Carta abierta a los bolokings y a las boloqueens

Os prometo que me lo he pensado mucho antes de escribir esto en el blog. Va a ser que entre medio minuto y medio minuto más un par de segundos. Reconozco que no es nada personal y que, por suerte, en mi profesión no tengo esos problemas que parece que algunos tengáis en Twitter o en las redes (incluso de forma privada en los grupos de Whatsapp o Telegram con ciertos comentarios que os escribís). No tengo nada contra los bolos ni contra los boleros. Ni contra los bandarras ni vendehumos. Incluso me parece divertido el asunto. Los bolos molan. Más aún si uno con dos dedos de frente los ve desde la distancia. Es maravilloso ver lo contentos que salen los docentes después de ellos. Llenos de vaporware en diferentes proporciones. Ya veis. Incluso yo estoy adaptando palabrejas innovadoras. De aquí, a un bolo de Aulablog. No, no os asustéis. No os voy a chafar el negocio.

Fuente: Desconocida

Me gustaría pediros a todos los bolokings y boloqueens que estáis surgiendo cual setas en buena temporada que, por favor, no le deis tanta importancia a mis palabras o despropósitos que suelto en ocasiones en el blog o Twitter. No tiene importancia. No pretendo joderos el chiringuito ni, mucho menos quitar importancia a vuestra manera de trincar con la innovación educativa y el eduentertaiment. No compito por dar bolos ni, por suerte, compito en contar chorradas ante auditorios plagados de palmeros. Tengo suficiente con dar clase. Bueno, dar clase es mi trabajo y me pagan por ello. Algo que, por lo visto, es algo no presencial para algunos y algunas. Supongo que su aula es Twitter y su cielo la tarima con un bonito PowerPoint. No es mi problema. Haced lo que consideréis. Seguro que alguno de vuestros alumnos agradecen vuestra habitual falta de presencia. Eso los que no habéis podido largaros del aula o montar un chiringuito a lo guay. Lo siento por vosotros. Más aún si os toca algún director/inspector cabrón que no os deje ir de bolo en bolo. Dar bolos os mola. Y me encanta que os mole mientras que no se paguen con mis impuestos. Si alguna multinacional con ganas de privatizar la educación os ficha, id. Que las camisetas verdes pueden esconderse, los tuits borrarse e, incluso, las ideas adaptarse. Más aún si uno no tiene ideas. Bueno, o muchas. Es lo que tiene vivir del o para el bolo.

Bolando voy, bolando vengo. Hoy en Sevilla, mañana en Cartagena y pasado en Cornellá. Es lo que tiene tener de profesión boloking o boloqueen. Un buen curro. Muchas horas de contar chuminadas campestres y litros de salivaciones garantizadas. No os enfadéis conmigo ni los que os osan cuestionar. Es que somos una pandilla de envidiosillos. Nos gustaría ser como vosotros pero no nos da para tanto el día. Bueno, el morro tampoco pero eso es otra cuestión totalmente accesoria y, como diríamos en pedagogía moderna, transversal. Sin doblez. A la cara como toca.

Debo agradeceros la gran cantidad de momentos que nos estáis brindando en los últimos tiempos. No hace falta enfurruñarse porque algún pobre docente de aula os cuestione vuestra gran labor social. Que algunos sólo salen de casa los sábados para veros. Es lo que tiene la baja venta de camisas últimamente. Y eso todos sabemos qué implica. O teatro, o bolos. Lo vuestro sale mucho más barato aunque, lamentablemente, en ocasiones se pague con los impuestos de todos.

Una carta abierta sin mucho sentido para pediros que ahorréis en mensajes privados criticando a quienes no piensan como vosotros porque, al final, los amigos no lo son tanto y los pantallazos se distribuyen alegremente. Es competencia digital de primero de ESO.

Un abrazo a todos y todas. Disfrutad de vuestros próximos bolos mientras otros nos dedicaremos a hablar de bolardos. Sin acritud, eso sí 😉

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Hola Jordi. Cómo siempre.pre disfruto tus publicaciones, pero esta vez me quedó difícil xq no sé a qué te refieres con » bolos» aquí en argentina son las bolas para jugar al bowling jajajajja seguro na’ q ver!!!!!! O si? Abrazo cordial

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link