Carta a los Reyes Magos

carta-reyes-magos_Estimados Reyes Magos,

Permítanme que este año, después de hacer bastante tiempo que no me pongo en comunicación con ustedes, me permita hacerles llegar mis peticiones de regalos. Seguro les parecerán unos regalos muy curiosos pero quiero que comprendan que me gustaría, tanto si es por parte del sueco, el jubilado o el negro, intentaran satisfacer alguna de mis peticiones. Unas peticiones que, después de pensarlo mucho, he preferido que fueran lo más claras posibles. Es por ello que me atrevo a pedirles lo siguiente:

1) Cobrar la paga extra de una puñetera vez ya que no tengo la culpa de estar trabajando en una Comunidad gobernada por iluminados que, según algunos, se quedan el 3% de los impuestos de los ciudadanos y han emprendido una lucha, con el dinero de todos, para emanciparse de unos vecinos a los que gran parte de estos politicuchos que nos gobiernan no quieren.

2) Recuperar los derechos laborales que, curso tras curso, se van minando. No es sólo cuestión de jornada laboral o ratios. Es cuestión de salarios y futura reconversión hacia un estatus esclavista.

3) Que eliminen las subvenciones a los centros concertados. No es por nada pero, ¿ustedes creen que es lógico pagar la nómina de los docentes y los gastos de funcionamiento de centros educativos de gestión privada con dinero procedente del erario público?

4) Que restituyan a los sindicatos su necesidad y saber hacer. Si para ello tienen que cargarse todos los liberados sindicales que llevan más de diez años fuera de las aulas y obligar a que vuelvan a dar clase procuren que los alumnos no lo noten demasiado. Las malas prácticas son fáciles de trasladar al aula y los bocatas de chorizo ibérico no son de consumo tan habitual en las mismas.

5) Que procedan a la eliminación de los asesores a tiempo completo del ámbito educativo. A propósito, si con lo anterior pueden cargarse a los asesores no docentes que asesoran a los políticos que se encargan de la gestión de la Educación en nuestro país… ustedes mismos.

6) Quemen el Ministerio de Educación y las Consejerías. Un poco de humo se acepta. Si alguno de esos políticos que están arruinando la Educación en este país se ahuma un poco, tampoco pasa nada.

7) Eliminen los libros de texto (en formato analógico o digital) a ver si así algunos docentes se ponen las pilas de una vez.

8) Pongan una conexión a internet decente en los centros educativos. Todos tenemos derecho a jugar al Candy Crush en nuestro puesto de trabajo y a mirar vídeos de Youtube sin que se corten. Si en el Congreso se puede jugar al Apalabrados, los docentes no queremos ser menos.

Este año lo pruebo con ocho cosillas (bueno, detallitos). Si ustedes, queridos Reyes, se comportan, quizás sea más bueno el año que viene.

Un fuerte abrazo, tráiganme mis regalos y no se pasen estas fiestas con el gin tonic.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

No Comments Yet

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link
0 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Compartir