Campus Tecnológico UGR/Google para chicas

Pido disculpas. No quiero entrar al trapo, pero me parece que difundir una actividad sexista y que dicha difusión sea realizada en clave positiva por uno de los blogs más potentes en el ámbito educativo de nuestro país es algo que, como mínimo, merece ser cuestionado abiertamente. Hoy me he enterado por Educ@conTIC de la celebración de un campus, destinado exclusivamente a chicas, ofrecido por la Universidad de Granada. Por cierto, una Universidad pagada con el dinero de todos.

Me parece lamentable que pueda justificarse la organización de un evento destinado exclusivamente a chicas. Me parece que, en un contexto donde se habría de primar la igualdad (por cierto, reconocida por la Constitución) y, con los desmanes que ya hacen algunos para favorecer la segregación por diferentes motivos, se dé el visto bueno a actividades como la anterior.

Fuente: http://cs4hs.ugr.es/
Fuente: http://cs4hs.ugr.es/

Podemos encontrar miles de justificaciones a lo anterior: que las chicas estudian menos carreras de Informática que los chicos, que discriminar positivamente (incluso que sea segregando) es positivo, que… Pero, por mucho que lo intentemos justificar, la realidad es que estamos validando un modelo que segrega por razón de sexo en el ámbito educativo. No veo diferencias entre lo anterior y los centros que segregan por sexo. Ni tampoco a centros que segregan por cuestiones económicas o raciales. Lo siento, no le veo nada positivo.

Que nadie me venga con cuentos. Que no lo intenten justificar bajo pretextos que «empresas privadas» como Microsoft o IBM  ofrecen campamentos para alumnas de instituto. Que segregar está mal. Que justificarlo bajo diferentes excusas aún está peor. Que no hay que pervertir el sentido de la Educación para justificar contextos donde se agrupen a los alumnos por sus características físicas, credos, razas o religiones. No se puede justificar. No se debe justificar.

Aplaudir con las orejas actitudes sexistas es potenciar el sexismo. Difundir como maravillosas actividades que discriminan por algún motivo es realmente peligroso. Más aún en una sociedad donde la discriminación está a la orden del día. Una sociedad en la que si ya son las propias organizaciones educativas quienes se encargan de mantener lo anterior dice muy poco de las mismas.

Punto negativo para el equipo de Educ@conTIC. Punto negativo para la Universidad de Granada. Punto negativo para el CENATIC. Punto negativo para todos aquellos que han colaborado en difundir, gestionar o potenciar la existencia de este tipo de actividades discriminatorias y, lo que es aún peor, paternalistas.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

9 Comments
  1. Tras entrar en el blog del curso deduzco que lo que ha animado a organizarlo es intentar atraer a más mujeres al campo de la informática y eso, en principio, no sólo no me parece mal, me parece loable. No sé si habría un método mejor para atraer a a las jóvenes interesadas o motivarlas de otra manera que no parezca un acto sexista y segregador. Lo que sí parece una tendencia sexista es que la inmensa mayoría de los alumnos matriculados en mis grupos de SMR, por poner un ejemplo que conozco de 1ª mano, son varones, el curso pasado tuve 3 alumnas y este que acaba de terminar ni una. Todo tíos. Sin comentarios.

    No entiendo que haya varones que se empeñen en considerar que las políticas (sean cursos formativos o leyes de igualdad) destinadas a favorecer la mejora de las condiciones de acceso a una vida plena de las mujeres sean sexistas o que menoscaben la IGUALDAD DE OPORTUNIDADES. Por el contrario, somos muchas las que opinamos que son necesarias.
    Voy a ilustrar mi opinión a continuación con una anécdota personal, ginecológica más concretamente, pero que creo situará el examen de la cuestión en su correcta dimensión, la del universo femenino. Estando yo embarazada de más de 8 meses de mi segundo hijo, que a la postre fue hija, acudí a la consulta de mi tocóloga de la Seguridad Social, una doctora excelente en todos los sentidos, de esas señoras que cuando las ves y las escuchas sabes que estás ante una profesional de su campo. Me preguntó sin embagues ni enjuagues si iba a aprovechar que se me iba a practicar una 2ª cesárea para cortar las trompas. Le dije que mi pareja y yo habíamos ya decidido que se iba a hacer una vasectomía pues no queríamos tener más hijos. Me respondió que pensara lo siguiente antes de decidir nada: «Eres muy joven aún y podrías cambiar de pareja, nunca se sabe, en cuyo caso tú seguirías en riesgo de un 3º embarazo con 2 cesáreas previas que haría peligrar TU vida y la de TU bebé». El padre quedó en ese instante fuera de la ecuación, de contexto. Era mi cuerpo, mi salud, mi decisión de traer más hijos o no a este mundo, mi cuerpo. Sólo yo podía decidir y lo hice.

