Carta abierta de un docente al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas

Al señor Cristóbal Ricardo Montoro Romero,

Permítame que me dirija a usted, como responsable del Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas en esta carta que cuelgo en mi blog para comentarle algunas cosas que, como docente y a título individual, me gustaría exponerle en estas breves líneas después de su intervención de ayer donde explicó grosso modo los presupuestos del Estado para el año 2012.

Me gustaría tan sólo referirme al ámbito que conozco de forma más profunda: el ámbito educativo. No puedo entrar a cuestionar otros tipos de recortes ni dar ninguna idea de sectores, también recortados masivamente en su anuncio (Sanidad, Servicios Sociales, Infraestructuras, etc.) por ser mi opinión, en caso de hacer alguna, la de un profano sobre sus entresijos y, que seguramente, alguna de las personas implicadas en los mismos se permitirá hacerle algunos comentarios sobre los mismos.

Usted anunció en su intervención que la partida destinada a Educación se vería recortada en un 21,2%. Lo cual, en números netos, supone una reducción aproximada de 830 millones de euros. ¿Cree usted que con ese recorte se va a ver mejorada la Educación y aumentada la eficiencia de los recursos que se destinan a ella? ¿Va a establecer algún plan de contingencia para seguir intentando conseguir una mejora educativa, más allá de los planes que se le ocurran al opinador de su gobierno en esos grandes momentos cuasi místicos que le llevan a proponer reformas educativas y, a los pocos días, matizarlas para vaciarlas de todas las connotaciones iniciales? ¿Se acuerda de un informe de la OCDE donde hablaba de que cada euro invertido en Educación devolvía cuatro euros a la sociedad?

Algo sé de matemáticas. Poco de cuestiones macroeconómicas, pero la realidad de los centros que he ido pisando y de los compañeros y alumnos con los que me he ido encontrando me permiten poder opinar con un poco más de autoridad moral (esa que tanto les gusta mencionar a ustedes cuando hablan de la autoridad moral que les ha otorgado las urnas) sobre la economía básica educativa. Sabe dónde pueden recortar un gran pellizco. En la asignatura de religión. Un coste de 700 millones de euros (sumando las horas de los docentes que la imparten y de los que imparten su alternativa obligatoria de parchís o similares -eso que se llaman eufemísticamente «alternativa» que se podrían ahorrar). A propósito, tampoco me gustaría obviar otros recortes maravillosos para educar en la austeridad que tanto defiende que podrían hacer. Eliminar las Diputaciones y Consejos Comarcales (Mancomunidades o similares) con todos sus maravillosos políticos enquistados en las mismas. Millones de euros más de ahorro. También podría cargarse el Senado, y si de paso quema algunos cuadros de los que han sido sus presidentes tampoco pasa nada. Un pajarito me ha comentado que se van a gastar unos ciento treinta mil euros en los retratos de Bono y la foto del señor Marín. Por favor, que aún hay algunos con derecho a voto que hemos estudiado cuando el sistema educativo público era un valor por el cual se había de apostar para garantizar el futuro de este país.

Le puedo dar muchos otros ejemplos de dónde sacar dinero. ¿Por qué no mete en la cárcel a todos aquellos que tuvieron la brillante idea de repartir cacharritos educativos -portátiles, PDIs, etc.- que, según ustedes, fue un despilfarro innecesario y de resultados nulos? Si se han gastado cientos de millones en algo que no funciona a su entender, pídales que devuelvan el dinero. Lo de la cárcel que he comentado antes sale caro. Mejor que lo devuelvan.

También puede poner a docentes competentes al frente de las Consejerías Educativas. Tenemos diecisiete. Cada una con sus asesores, asesores de los asesores, consejeros, programas educativos propios, leyes educativas propias, resultados educativos dispares, etc. Mucho hablar de despilfarro y multiplican servicios hasta el infinito. Aprovechando la casuística, ¿por qué no elimina el cargo de Ministro de Educación? Para que sólo de problemas y no sepa ni ir a inauguraciones y estarse calladito con mucho talante como el anterior. Es que les está dando unos disgustitos…

A propósito, y esta vez entrando en temas personales que me afectan directamente. ¿Por qué he visto reducido mi salario en los dos últimos años cerca de un 25%? Ya se que estoy en Valencia y me han tenido que recortar el mismo un poco más que en el resto de autonomías para poder mantener la Fórmula 1 y el aeropuerto de Castellón (amén de otros imprescindibles eventos y estructuras); pero me gustaría saber por qué a mi no se me da la posibilidad, como a los grandes defraudadores, de devolverme el IVA que he pagado por los productos y la cantidad del IRPF que, a lo largo de toda mi vida laboral, he abonado por encima de ese diez por ciento que les pide a esos angelitos que han depositado sus euros en pequeños (por el tamaño del país) paraísos fiscales.

Antes de terminar un breve consejo. No intente ser coherente con sus ideologías y con lo que le toca decir, porque si realmente lo fuera y no le gustara amnistiar a los defraudadores, se vería obligado, por ética, a dimitir de su cargo. Eso sí, echaríamos de menos ese hablar entre risueño y sarcástico que a muchos nos recuerda al propietario de la central nuclear de unos inocentes dibujos animados.

Atentamente,

Un docente que poco sabe de cuestiones macroeconómicas

31 de marzo de 2012

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

6 Comments
  1. Una buena parte de culpa la tiene una parte del profesorado, que se dedica a la propaganda en las aulas, en vez de preocuparse por mejorar el aprendizaje. Si se hacen cosas como ésta, me temo que el desprestigio va a seguir creciendo http://www.europapress.es/illes-balears/noticia-upyd-cree-campana-enllacats-no-defiende-catalan-coarta-libertad-ciudadanos-20120331103958.html

    A mi entender, los profesores deben organizarse para defender su trabajo de forma independiente y profesional, ajena a cualquier partido o sindicato.

  2. Después de más de 20 años de decadencia educativa y del empeoramiento progresivo de los resultados académicos de los alumnos es patético observar que muchos profesores sólo saben organizar acciones de carácter ideológico-lingüístico mientras son incapaces de reclamar en los claustros de profesores una reforma del sistema educativo con el objetivo de acabar con el fracaso escolar y mejorar el nivel académico.

    Leer esta noticia, que enlazo de nuevo, es un bochorno para muchos, al menos para mí; y sólo crea rechazo de la gente hacia el profesorado (lo que faltaba, porque ya los políticos nos machacan bastante): http://www.europapress.es/illes-balears/noticia-upyd-cree-campana-enllacats-no-defiende-catalan-coarta-libertad-ciudadanos-20120331103958.html

    Hay que reaccionar y defender nuestro trabajo profesional y libre. Las aulas y los claustros no son lugares de adoctrinamiento, sino de intercambio libre de ideas.

  3. Subscribo todo lo que dices (quitando la «a» anterior a la expresión «grosso modo», si me lo permites), y si hay un sitio donde firmar para enviársela a su excelencia, pongo mi DNI.

  4. Añado más recortes posibles: cargos intermedios, subvenciones a sindicatos de nula utilidad y sus liberados diversos, dietas de sus excelencias, colegios concertados de élite…. El dinero sí sale, pero cuando interesa

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link