha por respeto al medio ambiente
  • Llegar siempre tarde a trabajar ideando pretextos únicos e intransferibles, etc.

Mucha propuesta más o menos interesante que, más allá de lo típico, daría para planteamientos mucho más coherentes y cumplibles. Eso sí, como mínimo serían mucho más curiosas que montarse un blog, flipear la clase, jugar al ABP, aprender a usar Scratch o visualizar todos los vídeos de esas charlas de los gurús educativos. Propósitos también interesantes que, al menos, harían sentirse a más de uno en sintonía con el universo. Un universo, por cierto a nivel astronómico, demasiado cambiante para hacer propósitos. Que moverse unos cientos de miles de kilómetros una estrella es algo más habitual de lo que parece.

Como dije hace un tiempo… Disfrutad de la noche y, especialmente de la familia porque, lo segundo, es realmente lo más importante de noches como hoy. Y no sólo de las noches ni de hoy. Feliz 2016.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

1 Comment

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link