    Creo que como en el caso de la consulta tocológica o ginecólogica, hay ocasiones en las que el contexto es sexista, de un sólo sexo. Sí estoy a favor de políticas educativas encaminadas a favorecer la incorporación de las mujeres a la informática y a todas aquellas disciplinas o ciencias tradicionalmente en manos de los hombres. Cuando una joven estudiante entra en un aula y se encuentra a 30 compañeros varones jóvenes y a 4 profesores del mismo sexo, la verdad es que muy cómoda no va a estar, sobre todo porque ese aula no representa la realidad que ella misma persigue. Todavía no.

    1. Las intenciones, buenas o malas, que pueden subyacer de determinadas acciones no implica de facto la idoneidad de las mismas. Que en la sociedad, por diferentes motivos, se den cuestiones como las que comentas no implica que debamos actuar sobre el proceso. Quizás sería cuestión de ver las causas. Por qué, ¿y si invertimos el argumento? ¿Y si planteamos en profesiones, donde hay una escasez de varones, potenciamos e incluso favorecemos el acceso a las mismas de ellos? Me imagino oposiciones donde se deba aprobar a la mitad de cada sexo con independencia de sus capacidades.

      ¿Convertimos el sexo en un mecanismo diferencial? O ¿permitimos que, con independencia del mismo, cada uno exprese su profesionalidad? Yo lo tengo bastante claro. Las conductas paternalistas o segregadoras son contraproducentes.
      A propósito, un estudiante varón de Magisterio tampoco, siguiendo tu argumento, se sentiría cómodo en una Universidad donde la mayoría de estudiantes son mujeres, ¿hacemos lo mismo? ¿Montamos cursos de formación para incentivar que los hombres se matriculen en dicha carrera? ¿Les montamos campus? No es demagogia, es utilizar el mismo argumento para demostrar lo pernicioso del mismo.

      Además, curiosamente, me estás planteando un caso que depende de la mujer y en el que el hombre ni pincha ni corta. Algo lógico pero, ¿y si planteáramos que ninguna mujer puede abortar sin permiso del marido? Seguro que todos tendríamos clara la respuesta pero, ¿por qué no aceptar que potenciar un paternalismo es malo? ¿Por qué no entender que cambiar a la sociedad tiene muy poco que ver con conductas paternalistas o segregadoras? ¿Por qué no atajar el problema de raíz en lugar de incrementarlo con falsas políticas de discriminación positiva?

      Las mujeres, por suerte, no son tontas y, es por ello que pretender ejercer la discriminación positiva para ellas ya no cuela para muchas. El paternalismo sobra, más aún cuando pretendemos hacer una sociedad donde todas y todos, con independencia de cuestiones económicas, sociales, sexuales, raciales, … tengamos las mismas oportunidades.

      Gracias por el comentario y la discrepancia Rosa. Los puntos de vista divergentes siempre son los más enriquecedores.

      1. En muchos casos la respuesta (la iniciativa, la idea o el curso formativo) nace de las mujeres, de la necesidad que tienen de mejorar y avanzar. Quizás el ejemplo que he puesto no ilustra todo lo bien que debiera lo que intentaba decir. Voy a ponerte otro que también conozco por experiencia, en este caso profesional.

        Hace unos años la llegada masiva de chavales y chavalas en edad escolar procedentes de otros países provocó que se abrieran las llamadas entonces Aulas de Enlace. Algunos se rasgaron las vestiduras porque podría suponer una medida segregadora pues había que atender, muy especialmente a los no hispanoparlantes, fuera de las aulas ordinarias por un tiempo impreciso. En mi opinión y basándome en la experiencia vivida en varios centros de la Comunidad de Madrid fue un acierto.

        Hay ocasiones y situaciones en las que hay que tomar medidas para unos y no para otros, o para unas y no para otros. No se puede igualar, homogeneizar, lo que es diferente sino atender a la diversidad.

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link