Castas docentes

castasdocentesSon malos tiempos para la lírica educativa. Son tiempos de divisiones, enfrentamientos y batallas entre los protagonistas de lo más parecido a una serie B que se recuerda en los últimos años. Funcionarios divididos en docentes con plaza definitiva, provisionales e interinos a los que se están sumando aquellos que se consideran excluidos del sistema (opositores sin experiencia previa y, normalmente, recién titulados).

Reconozco que lo de las castas me parece harto casposo. Producto de inefables lustros de vasallaje al señor de turno. Producto de vicios que da la sensación que nunca se podrán acabar de eliminar. Vicios que, cuando uno asciende en su posición (pasando de opositor a funcionario, o de provisional a definitivo, o a vaca sagrada de turno) se perpetúan en la pirámide trófica educativa.

Ahora la lucha es por conseguir una plaza de funcionario (ver artículo). Enfrentando a interinos con recién titulados (o personas que, procedentes de la empresa privada, quieren optar a la docencia). Enfrentando a no culpables de la crisis económica que ha llevado a esto. El típico lema de gran actualidad que se usa por parte del político de turno. El del divide y vencerás. El lema en el que muchos caen y provoca fuertes enfrentamientos entre los no culpables del problema.

Creo que es curiosa la situación actual. Futuros funcionarios, ahora opositores, que cuando aprueben las oposiciones se van a ver encumbrados en una casta que ahora critican pero, que en unos años, seguro habrán adquirido e integrado en su ejercicio profesional. Una casta a la que quieren pertenecer. Una casta en la que les dará igual trepar porque, lamentablemente, lo primero son ellos y después el propio sistema educativo (o sea, los alumnos).

¿Qué necesidad hay de pertenecer a algo por decir que se está por encima de alguien? Quizás debo ser poco dado a casposas genuflexiones pero, a mi entender, cualquiera que se halle en un aula repleta de chavales y haga bien su trabajo (sea cual sea su filiación) es digno de admiración. Una admiración más allá de roles, estatus o derechos adquiridos. Unos derechos que, una vez adquiridos, deberían de cuestionarse más a menudo de lo que se hace. Como mínimo, alguna vez.

No es cuestión de funcionarios, interinos u opositores sin experiencia previa que quieran entrar en docencia. Es cuestión de mejora educativa. De buenos docentes. De realidades de aula. De un saber hacer y estar que no viene marcado por ningún tramo profesional.

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
Jordi Martí

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

2 Comments
  1. Desde luego depende de la personalidad de cada cuál plegarse a clasificaciones absurdas en su trabajo cotidiano. Todos vemos a compañeros que tratan de modo distinto a otros compañeros en función de su situación administrativa. Son simplemente imbéciles y miserables.
    Pero por otro lado, la situación administrativa influye, y mucho, en la vida del docente. Sin ir más lejos, desde hace dos años en Galicia hay profesores interinos/sustitutos que habían trabajado 2,3 ó 4 años que ya no trabajan (ni hay visos de que vayan a trabajar). Mientras tanto, funcionarios de algunas especialidades como Música o Lingua e Literatura Galega han empezado el curso pasado y el actual en sus casas, sin destino pero cobrando, debido a la mala gestión de la Xunta. Así que no me extraña que haya compañeros en esa batalla. Les va su carrera en ello.

    1. Clasificar es algo que está a la orden del día en muchos centros educativos. Quizás no con esas palabras exactas. Quizás queda enmascarado por diferentes eufemismos para describir las expectativas, intereses y «poderes» de mercado que tienen en sus Claustros. Algo a lo que algunos (y más de los que nos pensamos) están en contra de plegarse.

      Al final, como siempre sucede, el alumno en segundo plano y las luchas fraticidas a la orden del día. El tema que comentas de los interinos versus los funcionarios en Galicia es una demostración más de la falta de orden y concierto a la hora de establecer los funcionamientos de los centros educativos (más allá de la buena voluntad de quienes trabajan en los mismos).

Deja un comentario

EDUENTERTAINMENT

Cuando la Educación se convierte en espectáculo

En un contexto en el que el espectáculo educativo está a la orden del día, conviene reflexionar acerca de la implicación de este "eduentertainment" en nuestras aulas.
close-link